CARGANDO

Escribe para buscar

Cultura Portada

El ‘Chino’ Lagla destapó la historia reciente del país

Compartir

Este experimentado fotógrafo ha captado escenas que han sido pintadas sin tratar de influir en los lectores. Son instantes de la realidad. Pero algunos que cambiaron al país. 

Fotos: Cortesía Alfredo Lagla

Alfredo Lagla ha visto la historia de Ecuador a través de su lente. Cuando estaba en ejercicio de su profesión vestía siempre con chaleco beige y su mochila con su equipo fotográfico. Ya está jubilado, y dicho sea de paso, es uno de los pocos profesionales del periodismo que ha logrado alcanzar ese honor laboral en el mundo del periodismo del Ecuador, de tanta rotación. Lo hizo luego de 40 años en el oficio y 31 en diario El Comercio.

Más conocido como el Chino Lagla, por sus ojos rasgados, cuando estaba en el campo siempre llevaba su cámara colgando del cuello. Sagaz, captó imágenes icónicas de la vida del Ecuador. 

En las fotografías que ahora se presentan se pueden observar varios hechos de relevancia nacional, como la caída de Jamil Mahuad. Está un Lucio Gutiérrez en uniforme militar verde oliva, antes de que sea Presidente. Un Jaime Vargas, dirigente máximo de los indígenas, joven. Un Carlos Solórzano, presidente de la Corte Suprema de Justicia, quien era un guardián de la Justicia del país. Era el triunvirato. Esa foto única mostraba el cambio político del país. El autor es el Chino.

Otra, donde también estuvo el Chino, es la caída de ese mismo personaje que fotografió cuando se alzaba como una esperanza. La foto de la Plaza Grande, llena de gente y con banderas, es cuando cayó Lucio Gutiérrez por hechos de corrupción y amarres políticos a los que ya estamos acostumbrados. Los rostros de los manifestantes que triunfaron son únicos.  

Era algo cascarrabias en su redacción. Y cuando hacía de editor, más. Con la ironía en la punta de la lengua. Pero su trabajo, impecable, borraba cualquier rugoso diálogo con el Chino. Tuvo la facilidad magistral de mostrar las alegrías, el dolor, la conmiseración de la gente. En su gran archivo, del que presentamos unas pocas fotografías, hay crisis políticas, accidentes, plazas, cotidianidad, naturaleza, personajes, esfuerzo diario de los ecuatorianos, fútbol. Sus fotos cautivan por su composición cruda, como esa fotografía del indígena, de ropas raídas y viejas, viendo la algarabía de los simpatizantes perfumados y maquillados de la deshonrosa revolución ciudadana. Es un artista de lo que muchos fotógrafos persiguen toda su vida: desaparecer de la escena para mostrar fielmente lo que ocurre. No hay ediciones sinuosas. Esas que ahora son comunes en los medios.       

El Chino también es un luchador de su oficio. Fue máximo dirigente de la Sociedad de Cronistas Gráficos de Pichincha, una organización dedicada a agrupar a los fotógrafos olvidados de la prensa. Y que sigue en pie.

Por la pandemia, acepta una llamada para la entrevista. 

Usted ha visto el cambio en la fotografia. ¿Cuál es su valoración de lo que pasa en Ecuador?

La fotografía en estos últimos tiempos se universalizo en el Ecuador y el mundo, quien no tenga un celular con cámara es un analfabeto de la imagen, la tecnología nos ayuda hacer más ágiles en tomar fotos y compartir, esto es bueno para las redes porque se alimenta de imágenes frescas al instante; pero es malo porque no está contrastada, hay fotos de otros eventos que publican como actuales. Ahí es donde debe haber un responsable, esto pasa en las plataformas digitales, los medios de comunicación escritos estos sí cuentan con fotógrafos de planta las imágenes son del día y de los eventos diarios.

¿Qué características debe tener una buena foto?

La foto como decía Michael Freeman: “una buena fotografía es visualmente estimulante”. La buena foto debe tener un primer plano y un contexto, así la imagen da la información necesaria, y no se inclina a ningún bando. Al final el lector en general es quien califica, y para ellos trabajamos. 

¿Cómo retratar la “nueva normalidad” en el Ecuador?

Los medios de comunicación y fotoperiodistas, desde el momento en que salió a luz este virus, ya tenían las imágenes de periodistas, médicos, policías, y personas con mascarillas, overoles, gafas… Han pasado cuatro meses y las imágenes son de ficción en todo el mundo. Es la otra realidad se sentir y vivir.

¿Cuáles son las dificultades o límites del fotoperiodismo en lo laboral?

En estos últimos tiempos, para el periodismo en general, las cosas han sido de cuesta arriba. Han cerrado medios escritos importantes, sea por la migración a las plataformas digitales, y más hoy por la pandemia. En estos últimos meses desvincularon a fotoperiodistas del El Comercio, La Hora, El Universo, Vistazo. El trabajo para todos los estratos es escaso.

¿Qué hace la Sociedad de Cronistas Gráficos de Pichincha en ese escenario?

La Sociedad de Cronistas Gráficos, como gremio de fotógrafos, está en dialogo con el Secap, nos van a facilitar cursos de community manager, manejo de Dron, y también las Certificaciones Laborales. La pandemia nos ha obligado a reinventarnos.

Etiquetas:

1 Comentario

  1. Eduardo Moreno 17/07/2020

    Muy didáctico el reportaje se aprende mucho a través de las imágenes que relatan los hechos con breves resúmenes.

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *