CARGANDO

Escribe para buscar

Cultura Noticias

Mendigar afectos

Compartir

Hay que mirarnos con gratitud por que nadie vendrá a llenarnos los vacíos.

Foto: @katemangostar – Freepik

Hay lenguajes que son universales. Cuando alguien quiere estar contigo simplemente está, se manifiesta en presencia, abrazos, escucha, compartir, afecto.

Cuando alguien no quiere estar contigo, te da mil excusas y demostraciones claras de que no está interesado.

Los afectos no se califican, cada uno tiene derecho a tomar las decisiones que le resulten más convenientes. El problema no es el otro, lo que verdaderamente importa es que tanto me puedo amar yo como para elegir no aceptar migajas de afecto, para no mendigar amor.

La tristeza que nos causan las relaciones de pareja nos lleva a un lugar que nos duele regresar a mirar. Cuando fuimos niños, y nos sentíamos solos, sin el amor de nuestra madre que nos causó un vacío desolador, ese es el dolor que nos recuerdan las historias de nuestras parejas. Cuando se termina una relación nos vuelve a ese lugar donde fuimos pequeños y nos sentimos profundamente solos.

El camino de amarnos y sentirnos merecedores de afecto es un trabajo permanente, es un lenguaje individual que cada uno encuentra a su medida. No hay recetas ni manual de instrucciones, pero sirve todo aquello que nos facilite acercarnos al niño o niña que fuimos.

Hay que mirarnos con amor y gratitud porque con todo ese dolor llegamos al presente, donde vale la pena darnos el reconocimiento. Nadie, desde fuera, vendrá a llenar esos vacíos que tenemos dentro.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *