Escribe para buscar

La Cámara Sub Portada

La CCQ, en su aniversario 115, reafirma la defensa del Estado de Derecho y de las libertades

Compartir

La Camara de Comercio de Quito celebró sus 115 años. En un acto solemne, al que asistieron unas 500 personas, ratificó su compromiso en defender la libertad económica y el libre comercio.

Fotos: Gianna Benalcázar – CCQ

Carlos Loaiza es el actual presidente de la Cámara de Comerio de Quito. Bajo su mandato se celebró, ayer, el aniversario de los 115 años de creación de la Cámara de Comercio de Quito. Que, ahora mismo, es el gremio empresarial más fuerte y representativo del Ecuador. 

Fue el acto inaugural de uno de los eventos por los 487 años de fundación de Quito, la Feria San Pancho. La capital celebra y la CCQ también. 

Carlos Loaiza, frente a un auditorio de unas 500 personas, donde estaban autoridades gubernamentales, municipales, directores de la CCQ, representantes de la Fuerza Pública, socios y asistentes a la feria, ofreció un discurso.

En su intervención agradeció a los expresidentes de la institución por el trabajo realizado. Además, recordó los cimientos sobre los que está construida la CCQ, la libertad económica e individual. Asimismo, destaco el apoyo de la Embajada de Estados Unidos para el progreso de la capital y el fomento del empleo.

A continuación, Criterios reproduce el discurso del presidente Carlos Loaiza por los 115 años de la Cámara de Comercio de Quito:   

“La Cámara de Comercio de Quito tiene una obstinación: ayudar a transformar esta ciudad, nuestra ciudad, en un lugar  para todos, en un lugar para ser felices. Es lo que busca cualquier ciudad: conformar una comunidad que sea trabajadora, solidaria, resiliente, tolerante, porque la gente hace la ciudad, no su historia, sus monumentos, o su topografía. Sus habitantes son los que aprenden de la historia, los que mantienen viva la cultura, los que se muestran capaces de superar una pandemia.

La ciudad de Quito tiene historia, cultura, personalidad. Debe recuperar sus valores permanentes y añadir a ellos la tecnología, la sostenibilidad, la competitividad, para llegar a convertirla en una “smart city”, pero con alma. 

Durante 115 años, la Cámara de Comercio de Quito ha trabajado con ese objetivo, ha sido su gran compromiso. La institución ha acompañado la historia nacional: 33 presidentes constitucionales; 76 gobernantes de toda clase, conservadores, liberales, populistas, militares, dictadores y encargados; algunos amigos de los empresarios y otros enemigos acérrimos. 

Pese a eso, la Cámara siguió su camino porque defiende principios y valores permanentes que   están por encima de las veleidades políticas. Quiero por ello hacer una mención especial y un   reconocimiento a todos los expresidentes de nuestro gremio. 

Ustedes fueron los artífices de ese camino, de ese nombre, de esa trayectoria que hoy nos permite celebrar los 115 años de servicio. Seguimos sus pasos y siempre, como nos caracteriza, emprenderemos nuevos proyectos aprovechando el ímpetu de una institución fuerte y respetable. 

El compromiso de nuestra cámara, la Camara de Quito es defender las libertades individuales que   nos corresponden como seres humanos, la libertad de asociación, la libertad de emprendimiento, la   libertad de comercio, la libertad de pensamiento y de información. Todo enmarcado siempre en el horizonte del desarrollo humano, de la solidaridad y la ética.

Cada tiempo tiene sus necesidades y sus prioridades. A nosotros nos ha tocado vivir una pandemia que nos ha impuesto nuevos retos. 

Junto a otras organizaciones de la ciudad, apoyamos a la ciudadanía en la contención de los devastadores efectos del COVID-19, por medio de la donación de alimentos, insumos médicos y generación de soluciones prácticas que favorecieron la economía de los más vulnerables. 

Instauramos el Comité Privado de Crisis de Quito que trabajó de forma transversal por el bienestar de la ciudad y de aquellos que habitan en ella. Durante 60 días priorizamos la labor de nuestras empresas y  organizaciones privadas, para gestionar ayuda enfocada, sobre todo, a ciudadanos ecuatorianos y extranjeros en estado de vulnerabilidad, priorizando su alimentación y salud.

Nuestra gestión no se detuvo. Pusimos a disposición del Comité Empresarial Ecuatoriano un fideicomiso para apoyar la exitosa campaña de vacunación impulsada por el gobierno nacional. Implementamos puntos de inoculación y aportamos con la donación de insumos médicos para dicho proceso. La articulación público privadada tuvo excelentes resultados con alrededor de 1 326 788 personas vacunadas en estas jornadas y 5 741 795 insumos donados. 

Otro tema de nuestro tiempo es el de la mujer, por eso tomamos la iniciativa de crear la Academia para Mujeres Emprendedoras que nació hace cuatro años con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos y que ha formado e impulsado a más de 1 000 emprendedoras en nuestro país.

Este proyecto ha permitido, incrementar los niveles de ingresos y los niveles de empleo, pero sobre todo, ha generado oportunidades para transformar vidas e impulsar la economía local en casi todas las provincias del país, llegando a estar entre las más importantes iniciativas del mundo. Este proyecto ha merecido reconocimientos internacionales. Recientemente estuvo entre los proyectos finalistas en la competencia de cámaras de comercio, en Dubai, y es un ejemplo que se replica en más de 70 países. Es, por lo tanto, un orgullo para nuestra Cámara y para el país.

Permítanme también mencionar el programa para la Generación de Empleo Joven que llevamos adelante junto a Children International. Con quien capacitamos a jóvenes de escasos recursos para dotarles de herramientas y habilidades que les den oportunidades para el mercado laboral. Son ya 6 000 jóvenes los beneficiados. 

Con esto quiero recordarles la importancia que tiene la Cámara de Comercio de Quito no solo por sus años de trayectoria, sino por las huellas que deja año a año con su trabajo comprometido. Cada año de celebración es un año de más trabajo, de más entrega y de más ideas en favor de la ciudad y del país. 

Para lograrlo siempre será fundamental esa articulación que la buscamos cada vez para llegar con más y mejores noticias para el Ecuador. 

Somos parte de la conformación de la Comisión de la Ciudad, instancia multidisciplinaria que agrupa a la academia, gremios, medios de comunicación, sociedad civil y más actores de la sociedad para delinear el camino de nuestra capital no solo en el corto plazo, sino en el largo plazo, más allá de banderas políticas y gobiernos locales de turno. Esta iniciativa es clave para reconstruir Quito e impulsarla al futuro. 

Desde que estamos pensando qué es una ciudad, qué ciudad queremos y nos involucramos en la planificación, ya estamos generando desarrollo porque sus habitantes están generando un sentido de pertenencia y todas las energías negativas y el resentimiento se canalizan positivamente en la construcción comunitaria de nuestra capital. 

Este trabajo transversal es posible gracias a la colaboración público-privada y el fortalecimiento entre privados que hoy, por ejemplo, logra cristalizar en esta Feria San Pancho de Quito. Proyecto que busca dar un paso clave para la reactivación que tanto necesita nuestra ciudad y como un preámbulo del Bicentenario, el próximo 24 de mayo. 

Quito representa el 25% del PIB a nivel nacional, esta cifra demuestra la importancia que tiene en la economía del país y por eso su recuperación es fundamental. Por eso era también fundamental superar la etapa de estancamiento y corrupción que estábamos viviendo. Nosotros empeñamos  todos los recursos de la ley y de la democracia para devolver la gobernabilidad que tanto necesitaba nuestra ciudad.

La Cámara de Comercio de Quito siempre defenderá el sistema democrático, el respeto entre las distintas funciones del Estado y la sumisión a la voluntad popular expresada en la urnas. Defenderá siempre el deber y el derecho a gobernar de quien resulte elegido por el voto popular y siempre se opondrá a los partidos y grupos que pongan intereses personales por encima del bien común. Jamás aceptará como política válida la política del reparto, la violencia y la corrupción.

La Cámara de Comercio de Quito tiene una historia de 115 años, pero ese pasado hoy se irradia en el presente y se proyecta al futuro para trabajar con los cimientos necesarios para impulsar el desarrollo del Ecuador, un Ecuador más competitivo, un Ecuador que fomente los negocios, con integridad y transparencia. 

No hay gremios grandes o gremios pequeños, sino sueños grandes y sueños pequeños, y, sin duda, nuestros sueños son grandes y estamos completamente comprometidos para alcanzarlos. 

Cada año de celebración del aniversario de Fundación es para la Cámara de Comercio de Quito un año más de trabajo y un nuevo compromiso por cumplir los retos permanentes y los retos que demanden los nuevos tiempos.

Muchas gracias”.

La historia de la CCQ y el futuro

Hace 115 años varios comerciantes quiteños se reunieron en las primeras oficinas del Banco del Pichincha. Allí crearon un gremio que los representara y luchara por la libertad ciudadana y económica frente al gobierno central. 

La CCQ nació en un ambiente de plena ebullición política y económica a nivel nacional e internacional. En 1906, el general Eloy Alfaro perpetró un golpe de Estado que le devolvió el poder, al mismo tiempo se creaba diario El Comercio, el ferrocarril avanzaba rápidamente, el teléfono a larga distancia se instalaba en Quito, ocurrió el milagro de La Dolorosa… 

Más de un siglo después este gremio sigue presente en la vida nacional, es protagonista en los asuntos coyunturales y se renueva día a día para ofrecer a sus socios los mejores servicios y productos que los ayuden a concretar negocios. Sus cimientos siguen fuertes luego de 115 años.

Desde el inicio de sus actividades, la CCQ ha estado encaminada a defender el libre ejercicio del comercio, la libertad económica, competitiva y solidaria. Es ajena a todo acto, ideología o actividad que no guarde relación con sus fines.  

Pero, además, la CCQ vela por la vigencia del Estado de Derecho, el imperio de la ley, el derecho y la seguridad jurídica. Esto convierte a esta institución en un guardián de las libertades del país.   

La CCQ también ofrece a sus socios servicios de primer nivel. Cuenta con el mejor Centro de Arbitraje y Mediación del país y la Escuela de Negocios, con la oferta académica más completa.

Hace una semana, estuvo entre las mejores cámaras empresariales del mundo. Su proyecto emblemático, AWE, fue reconocido como uno de los mejores proyectos empresariales, ya que generan trabajo. La CCQ estuvo compitiendo con países de todos los continentes.  

La CCQ, en el 2022, tiene ambiciosos planes para sus socios y para la Capital. Uno es la Comisión de la Ciudad, de iniciativa exclusivamente ciudadana, que buscará darle un mejor futuro a Quito. Este organismo cuenta con el apoyo de varias organizaciones ciudadanas. Y será presentado en los próximos días.  

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *