Escribe para buscar

Empresa Portada

La Industria Forestal crece en medio de la crisis económica

Compartir

Las exportaciones de madera crecieron un 99,1% en el primer semestre de 2020. Conozca el estado del sector maderero en el país.

Fotos: Cortesía AIMA y Unik Ecuadorian Desing

En medio de la crisis sanitaria y sus efectos sobre la economía mundial y la ecuatoriana, varios han sido los sectores que han desarrollado pérdidas importantes que afectaron a la balanza comercial del Ecuador.

Las exportaciones ecuatorianas no petroleras fueron gravemente afectadas pues, en los meses del inicio de la pandemia, el comercio internacional sorteó varios retos y complicaciones derivadas de la logística, herramientas, restricciones de movilidad entre los países, el cierre de fronteras y las medidas de prevención por COVID-19. 

La balanza comercial de exportaciones, en el primer semestre del 2020, muestra una caída del 14,4% en las exportaciones no petroleras. Las exportaciones de café cayeron un 14,7% en este periodo y la industria camaronera debido a las restricciones en Asia sufrió una desaceleración en sus exportaciones presentado apenas el 0,7% de crecimiento en este período.

Sin embargo, una de las noticias positivas fue el crecimiento total de las exportaciones no tradicionales donde la industria forestal se lleva el primer lugar con un crecimiento del 99,1% pese a la pandemia de COVID-19. El principal motivo sería el desarrollo de proyectos de creación de energía eólica en China, donde la balsa ecuatoriana es la principal materia prima.

Christian Riofrio, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Industriales de Madera (AIMA), comenta que la industria forestal ecuatoriana se desarrolla en cuatro cadenas productivas principales: madera aserrada, tableros, biomasa y papel y cartón, y que todas ellas cumplen una función esencial en la industria, aprovechando cada recurso disponible convirtiéndola en un modelo de producción de economía naturalmente circular.

El sector en cifras

Según el AIMA, con cifras del 2018 de la Superintendencias de Compañías, existen 677 empresas con actividad dentro de la industria forestal, especialmente en Pichincha, Guayas y Azuay. Para Christian Riofrío, el sector es responsable ambientalmente y apunta a la búsqueda de la sostenibilidad en la cadena de producción. Es por esto que unas 28 empresas del sector gozan de la certificación del Forest Stewardship Council que inspecciona las prácticas, usos y mantenimiento del recurso forestal utilizado y demuestra un manejo sostenible de los bosques. De las 180 000 hectáreas de plantaciones 65 000 son certificadas con este estándar internacional.  

En el 2018, el sector maderero generó USD 2 931 millones, es decir un 2,72% del aporte al Producto Interno Bruto (PIB) y un total de 161 408 plazas de empleo directo. En ese mismo año, según una aproximación del AIMA, entre empleos directos e indirectos sumarías un total de 275 000 vinculados a este sector. Cifras que posiblemente se incrementarían debido al crecimiento del sector en los últimos tres años, aseguró Riofrio.

Gran parte de este crecimiento se debe al incremento de exportaciones de la madera de balsa, principal material utilizado en las industrias marítimas y aérea pero, sobretodo, en la producción de los parques de energía eólica. Este material es usado para crear las aspas que mueven a estas grandes estructuras de generación de energía sostenible.

Según datos del AIMA, el 43% de las exportaciones de este sector se adjudican a la venta de madera balsa, el 34% a Tableros, el 9,17% Teca y maderas tropicales, y en porcentajes más pequeños a grupos cómo, papel y cartón, muebles, madera aserrada, pisos y molduras, postes y vigas, etc. Estos últimos podrían aumentar su valor en el mercado si se aprovecha su potencial industrial como el sector de muebles. 

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *