CARGANDO

Escribe para buscar

La Cámara Portada

El Presidente de la CCQ recibe un reconocimiento por su defensa de las libertades, la democracia y la libre empresa

Compartir

El Directorio de la Cámara de Comercio de Quito mostró su respaldo al presidente Patricio Alarcón. Él fue denunciado penalmente por el INEC al difundir cifras de empleo y desempleo del país.

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

El Directorio de la Cámara de Comercio de Quito, que es el máximo órgano administrativo del mayor gremio del país, hizo un reconocimiento a Patricio Alarcón, quien es su Presidente. 

El motivo fue su lucha en favor de los emprendedores y empresarios de Quito y del país. Con propuestas dirigidas a varias instancias administrativas del Estado, con el único fin de buscar mejores días para el Ecuador, para el sector privado y la ciudadanía. Este reconomiento se produjo en medio de una denuncia penal impulsada por el INEC en contra de Patricio Alarcón por informar sobre las cifras de empleo y desempleo. Pese a las muestras de solidaridad y señalamientos de que la denuncia es un atentado a la libertad de expresión, el INEC no desiste de la demanda.

El director, Gonzalo González, reconocido jurista y líder del estudio jurídico Ecija-GPA, fue el encargado de presentar el reconocimiento al Presidente de la CCQ en la última sesión del Directorio, el miércoles.

A continuación reproducimos el discurso del Director González, quien destaca los principios y valores que atesora la CCQ desde su fundación en 1906, y el trabajo de su Presidente.  

“Tengo el honor y la satisfacción de dirigirme a este grupo de queridos amigos y distinguidos empresarios de este hermosa ciudad de Quito. Y lo hago con el mayor de los agrados, no solo porque hemos compartido momentos históricos e inolvidables en este Directorio de la Cámara de Comercio, sino porque -fundamental y prioritariamente- compartimos los mismos valores y principios, de defensa de la libertad, la democracia y la libre empresa.

Como decía Ortega y Gasset, en cada paso que damos en la vida pisamos cien senderos distintos. Sin embargo, como bien señalaba Séneca, el que logra empezar un camino lo tiene ya medio hecho. 

Y ese es precisamente el cometido y motivación de estas palabras, para reconocer en nuestro Presidente su indeclinable vocación de liderazgo de constancia y valentía al frente de esta noble institución, defendiendo con ahínco y con personalidad lo que cree, lo que entiende la razón y el sentido común, y, por consecuencia, lo que debería demandar la ciudad y el Ecuador.

Lejos estamos en la cultura ecuatoriana de reconocer los méritos de los otros, y esa ha sido quizás, en mi modesta opinión, el mayor de nuestros defectos. Ciudades divididas por cuestiones de regionalismo, individualidades que sumadas en objetivos comunes podrían generar propuestas ganadores, han privilegiado su vanidad e intereses particulares. 

Cuánto tiempo se hubiera ahorrado el Ecuador, si se hubiera entendido que sobre el interés particular de unos pocos y las vanidades de otros, está el interés del Ecuador, la necesidad de modernizar el Estado, de convertirlo en un medio para el bienestar general y el desarrollo y no como instrumento para enriquecer a unos pocos y fomentar el despilfarro y la corrupción.

Su lucha y su paso por esta institución, señor Presidente, querido amigo Patricio, ha sido ejemplo de valentía, desinterés y entrega, trabajo y presentación de propuestas, lucha inclaudicable contra la corrupción, venga de donde venga, pero sobre todo hablando alto y claro como hablan los valientes y verdaderos líderes.

Directorio de la CCQ. Foto: Archivo CCQ

Que no le importen las críticas destructivas, denuncias sin fundamento e incluso juicios incoados que usualmente son interesados, provienen de ese sentido de revancha sin causa o de complejos no superados. Quienes practican este tipo de actitudes y conductas no merecen respuesta, ni la más mínima preocupación, la indiferencia es siempre la mejor respuesta. 

Ellos que vivirán dando cuenta a su conciencia entre el infierno y el Purgatorio donde se encuentran los que de la vida no hacen sino una forma de existencia, los que esconden la mano y ni siquiera se representan, sino a quienes les mantienen o les pagan.

Por eso, señor Presidente, este acto es de suma importancia, porque reconoce su liderazgo y actuación al frente de este gremio, confirma y reitera nuestra solidaridad para con usted y sus actuaciones, cuente siempre con nosotros. Pero sobre todo, este acto destaca el sentido y compromiso de libertad con la que esta noble institución siempre ha actuado.

Reciba entonces este pequeño homenaje en nombre de sus amigos, directores y funcionarios de la Cámara de Comercio de Quito, que, parafraseando a Aristóteles, hemos de salir de esta fiesta ni sedientos ni bebidos. Que así sea.Muchas gracias.”.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *