Escribe para buscar

Cultura Portada

En medio de una crisis…

Compartir

Christian Mera, pintor ecuatoriano presenta ‘Diacronismos’, una exposición que refleja una crisis, una historia, el miedo y una nueva concepción de lo español sobre nosotros.

crisis
Fotos: Gianna Benalcázar – CCQ

Christian Mera asegura encontrarse en la mitad de su carrera como pintor y que tiene la suerte de dedicarse a lo que más le gusta, la pintura.

“Siempre he separado en tres partes mi existencia: cuerpo, nombre y el indescifrable, el alma. Como Christian Mera soy tranquilo, soy un tipo que tiene la suerte de dedicarse a lo que más le gusta”, asegura entre risas que esconden una verdad, Christian está en crisis.

“Creo que es la crisis de los 40. Y, al igual que sucede en la vida -que estas en la mitad y no sabes si eres joven o viejo- estoy en la mitad en el mundo del arte; sin embargo, estoy bien, mi esposa trata de sacarme de la crisis”, comenta Mera.

Fotos de la Obra: Cortesía Christian Mera

Crisis de los 40 o crisis de aquellas que les da a los artistas… lo cierto es que en medio de todo esto, Christian pintó y lo hizo con fuerza, con pasión y apostando trazos que van en contra de lo que conocemos, lo que percibimos, concebimos. Su pasión por la pintura -así como les sucede a muchos- nació desde muy pequeño, “en el colegio me metí a un intercolegial, gané un concurso, pero también tuve la facilidad que mi mamá me dijo que, si quería estudiar arte, lo haga. Entré a la facultad, pero me retiré porque era muy duro, así que me dediqué a pintar y vender mis obras en compensación de que no iba a estudiar”.

Sus primeros pasos en el arte empezaron así, aprendiendo la responsabilidad que conlleva el oficio, movilizarse y moverse por sí solo para alcanzar el objetivo. Y, pese a que el camino se abrió para él, la ‘espinita’ por el estudio siempre estuvo latente.

“A los 25 volví a estudiar, mucho más maduro y terminé la carrera tranquilamente. Después me casé, pero este oficio en nuestro país es difícil, así que decidí dedicarme al retrato para salir adelante. Y para no mezclar mis dos nombres, decidí ponerme ‘retratos Ecuador’, con lo que quise plasmar una idea pop del retrato y así comencé con lo que hoy me apasiona”.

Mera -en sus 30 años- comenzó con una idea del retrato, pero poco a poco fue conociendo a gente interesante y que, además, le dieron valor a su trabajo. Ahora es un retratista reconocido. “Es un viaje muy interesante porque conoces a mucha gente y es hermosa verlos emocionados cuando les entregas un retrato y también inseguros cuando ven cosas de sí mismos como un espejo y ser yo quien provoca eso, es mágico”.

“Mi camino como retratista es hermoso. Adoro retratar”.

 Un pintor, más aún un retratista, conoce a la gente a través de los trazos, pero ¿qué conocen o descubren ellos de sí mismos? “Todo”, dice Christian. “Cuando conoces a la gente, te das cuenta que eres parte de todo. Todos tenemos inseguridades, una historia parecida, no todo es perfecto y salimos adelante con todo lo que lidiamos el día a día”, pero esta es una realidad lejana para Mera ahora, pues la crisis de los 40 y el COVID lo han apartado de su cotidianeidad y seguridad.

crisis
crisis

Sacro, barroco, español, clásico, esa siempre ha sido la tendencia de Christian, y esto se reafirmó con su viaje a España. “Me llamó mucho la atención lo parecidos que somos y uno se da cuenta cómo somos en Ecuador y esto me sirvió para ubicarme en que soy un hombre mestizo, soy un pintor que todo el tiempo estuve alimentándome de la herencia de España”. Y es que Christian siempre partió desde lo Colonial, no niega la influencia de España en nuestra cultura. “Este es el resultado, es una idea sin forma aún, quiero poner mi firma sobre algo que ya nos impusieron, y esa es básicamente la serie que voy a presentar”.

En lo personal

Christian mantuvo, siempre, un fuerte vínculo con su lado artístico. “Mi forma de abrirme en el mundo, de existir -porque siempre fui muy tímido- fue a través de la guitarra. Me escudé toda mi vida joven en la guitarra -cuando uno está súper inseguro- y me formó, crecí detrás de la guitarra y me daba poder. Me daba un espacio en el mundo. Comencé a cantar muchas cosas que le escuchaba a mi papá. Comencé a trabajar de cantante ‘chauchero’ en los bares, después me interesé por la producción musical, nos fuimos Buenos Aires con esta loca (su perrita) y mi esposa, hice un curso intensivo de producción musical, comencé a trabajar en Quito, me compré los equipos, pero me di cuenta que no era lo mío. Así que vendimos todo y con el tiempo me di cuenta que no podía estar en las dos cosas. La pintura me exigía tanto que ya no podía seguir en la música”.

Su exposición…

Este sábado, 4 de junio se inaugura la exposición de Christian denominada ‘Diacronismos’ en la galería Sara Palacios. Parte de las obras que se exhibirán las pintó en Madrid, un poco antes de retornar al Ecuador por la pandemia.

“Esta serie habla sobre mi viaje en el tiempo y de preguntarme sobre este peso cultural y artístico y pictórico sobre nosotros. ¿Qué hubiera pasado, qué estaríamos pintando si hubieran venido los ingleses o los japoneses? Es cuestionarme y darme cuenta de lo español sobre nosotros y partir desde ahí”.

Etiquetas:
Siguiente artículo

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *