CARGANDO

Escribe para buscar

Contexto Portada

Los tentáculos de Qassem Soleimani en América Latina

Compartir

La tensión de Medio Oriente podría acercarse al continente, no solo por el lado estadounidense sino también por la presencia de ciertas organizaciones terroristas afianzadas en la región.

Fotos: Flickr Presidencia de la República del Ecuador

A raíz del derrocamiento del Shah, en 1979, nace oficialmente la República Islámica de Irán, bajo el liderazgo del Ayatola Jomeini, quien se convierte en la máxima autoridad política y espiritual del nuevo Estado. Ese mismo año, el cuatro de noviembre, grupos extremistas iraníes toman a 66 rehenes de la embajada de Estados Unidos en Teherán. Algunos son liberados, sin embargo 52 americanos permanecen en cautiverio por 444 días.

En 1980, durante el conflicto entre Irak e Irán, se crea una unidad de operaciones especiales e inteligencia denominada la ‘Fuerza Quds’. Esta se constituye operativamente en el más importante reparto de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica. Su desempeño en los conflictos de la guerra de Irak, el Líbano, Bosnia, Siria, contra el Estado Islámico, le permitió ganarse una reputación de terror y violencia en las zonas ocupadas donde se empleaba.

La Fuerza Quds es el grupo secreto de operaciones extraterritoriales, busca objetivos y ejecuta misiones que afecten los intereses americanos e israelitas considerados enemigos del islam. Su estrategia siempre estuvo ligada a los blancos de oportunidad y la clandestinidad, utilizando otras estructuras terroristas como Hezbolá, Hamas, la Yihad Islámica Palestina, para ejecutar sus acciones sin comprometer su origen.

En enero de 1984, Estados Unidos coloca en la lista de organizaciones terroristas a Irán, como Estado patrocinador del terrorismo. Así como a la Fuerza Quds como un grupo terrorista estatal que ha proporcionado armamento, capacitación, equipamiento, financiamiento y organización a diferentes grupos terroristas.

Qassem Soleimani, en 1998, es nombrado jefe de la Fuerza Quds por el Ayatola en reconocimiento a su trayectoria profesional. El nuevo comandante comienza a ampliar su accionar no solo en Medio Oriente, África y Europa, sino que centra su interés en América Latina como una oportunidad por la presencia en la región de una corriente ideológica llamada el Socialismo del Siglo XXI con quien comparte intereses comunes, como la destrucción de los Estados Unidos y el debilitamiento de su influencia en la zona.

Hezbola, uno de los grupos terroristas financiados por Qassem Soleimani, estableció una presencia significativa en la Triple Frontera donde este grupo comenzó a controlar los negocios locales, el tráfico de droga, armamento, oro, estableciendo una estructura de contrabando y corrupción que le permitía recaudar y lavar fondos para el terrorismo internacional.

Para la Fuerza Quds no era extraña la región. El 18 de julio de 1994 ejecutó un atentado terrorista contra Israel en la sede del AMIA, en territorio argentino, utilizando a Ibrahin Hussein un miembro activo de Hezbolá para cometer el ataque suicida.

La Yihad en América Latina se había iniciado ante el desconocimiento, ingenuidad y complicidad de los gobernantes populista de los diferentes países. Irán fue infiltrando las estructuras de los gobiernos del socialismo del siglo XXI y realizando una conquista pacífica de las sociedades latinoamericanas especialmente de las organizaciones indígenas que eran más fáciles de adoctrinar en el islam.  

Células dormidas de Hezbolá y Hamas se encuentran en toda la región, especialmente en Argentina, Brasil, Venezuela, México, Nicaragua, Cuba, en otros países han logrado abrir embajadas como es el caso de Ecuador y  Bolivia donde antes no tenían representación diplomática. El ex presidente de Irán Mahmud Ahmadineyad realizó varios viajes a la región para estrechar relaciones con los países del socialismo del siglo XXI e iniciar acuerdos de cooperación comercial, cultural, tecnológica y militar, que en la mayoría de los casos han servido para profundizar la penetración en el país de acogida. En el caso ecuatoriano, el expresidente Correa firmó 32 convenios con Irán, de los cuales la gran mayoría siguen con la calificación de secretos o reservados. 

En el 2005 se descubre una red de narcotráfico, que utilizaba un restaurante libanés que recaudaba fondos para Hezbolá.

Los últimos incidentes y la muerte del comandante de Al Quds, han disparado las alertas ante la posibilidad de un recrudecimiento de las tensiones entre Irán – EE.UU y sus aliados. La República Islámica de Irán se encuentra al momento debilitada externamente por el conflicto que mantiene en Siria y contra ISIS (El Estado Islámico), internamente existe un proceso de desestabilización de facciones contrarias al régimen iraní por la crisis económica, lo que le dificulta la consolidación del poder nacional para hacer frente a esta nueva amenaza norteamericana.

Irán cuenta, por otro lado, con organizaciones de terrorismo internacional a las cuales ha financiado, que ven la oportunidad para reiniciar la Yihat contra occidente empleando métodos o técnicas de guerra asimétrica que les permite enfrentar a la potencia estadounidense y causarle graves daños, generando desconcierto temor e impotencia.

Para los Estados Unidos la situación es compleja, tiene necesariamente que reforzar su sistema de defensa en cada una de sus instalaciones, bases militares, embajadas y empresas en todo el mundo. La incertidumbre de un atentado terrorista es un escenario muy difícil de predecir o manejar, aun para la primera potencia mundial. La exigencia de Irak de que las fuerzas estadounidenses abandonen su país, dando por terminado el acuerdo de cooperación existente, le abre otro frente en la zona de conflicto.

Rusia y China mantendrán un statu quo, tratando de evitar que no escale más el conflicto; sin embargo, no van a intervenir pues no lo han hecho anteriormente  como es el caso de los misiles israelitas lanzados contra múltiples objetivos iraníes en Siria en mayo del 2018. La iniciativa estratégica y la moral del adversario es lo que el presidente Donald Trump trata de ganar, a fin de evitar que Irán y al Fuerza Quds puedan ejecutar una acción terrorista violenta contra intereses estadunidenses como ya lo han venido amenazando.

Etiquetas:

2 Comentarios

  1. Somos invitados de segunda mesa en esto de los conflictos eternos. Iran y todos los de su alrededor han estado en guerra declrada o subterránea desde hace miles de años. Los USA, en su papel de guardiam mundial de sus intereses, arma bochinche donde sea. Los efectos de esos juegos de guerra los recibimos todos. No sabemos hasta cuando.

    Responder
    1. Muchas gracias por su aporte estimado José.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *