Escribe para buscar

Ciudad Lo Destacado Noticias

Quito se convirtió en una ciudad nocturna sin cultura

Compartir
ocio Quito cultura

La capital atraviesa una profunda crisis cultural, con ocio sin sentido. Puede abrirse el abanico… Un análisis.

Foto: Pexels

Quito se convirtió en una ciudad nocturna, pero sin cultura. El ocio en la capital es, desde hace mucho tiempo, un espacio de consumismo vacío.

Llega el viernes en la noche y la capital se activa. Jóvenes, adultos y adolescentes van en busca de la diversión que conocen, el concepto de diversión con el que crecieron: entre bares y discotecas.

¿Qué hacer en Quito un fin de semana o feriado? Es una pregunta que dejó de importar cuando el ocio se volvió sinónimo de fiestas y alcohol. Bares y discotecas. La capital, sus autoridades específicamente, dejó de apostar los espacios culturales para diversión o se dieron por vencidos.

Sería justo decir que las nuevas generaciones crecieron con esa concepción de diversión simplona llevados por la sociedad; o que la sociedad de acopló a los gustos de una generación. O sería más justo decir que es una culpa compartida… Muchos se conformaron con bares y discotecas y dejaron de buscar otras propuestas y las autoridades dejaron que esas propuestas se desvanezcan en el aire. Seguramente, en la actualidad, existen más lugares de fiestas que centros de arte, teatros o cines independientes.

Quizás la última muestra cultural, más vistosa por su concepción, que se vivió en Quito fue la Fiesta de las Luces, lo que ocurría una vez al año ¿y el resto de tiempo, qué? Suena atrevido, pero pareciera que, incluso, los conciertos y eventos deportivos perdieron la batalla ante el ocio vacío y sin concepto. No se digan las películas, obras de teatro y muestras gráficas nacionales. Son pocos quienes aún optan por estas actividades.

Una ruina que se volvió parte de la cotidianidad

Hay épocas, hay modas, hay lugares, y hay millennials. Una rutina que la pandemia pudo frenar de momento, pero ahora regresa con fuerza. El fuerte de las discotecas, o al menos la mayoría de ellas, iniciaba el jueves por la noche con el famoso ‘Ladies Night’. La noche arrancaba con una larga fila de mujeres en busca de un lugar en la discoteca de moda o la de su preferencia. Los hombres aguardaban pacientemente hasta que llegara la hora de ingresar. Los guardias, verdaderas figuras de autoridad, escogían quiénes entraban y quiénes no. Todo era válido en su intento por ingresar, pasar tres o cuatro horas disfrutando de la noche con un baile o un trago de alcohol.

Así, cada fin de semana, cada fiesta, cada feriado, cada farra en Quito se desenvolvía igual… Una rutina dentro de la cotidianidad en la noche de farras quiteñas.

Las autoridades se dieron por vencidas

Foto: Flickr Visita Quito

Quito lleva años luchando contra una crisis administrativa y política, y ahora también cultural. Con un Centro Histórico olvidado, con falta de espacios dedicados a la cultura. Aunque no es tarde para rescatar la historia, rescatar la cultura. No es tarde para presentar alternativas a las zonas rosas.

No se trata de alejar a esas generaciones de su concepto de diversión, se trata de abrir el abanico para que su fin de semana tenga algo más que una resaca.

Se trata de aprovechar las maravillas del Centro Histórico; de estar más cerca del cielo en un teleférico que fue olvidado. Se trata de volver a posicionar a Quito como un destino turístico, de evidenciar que un día se puede aprovechar entre museos, miradores y, por qué no, como opción, terminar la noche escuchando música en vivo o, incluso, en un bar o en una discoteca, pues ellos son un eslabón de la cadena productiva y económica de la ciudad. Las apuestas culturales deberían pasar de ser estacionales a permanentes.

Etiquetas:

1 Comentario

  1. Esteban Romero 12/10/2021

    Buenos días. No estoy de acuerdo con este análisis. Es muy superficial. Quito es una ciudad con oferta cultural, no mucha claro, pero con cuertos barrios y ciertos lugares que pasan desapercibidos. Voy a poner tres ejemplos: Perro de Loza, Club de Artistas Tullpukuna y la Madriguera Gastronómica Ena Coneja. Por favor, investiguen de estos lugares. Con respecto al Centro Histórico, la oferta cultural existe pero son otras las razones que han llevado al cierre temporal o definitivo: evidentemente la crisis sanitaria y sobretodo, el ciclo de diversificación socioeconímica que padece el sector.

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *