CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Lo Destacado Noticias

Elecciones impredecibles

Compartir

El CNE abona sospechas al proclamar resultados en hora inusual. Tensión en UNES por auditoría informática electoral.

Foto: Flickr Consejo Nacional Electoral

Extraño, el cúmulo de novedades electorales ha girado solo en torno a quien acompañará en el balotaje de elección presidencial el 11 de abril, pero ninguno de los actores ha mencionado novedades sobre Arauz ni en las votaciones para la nueva Asamblea Nacional o el Parlamento Andino.

¿El “fraude” está entre Lasso y Pérez? La Fiscalía ha escalado sospechas sobre el CNE. Las presuntas irregularidades se centran en las votaciones de los dos, Arauz no está en discordia, menos el pelotón con cifras inferiores. Con todo, la madrugada del domingo el Consejo Nacional Electoral (CNE), proclamó resultados de la primera vuelta de elección presidencial anunciando que Arauz y Lasso irán a la segunda vuelta al haber obtenido 3 033 753, el 32,72%, y 1 830 045, 19,74 %, votos, respectivamente.

Inusualmente, cerca de las 02:30 del domingo último, el CNE expresó que Arauz y Lasso “pasan a la segunda vuelta electoral del próximo domingo 11 de abril conforme a lo establecido en el artículo 89 del Código de la Democracia”. Antes de la proclamación, el organismo ha despachado todos los recursos presentados hasta el sábado por Pachakutik y la alianza CREO-PSC, el movimiento Amigo y la ID.

¿Por qué la proclamación de resultados en una hora en la que casi toda la población está desconectada de los sistemas informáticos y de los medios audiovisuales, los que acaso no previeron el ánimo del CNE para generar tan importante información en momento inusual?

Al respecto acumulan preguntas sobre si ¿algo tuvo que ver en la proclamación las resoluciones de la Contraloría y de la Fiscalía para revisar del sistema informático del CNE y cuando un grueso de población marchaba sobre Quito, al Consejo, “para hacer respetar la voluntad popular”?

La proclamación se hizo horas antes de que la Fiscalía inicie la “recolección del contenido digital de la base de datos que administra el sistema informático electoral”, sustantivo para efectuar la “pericia informática forense”. Mientras la Contraloría dispuso una orden de trabajo, una “auditoría informática”, examen especial que constituye “seguimiento a las recomendaciones señaladas en una auditoría anterior al sistema informático electoral”.

Las actuaciones de las dos instituciones inmediatamente tensaron al movimiento UNES, que auspicia a Arauz, y sobre la Contraloría ha señalado que es “una amenaza de socavar la democracia en Ecuador ahora interviniendo en las elecciones del abril 11 para provocar un  retraso, o lo que es más grave, suspender las elecciones”; cita el Art. 16 del Código de la  Democracia, por el cual “ninguna autoridad extraña a la organización electoral  podrá intervenir directa e indirectamente en el desarrollo de los procesos electorales ni en el funcionamiento de los órganos electorales”. ¿No son pericias técnicas al equipo informático?

UNES se ha unido a las sospechas de “fraude”, a las tensiones, ha salido de su silencio. ¿Se aviva la tensión política nacional?

Los sucesos son muestra del débil sistema político ecuatoriano, cuyos partidos y movimientos, más de 180 registrados legalmente, muestran la insuficiencia de militancia política, de capacitación política, por lo cual no desplegaron personal a las mesas de votaciones para estar atentas al escrutinio. Si hubiesen destacado delegados, fácil les habría sido detectar eventuales irregularidades para interponer las objeciones y resolverlas en las delegaciones provinciales electorales.

Una norma obliga a la junta electoral ubicar la tercera copia del acta en lugar visible para conocimiento ciudadano. Los impugnadores parece que estuvieron ajenos a este medio de prueba o, desconocían la norma.

Al entrar a la lid política, responsabilidad de organizaciones políticas y de los candidatos era tener certeza sobre las normas en las que iban actuar y habría alzado la voz ante el hecho de que los candidatos de UNES, que Arauz se presente a registrar su precandidatura con cédula ciudadanía que no era la suya, o que su aspirante vicepresidencial no se presente físicamente como dispone el Reglamento de Democracia Interna, por ello el El CNE hizo caso omiso de las exigencias del Código de la Democracia y del Reglamento de Democracia Interna. Ahora, el binomio es finalista.

Desde entonces se han acumulado una serie de desajustes legales que han motivado varios análisis; el sábado último se divulgó una valoración titulada “El CNE al servicio de la delincuencia correísta”. Merece respuesta. Las dudas crecen.

Incidentes impredecibles

En medio de las tensiones, los eventuales incidentes que sobrevengan son impredecibles. ¿Será factor la falta de lectura del Código de la Democracia y sus Reglamentos o carecieron de militantes para estar atentos al proceso de escrutinio de votos a nivel nacional? Lo uno o lo otro, lo cierto es que previo al día de las elecciones se exclamó el despliegue de militancia para salvaguardar el pronunciamiento del pueblo. No fue evidente.

No debían haber evitado la lectura de, por ejemplo, el Art. 127 que habla del escrutinio en la mesa de votación, y resalta que “el tercer ejemplar (del acta) se fijará en el lugar donde funcionó la Junta Receptora del Voto para conocimiento público”.

No debían haber soslayado la lectura de los Arts. 134 al 137, relacionados al escrutinio provincial, distrital o especial del exterior. Ahí habrían hecho las objeciones.

Cierto que la República del Ecuador no es un Estado de Derecho, sino de “derechos y justicia”, pero no por ello, no hay que tener presente el ordenamiento legal para cualquier actividad, en este caso la electoral; el desconocimiento es aliado de errores simples.

Importante leer

Gustave Flauber dijo “que sabios seríamos si conociéramos bien cinco o seis libros”; en el caso, solo conociendo el Código de la Democracia y sus Reglamentos, nos gusten o no, el proceso no estaría en la batahola política-jurídica que amenaza al Ecuador.

La falta de hábitos de lectura, envuelven a las personas en dilemas o conflictos. La lectura da conocimiento, enseña, desarrolla la mente, forma criterios, hace simple lo complejo, da racionalidad a las actuaciones, entre otras muchas virtudes. Quien no lee, limita su ámbito de acción, es proclive a cometer crasos errores.En todo caso, late la pregunta: ¿Hay connivencia para que el proceso electoral sea llevado a escenarios impredecibles? El tiempo apremia, lo dirá.

http://20.81.132.255/debate/mjrodriguez/la-verdadera-sorpresa-del-7f-los-valores-si-valen-en-politica/
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *