Escribe para buscar

La Cámara Portada

Carlos Loaiza: hitos, proyectos y su nuevo reto

Compartir
Loaiza

Carlos Loaiza cumplió su primer año de gestión en la Cámara de Comercio de Quito donde ha conseguido hitos importantes en beneficio de la ciudadanía quiteña y del gremio empresarial. Un recuento de este primer año. 

Loaiza
Fotos: Gianna Benalcázar – CCQ

Un año marcado por una excelente gestión, en donde Carlos Loaiza ha alcanzado grandes hitos en diversas aristas. Su labor en la Cámara de Comercio ha sido reconocida a nivel gremial; es así que, ha sido elegido Presidente de la Federación Nacional de Cámaras. 

En entrevista con Criterios, Carlos Loaiza hizo un recuento de los principales hitos alcanzados en medio de una gestión atípica, pues estuvo enmarcada entre la pandemia, la convulsión política de Quito y un aluvión que sacudió a la ciudad. 

“Mi gestión en la Cámara de Comercio inició durante la pandemia, por lo que lo más importante en ese momento fue la constitución del fideicomiso para el Plan de Vacunación de la Cámara de Comercio de Quito, que pusimos a disposición del Comité Empresarial”, apuntó Loaiza. 

“Todos los insumos, hablando de jeringuillas, de soluciones salinas, entre otros insumos fueron puestos a disposición para llevar con gran éxito el Plan de Vacunación que ahora, sin duda avanzamos y que al final del día el resultado para el Ecuador fue fundamental, porque hoy estamos pensando en una reactivación económica que tanta falta le hace al país”, añadió.

Sin duda, la vacunación marcó un camino importante para la ciudad y el país, pues lo que la ciudadanía requería es reactivarse, tras poco más de dos años de una pandemia que trajo consecuencias fatales en salud, economía, psicología y más. Pero esta no fue la única tarea ardua que tuvo que afrontar Loaiza desde su llegada a la Cámara.

“La coyuntura política también fue complicada. Hablando de Quito, en particular, por cuanto tuvimos dos alcaldes y lo que la Cámara hizo fue -de alguna manera- apoyar la institucionalidad de la ciudad, que se respete la democracia y que se respete el orden jurídico, y no de una manera política, sino de una manera objetiva, de una manera ciudadana”, puntualizó Loaiza, quien además fue enfático al apuntar que esta iniciativa evolucionó en la Comisión de la Ciudad, forjada con diferentes gremios, actores universitarios, dirigentes barriales y, sobre todo y muy importante, la ciudadanía que fue la principal afectada por esta convulsión política.

“Eso permitió que la que la Cámara como tal tenga un protagonismo al ser la principal de la ciudad. Tuvimos muchas reuniones en el marco de la Comisión (de la Ciudad), con lo que se logró establecer diferentes ejes para que Quito sea una ciudad competitiva, atractiva para inversiones seguras, que genere empleo, que genere emprendimiento, que cuide el medio ambiente y que, de alguna manera, también Quito -como capital de la República- vuelva a brillar”.

Un orgullo para la Cámara 

La Cámara de Comercio de Quito trascendió fronteras. “Tuvimos el privilegio y creo que es un orgullo muy grande para la Cámara de Comercio, pues fuimos reconocidos como el segundo mejor proyecto no convencional en el mundo con nuestra academia de empoderamiento de mujeres, proyecto que lo desarrollando en conjunto con la Embajada Americana”.

Se trata de un proyecto fantástico que se enfoca en formar y capacitar emprendedoras, mujeres con liderazgo, independencia económica y oportunidades de crecimiento y desarrollo a nivel de sus hogares, a nivel de los lugares donde están y por supuesto, a nivel del país. “Este proyecto ya tiene más de mil mujeres graduadas y, además, es el único proyecto en el mundo de la embajada que se replica en todas las regiones del Ecuador y está en más de 80 países en el mundo”. 

Todo buen trabajo tiene su recompensa 

Recibimos el apoyo de del Banco Interamericano de Desarrollo a través de una iniciativa que se llama WE3A y que también tiene que ver con desarrollo de género. Lo que nos pide es formar durante este año mil emprendedoras más. Por lo tanto, creo que es un aporte fundamental de la Cámara en términos y de igualdad de género”, señaló. 

Loaiza

Asimismo, otro de los frentes que la Cámara lideró fue la iniciativa del Consenso por el Empleo. “Fue un aprendizaje muy importante porque nos permitió dialogar con varias gremios, actores a nivel nacional, especialmente quienes no tienen empleo adecuado en el Ecuador. Recordemos que son siete de cada diez ecuatorianos en edad para trabajar que no tienen empleo. La Cámara lideró esta iniciativa que tuvo réplica en Cuenca, Guayaquil y en la Cámara en Quito. Hablamos con quienes no tienen empleo en el Ecuador para poder entender dónde hay oportunidades, dónde efectivamente se pueden generar alternativas que permitan que los jóvenes, las mujeres, los adultos mayores, y los desempleados puedan tener oportunidades de trabajo en el Ecuador. Y aportamos con un documento que fue entregado al Gobierno Nacional, al Ministro de Trabajo, en la cual se recogieron todos los insumos que fueron generados en términos de cómo promover e incentivar el trabajo. Es un proyecto que lo continuaremos este año”, aseguró Carlos. 

Así, con estos insumos entregados el Gobierno ha definido dos ejes, unos de corto plazo y otros de mediano y largo plazo. “El corto plazo tiene que venir con reformas a través de normativas secundarias, reglamentos o acuerdos ministeriales y el de largo plazo vendría por una reforma completa al Código de Trabajo, en lo que tiene que ver con normativa secundaria. Nosotros queremos pensar en lo que tiene que ver con modalidades contractuales para quienes no tienen empleo en el Ecuador y queremos ser propositivos, con acuerdos con propuestas”.

La cámara, por supuesto, tuvo algunos roles muy importantes, no solo a nivel empresarial sino también a nivel social. 

“Lo que hicimos en el tema del percance en La Gasca, que fue muy duro para la ciudad. La Cámara fue el primer punto de apoyo y de recepción de donaciones, pero no fue lo único, pues interactuamos con toda la empresa privada y diferentes actores del Gobierno Nacional, Municipio, el Arzobispo de Quito, la Iglesia Católica y otros gremios productivos para poder apoyar a este tema que fue tan grave para la ciudad. Han sido unos temas relevantes desde el punto de vista externo y, desde el punto de vista interno, vamos a continuar con los proyectos que la Cámara tiene, bajo la representatividad que tenemos y los programas que tenemos como: nuestro Centro de Arbitraje y Mediación, el más grande del Ecuador, tercero de Latinoamérica. Nuestra escuela de negocios, incorporando nuevos servicios, nuevos temas, nuevos proyectos para nuestros socios y para la ciudad”.

Por supuesto, la Cámara y Carlos no se olvidan de sus socios e intenta estar más cerca de ellos para poder entender cómo pueden ayudarlos en términos de su desarrollo y su crecimiento perfecto. 

Justamente todos estos retos lo llevaron a ser elegido Presidente de la Federación Nacional de Cámaras, por lo que nos cuenta cuál será su línea de acción en este nuevo rol

La Cámara tiene una característica que, cuando uno analiza los 116 años de la Institución, el rol que la Cámara de Comercio ha tenido en el desarrollo del comercio del Ecuador, no sólo de Quito, es muy importante. Ha sido clave para el desarrollo y la creación de las Cámaras de Comercio de Otavalo, de Atuntaqui y Saraguro. Eso está en nuestra historia, eso está en nuestro en nuestro ADN. Y uno de los objetivos que tenemos, ahora al presidir la Federación de Cámaras de Comercio, es dar un apoyo a las cámaras medianas y pequeñas del país y, en concreto, que es lo que estamos haciendo a través de nuestra Escuela de Negocios apoyándolas con nuestra oferta académica virtual. Estamos usando toda nuestra malla curricular virtual para que los afiliados de las Cámaras de Comercio medianas y pequeñas puedan tener acceso a la misma oferta de los socios de la Cámara de Comercio de Quito”, reveló Loaiza. 

Loaiza

En cuanto a la iniciativa de la Cámara de Comercio Internacional, Carlos -orgulloso- señaló que Ecuador fue escogido como proyecto piloto en el mundo y lo que busca es desarrollar una plataforma de inclusión financiera para Mipymes y Pymes en el Ecuador. ¿Qué es lo que buscan? “Pues, a través de un mecanismo de factoring, lograr dar financiamiento a tasas mucho más bajas, a pequeñas y medianas empresas. Ya estamos construyendo pilotos, haciendo interacciones, pruebas con instituciones financieras y pensaríamos que en el segundo semestre de este año ya podríamos traer esa muy buena noticia para el Ecuador y que seguro también estará a disposición de los afiliados de la Federación Nacional de Cámaras de Comercio”. 

En materia de reactivación económica ¿Qué sugerencias les proporcionaría a las pequeñas, medianas, grandes empresas y emprendedores? 

La pandemia cambió muchas cosas en el mundo, no solo en el país, y eso obligó a que las empresas de cualquier tamaño también reflexionen sobre si la forma que hemos venido desarrollando sus negocios tradicionalmente es la que les va a permitir continuar. Y creo que ahí hay una oportunidad para que muchos negocios puedan transformarse, puedan evolucionar, puedan innovar en términos de las nuevas alternativas que la virtualidad, que la digitalización nos ha traído. Y, por supuesto, todo lo que son entregas a través de pedidos mediante canales alternativos, canales virtuales, entregas a través de delivery, que son algo que ha crecido mucho en el país y en el mundo. Creo que hay una oportunidad para que efectivamente las empresas puedan reflexionar sobre su modelo de negocios, actuar sobre sus servicios y productos actuales y la forma de entregar sus productos a sus clientes es la más adecuada, o existen formas alternativas o más eficientes para hacerlo. El otro tiene que ver, sin duda, por el lado del talento, en donde también, hoy, las nuevas formas de trabajo tienen que incorporarse ya dentro de la forma de trabajar de las compañías”, aseguró. 

Los empresarios reclaman al Gobierno que se creen buenas condiciones para un buen clima de negocios. ¿En qué consiste esto? 

“Un buen clima de negocios se basa en la creación de empleo, seguridad jurídica, etc. Lo que como sector empresarial pedimos es justamente eso, decir que tengamos una seguridad jurídica para poder invertir, para poder generar empleo, en la medida de que como sector privado tengamos esas condiciones. Sería la única forma efectiva en la que Ecuador pueda atraer esa gran inversión extranjera de la que habla el Gobierno. Son 30 mil millones de dólares que es factible en los sectores en los cuales el Gobierno ha priorizado petróleo, minería e infraestructura, que además podrían ser generadores importantes de empleo. Entonces, creo que lo fundamental es generar la seguridad jurídica que, además creará un ambiente de negocios mucho más confiable que va a permitir traer esa inversión local y esa inversión extranjera. Y como consecuencia de ello la generación de empleo que todos estamos buscando”, finalizó Loaiza. 

Te podría interesar

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *