Escribe para buscar

Contexto Noticias

Otra teoría conspirativa del coronavirus es desmentida

Compartir

Un vídeo y documentos afirman que el COVID-19 es una estrategia del Banco Mundial para reducir la población. Esos datos son falsos.

Foto: @enriquelopezgarre – Pixabay 

Desde principios de octubre circula a través de WhatsApp un video asegurando que se filtró un documento de 70 páginas del Banco Mundial llamado “Programa de respuesta y preparación estratégica COVID-19”. El narrador anónimo sostiene que el mismo tiene fecha anterior a la pandemia, y denuncia que las acciones de la Organización Mundial de la Salud, la Organización de las Naciones Unidas y el Banco Mundial nos conducen a una reducción de la población.

En el video se detalla que la información filtrada “lleva la etiqueta sólo para uso oficial” y que data de 2017. Es decir, tres años antes de la pandemia. Además asegura que contiene registros de exportación de instrumental médico y aparatos de prueba de diagnóstico para COVID-19.

Las teorías de la conspiración tienen una fórmula recurrente: sostenerse en algo real y sacarlo de contexto. En este caso el documento existe, y puede ser encontrado en internet; sin embargo, tiene fecha de abril de 2020. Cuando un usuario despistado busca el mismo sin percatarse de la fecha en el engaño.

En la página del Banco Mundial puedes encontrar el documento “COVID-19 STRATEGIC PREPAREDNESS AND RESPONSE PROGRAM (SPRP)” [Programa de respuesta y preparación estratégica (SPRP) Covid-19], es público y tiene fecha 2 de abril del 2020, número de informe PCBASIC0219761. El documento contiene 60 páginas. Señala que el Objetivo de Desarrollo del Programa es prevenir, detectar y responder a la amenaza que representa COVID-19 y fortalecer los sistemas nacionales de preparación para la salud pública.

Otro parte del mensaje engañoso plantea que la OMS escogió el nombre de COVID-19 para la nueva enfermedad en 2018 y que los países a los que se exportará medicamentos son: Unión Europea, Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda Suiza, Estados Unidos, Japón, Singapur, China, Hong Kong.

Los primeros contagios se registraron en diciembre de 2019 en Wuhan, provincia de Hubei, China. Apenas el 11 de febrero de 2020, la OMS anunció que el nombre de esta nueva enfermedad sería COVID-19, de acuerdo con las directrices elaboradas previamente en colaboración con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote del nuevo virus como una pandemia.

En esta misma línea, las exportaciones de medicamentos realizadas a diferentes países en 2017 y 2018 se relacionan con insumos y productos médicos que ya existían previamente. Sin embargo, ahora están clasificadas por la Organización Mundial de Aduanas como “esenciales” para combatir la COVID-19.  Aquí exponemos unos datos sobre exportaciones de 2017 y 2018 que constan en el sistema desarrollado por el Banco Mundial,  “Solución Comercial Integrada Mundial” (sus siglas en inglés WITS):

El nueve de abril de este año, la Organización Mundial de Aduanas (OMA) realizó una lista con los códigos arancelarios de los suministros médicos que son más necesitados durante la pandemia y de esta manera “ayudar a los países a acelerar el movimiento transfronterizo”, es decir facilitar y acelerar su comercio. La OMA y la Organización Mundial de la Salud (OMS) tienen un acuerdo para fortalecer la cooperación. En la página web de la OMA se encuentra el comunicado donde consta la Referencia de Clasificación HS para Suministros Médicos COVID-19 .

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *