CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Noticias

2021: El año de la esperanza y los desafíos

Compartir

El 2020 puede verse como un año de aprendizaje. En el 2021, solidaridad y persistencia serán las palabras más relevantes.

Foto: @SasinTipchai – Pixabay

El 2020 tuvo muchas caras dolor, tristeza, pérdidas y símbolos que no olvidaremos jamás, la mascarilla, el gel, el alcohol, también palabras que definen este devastador año, confinamiento, pandemia, desempleo, crisis, risiliencia y reinvensión. Según la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) promovida por la Agencia EFE, la palabra del 2020 fue confinamiento.

Un año tan extraño, como vivir en una terrible sequía con la esperanza que llegue la lluvia para que la tierra se vuelva fértil nuevamente y produzca los frutos deseados.

Iniciamos con discreta esperanza el 2021, los acontecimientos de la primera semana son inquietantes. La democracia más estable en el mundo fue asaltada, los contagios en el mundo crecen, la ola de frío va en aumento. Nos demuestra que debemos estar conscientes que será de grandes desafíos. Solo con mucho esfuerzo, trabajo y lucha podremos salir adelante y seremos merecedores de la desesperada esperanza e ilusión de cumplir las metas. Aquí no cabe la suerte, es cuestión de persistencia e insistencia.

No podemos dejar de pensar en quienes han perdido sus seres queridos que es el mayor mal de la pandemia; las pérdidas económicas son grandes, pero se recuperan; sin embargo quienes no se han visto afectados, de ninguna manera deben ser respetuosos con los demás y procurar tener una vida austera y discreta, no cabe el egoísmo y el individualismo tan propio de los seres humano insensibles. La solidaridad debe ser un sentido de vida.

Como escribe Fernando Savater: “La solidaridad convierte a una muchedumbre en sociedad”.

Es tiempo de mirarnos hacia adentro, hoy por hoy pocas cosas tienen sentido más que el sentido común. Se habla mucho que esto que vivimos es una lección, un aprendizaje, me pregunto para quienes, vemos la absoluta decadencia en muchos, la maldad es parte de ello y produce desesperanza cuando pensamos en la campaña electoral donde aún tienen aspiraciones los causantes de la mayor desgracia de nuestro país, la corrupción se tomó todos los estamentos con la mayor desfachatez y pretenden continuar haciendo de las suyas.

Para salir adelante debemos pensar en función de país, luchar por recuperar la paz, poder salir a las calles sin miedo como estábamos acostumbrados. Y de eso puede dar fe mi generación, disfrutábamos de nuestra bella ciudad sin prevención, sin pensar que algo malo nos sucedería. Ese Quito tomado ahora por la informalidad, abandonado, sucio como si a nadie le importara ni afectara… ¿Qué pasó con esa bella ciudad ejemplo de cuidado y ornato, la perdimos? Parecería que hubieran pasado por la ciudad, autoridades sin raíces quiteñas.

No hay respeto por nada, se perdió la majestad de la autoridad, la única solución es la recuperación de valores y principios, desintoxicarnos de lo mediático y dar importancia a lo que verdaderamente tiene valor para lograr una vida plácida y con respeto.

Entre tantas cosas que nos está dejando el coronavirus, nos demostró que el acceso a la tecnología es importante para la sociedad, que se puede trabajar a distancia, que la economía global es absolutamente vulnerable y frágil. ¿La nuevas carreras o profesiones deben ser revaluadas, que pasaría si nadie estudia medicina, ingeniería, economía o arquitectura?Es un momento importante para el planeta, para el ser humano, o tomamos conciencia o nos lleva por delante, arrasados, lo que puede venir después de la pandemia. Solo nos queda levantarnos ante la adversidad con serenidad y paciencia para afrontar los obstáculos y aprovechar para hacer cambios en la vida.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *