CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Noticias

¿Cómo leer el mercado financiero en la actualidad?

Compartir

Las elecciones en Estados Unidos, la moneda china, la vacuna contra la COVID-19 son algunas pautas para entender lo que puede venir. Un análisis.

Foto: @whatwolf – Freepik

A puertas del 2021, el mundo no puede ser más diferente de lo que conocíamos a inicios de este año. Hay cambios en todos los sentidos y ello, sin duda, ha transformado la forma en la que debemos abordar el análisis del mercado financiero.

Uno de los temas relevantes de 2020 ha sido la elección del presidente del primer poder económico del mundo, que atrae el interés de todos especialmente porque existe un cambio (de republicano a demócrata) que anuncia un panorama distinto. Existe consenso en que la salida de Donald Trump es positiva, debido a que su actuar era imprevisible, su posición en cuanto a geopolítica y el manejo de la crisis de la COVID-19. Se espera que la ganancia de los demócratas con Joe Biden a la cabeza traiga cambios significativos.

Sin embargo, Kamala Harris, por ejemplo, tiene un programa de regulaciones para las empresas de tecnología, tema que habría podido causar tensión sobre los mercados, pero ya que el Senado electo continúa siendo republicano, entonces es un contrapoder que no aceptará medidas extremas. Es esa estabilidad la que les gusta a los mercados y por ello, luego de la elección, no creo que el impacto sea mayor. 

Por otro lado, otro tema a analizar son noticias recientes sobre la vacuna contra la COVID-19 que han llamado la atención de los mercados, sin embargo, el impacto real no es tan significativo, ya que el volumen de inversión sigue siendo bajo respecto al año anterior. En marzo de 2020, cuando el mercado cayó un 30%, la mayoría de los inversionistas salieron de sus posiciones, se quedaron con el efectivo y no han regresado aún. 

Si bien genera confianza el tema de que los laboratorios estén avanzados en el proceso del desarrollo y comercialización de la vacuna, nadie conoce, a ciencia cierta, un cronograma real o un plan de acción para su distribución. Por eso, los beneficios reales del incremento de los mercados ocurrido en octubre (antes de la segunda ola de COVID-19 y luego de la noticia de Pfizer) no son tan importantes. 

Otro tema que viene al caso analizar para comprender este “nuevo” panorama financiero, es que en la actualidad existen dos mercados. Por un lado están los sectores tradicionales, a -20%, desde el inicio de la pandemia; y, por otro lado, los GAFAs (los gigantes tecnológicos) que están al 70%. Esto genera un índice de ISP de -2%, ya que este toma en cuenta tanto a las industrias tradicionales como los GAFAs. Hay que considerar además que el Eurostoxx, no tiene industrias tecnológicas, sino solo las tradicionales, que están a -20% o -25%, por eso, el mercado no se puede analizar como una unidad y casi que se lo debe hacer sector por sector.

De esta manera, hay que analizar el futuro posible para cada uno de ellos. Los GAFAs, posiblemente se quedarán en un nivel alto, ya que la pandemia solo aceleró el crecimiento que ya había empezado previamente; en ese sentido no habrá un cambio significativo de hábitos, las personas no cancelarán su subscripción a Netflix porque salga a la venta la vacuna y las empresas quizás mantengan el teletrabajo, por eso el uso de Teams o Zoom se mantendría, por poner algunos ejemplos. Así que, si bien podría bajar un poco, igual estarán fortalecidos.

Al contrario, sectores como el de turismo o el de las aerolíneas que están a -50% o incluso -70% mejorarían luego que se comercialice la vacuna, sin embargo, habrá que preguntarse, cuánto tiempo se necesitará para que regresen al nivel pre-pandemia. Nadie puede predecir aquello, así que esta falta de visión deja a los inversionistas muy cautelosos, en un “túnel” en el que aún “no ven la luz” y en el que mantienen cash, que no les genera mucho rendimiento.

Finalmente, hay una tendencia que no podemos ignorar y es el poder económico de China. Poco a poco el gigante asiático está ganando relevancia por sobre Estados Unidos. La moneda china está siendo usada con mayor frecuencia en las transacciones internacionales y es porque su país la está impulsando y tiene el plan de imponerla como moneda internacional. En América Latina y en África ha negociado transacciones a largo plazo, en materias primas, con base en su moneda. Además, a diferencia de otros países, tiene un gobierno muy estable con planes claros a largo plazo. Así que, poco a poco, esta tendencia se va a imponer porque el país ya es el motor del mundo. Incluso con la pandemia, las estimaciones apuntan a que su economía crecerá un 2% frente a la contracción del 3% previsto para Estados Unidos.

  • La autora es directora de la Maestría en Finanzas, mención Mercado de Valores y Banca, de la UDLA.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *