CARGANDO

Escribe para buscar

Cultura Noticias

¿Rímel, rubor, labial natural? ¿Es posible?

Compartir

El maquillaje natural, orgánico, bio, eco, ya es una tendencia. Conozca sus ventajas.

Foto: @CookieStudio – Freepik

Que no dañe la piel. Ese es el lema que la mujer de hoy tiene en mente cuando va en busca de maquillaje. Lee las etiquetas de los ingredientes cuando va a adquirirlos, sin embargo, la comprensión es complicada… Tantos nombres técnicos, científicos, dificultan que se sepa cómo se encuentra elaborado el producto que escoge. 

Esto ha hecho que el maquillaje natural, orgánico, bio, eco, coja fuerza en los últimos años. Crear maquillaje no agresivo para la piel es posible. Desde BB Cream (una crema con tonalidad que es más ligera que una base) hasta un sellador de maquillaje es completamente posible. 

El tema es saber diferenciar si el cosmético es totalmente amigable, o al menos lo es en un 70%. ¿A qué se debe esta diferencia? Principalmente a la extracción de los insumos, cuál es la manera en que se obtienen para añadirlos a la formulación. Por ejemplo: las plantas. Para que un producto sea natural, basta con que en su formulación se utilicen sus extractos, infusiones y demás al 100%, pero para que un producto sea orgánico, las plantas deben provenir de un proveedor o de un sistema en el cual no contengan pesticidas o fungicidas. Y mucho mejor si llevan el sello de comercio justo que avale que su proceso de extracción tiene normas. 

No quiere decir que es malo que no sea orgánico, sino que se debe verificar bien cómo se elaboran para que no se venda como se dice por ahí: “gato por liebre”. Por supuesto que un producto natural tiene un costo más elevado que un comercial, pero al ser orgánico se incrementa ese valor un poco más. 

De todas maneras, de acuerdo a una encuesta realizada por la empresa de cosméticos Revlon el año pasado y que tomó como muestra a las mujeres españolas, únicamente 4 de 10 mujeres se maquillan en la actualidad y el 50% de ellas busca alternativas no convencionales. El interés se inclina a que el maquillaje sea sutil pero que además cumpla con reglamentos sobre todo de no maltrato animal y ecológico. 

Hoy en día, en Ecuador, el mercado se encuentra aún virgen en cuanto a maquillaje natural. Ya existen empresas que empiezan a poner su mirada en atreverse a crearlos aun cuando en el país no se encuentra a disposición toda la materia prima. 

Los vegetales, las arcillas, las harinas, las mantecas, ceras y gomas forman parte de esta área de manera totalmente exitosa. Tal como en la antigüedad, la extracción de pigmentos naturales y materias primas del campo es lo que se empieza a usar para elaborar sombras, delineadores, rímel, labiales, que pese a que no tienen aquellos efectos de larga duración son espectaculares para el cuidado de la piel. 

Y habrá comentarios con respecto a ciertos usos de materias primas tóxicas en maquillaje natural como en el Egipto de Cleopatra, la maestra del primer maquillaje, pues en aquella época también se utilizaban insumos que resultaban venenosos para la piel. Pero, el tiempo avanza y la ciencia también, la cosmética natural no es la excepción y los insumos que hoy por hoy están dentro de sus formulaciones son totalmente amigables con la piel.

Aquí es el punto donde volvemos al inicio de este artículo en el que es preciso distinguir lo natural de lo bio, eco y orgánico. 

Existen químicos que necesariamente deben crearse para llegar a causar un efecto determinado como por ejemplo un agente detergente. El coco es el gran amigo de la cosmética natural en este sentido, sin embargo, al descomponer sus ácidos grasos para formar un limpiador espumoso debe pasar por un proceso químico que altera su composición natural.

Esto es totalmente necesario y lo que se debe analizar es la creación de un insumo lo menos agresivo para el medio ambiente y en particular para la vida marina. Así como la menor agresión para la piel en el caso de que se deba obtener un químico compuesto de un insumo natural.Lo interesante es que a través de este tipo de maquillaje también se obtienen tonalidades muy parecidas a los maquillajes convencionales, la diferencia es que estos productos sin uso de parabenos, siliconas y derivados de petróleo, protegen la piel y la nutren, por ello también se los conoce como maquillaje nutricosmético.

  • La autora periodista, especialista en Cosmética Natural, Fitness y Bienestar en Shalmai Beauty.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *