Escribe para buscar

La Cámara Noticias

Emprender, un reto para cuidar el medioambiente

Compartir

El cuidado del medioambiente es el enfoque de la idea de negocio de Eva Chicaiza, una mujer emprendedora que apuesta por el compostaje de residuos orgánicos como un factor clave para el mejoramiento de la calidad de vida de los ecuatorianos.

Fotos: Freepik

La problemática del deterioro del medioambiente es una realidad latente en todo el mundo. El cuidado del medio ambiente es un tema que intenta ser impulsado desde diferentes frentes, a través de la creación de conciencia, así como de responsabilidad en la sociedad.

En el Ecuador, según el Instituto de Estadísticas y Censos INEC, la mayor cantidad de residuos sólidos que se producen en el área urbana corresponden a residuos orgánicos (56%), mientras que los inorgánicos representan el 44%.

En el marco legal, Ecuador posee varias políticas públicas en torno al cuidado del medio ambiente, como:  la Ley de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal, la Ley Orgánica de Economía Circular Inclusiva, la Ley Orgánica para la racionalización, reutilización y reducción de Plástico de un solo uso, la Ley Orgánica de Emprendimiento y la Normativa nacional e internacional para medición de huella de acuerdo a requerimiento de cliente. Todas estas leyes han significado un avance en torno al control y a las soluciones para mermar las afectaciones al medio ambiente, sin embargo, también existen alternativas impulsadas desde la sociedad civil que han tomado relevancia en los últimos años.

Descubre la provincia que más basura produce aquí

Para Sumac Sandoval, Ingeniero Ambiental, el tema de la conciencia medioambiental siempre ha estado ahí. En algunos espacios se ha implementado con mayor fuerza que en otros, pero se han intentado realizar prácticas alternativas como la agroecología, la permacultura o el compostaje.

Emprender: Dar el salto

Los motivos de las mujeres para emprender pueden ser diversos, en el caso de Eva Chicaiza consiste en un ejercicio de superación personal y aporte a la sociedad.  Eva es administradora de empresas, con una maestría en Gestión integral, medio ambiente, calidad y responsabilidad social corporativa. Siempre estuvo muy comprometida con el tema del cuidado del medioambiente, pero fue un video el que avivó su curiosidad acerca del tratamiento de residuos orgánicos mediante el compostaje.

Posteriormente, Eva se dedicó a indagar más en el tema y llegó a la conclusión de que el incorrecto tratamiento de los residuos orgánicos provoca la contaminación del aire, agua y del suelo.

Foto: Ricardo Bautista – CCQ

De allí surge la idea de emprender un negocio que realice compostaje. En Quito, se han impulsado varias iniciativas en torno a esta temática; sin embargo, Eva destaca que las familias de nivel medio y medio bajo no pagarían por este servicio. Debido a esto, Eva considera su enfoque de negocio en reciclar los residuos orgánicos, trabajarlos y transformarlos en abono orgánico para después comercializarlo a agricultores que lo requieran.

La iniciativa de emprender requiere de formación y apoyo para empezar a concretarse. Eso es lo que Eva Chicaiza encontró en el programa We3A, implementado por la Escuela de Negocios de la Cámara de Comercio de Quito. “WE3A me ha marcado, porque conozco la realidad de otras mujeres; me ha ayudado a salir de mi burbuja. Las historias que presentan son sobre mujeres que afrontan diversas situaciones y deciden hacer realidad sus sueños. Lo que me ha marcado es el factor humano” destaca Eva. 

Pequeños pasos y diferentes perspectivas para cuidar el medioambiente

En el 2020, el Ministerio del Ambiente y Agua presentó el Manual de aprovechamiento de residuos orgánicos municipales. Este manual significó un acercamiento más concreto hacia las soluciones viables que se promueven como parte de las alternativas dentro de la fuerte contaminación en Quito y en varios municipios. En el Distrito Metropolitano de Quito, el relleno sanitario de El Inga ya presentaba una repotenciación, pues este relleno recibe unas 2.200 toneladas de basura diariamente, cifra que aumentó durante la pandemia. Sin embargo, para el año 2022 la solución definitiva con respecto a este depósito todavía no ha sido emitida por parte de las autoridades, pese a los reclamos de las poblaciones afectadas.

Entérate más sobre la situación del relleno sanitario en El Inga

Frente a la propuesta del Manual de aprovechamiento de residuos orgánicos, Lilyan Yépez, experta en sostenibilidad y CEO de Soy Responsable, sostiene que se debe trabajar en el compromiso que se tiene en torno a su aplicación, mediante la mención de los beneficios que promueve. “Si hoy tengo una ley o manual, debo sacarle el mejor provecho. No quedarme solo en la ley, sino buscar alternativas y alianzas. Hoy en día, las empresas que son responsables lo están siendo no porque les exige la ley o porque van a obtener un premio, sino porque se están dando cuenta de que es la única manera de permanecer en el tiempo, puntualiza Yépez.

El impulso de las prácticas conscientes en el cuidado del medio ambiente gira en torno al rol de las empresas y de los hogares. Para Sumac Sandoval, los hogares son un factor clave desde donde se pueden plantear diferentes alternativas que, a futuro darán resultados. “Las diferentes alternativas como el compostaje, se las pueden realizar desde el hogar y no esperar a que el municipio se haga cargo de nuestra basura cuando nosotros podemos procesarla”, añade Sumac.

¿Por dónde empezar?

La cultura medioambiental ha tomado relevancia en el país en los últimos años, debido a los grandes cambios que se han visto en torno al cambio climático y a la contaminación del agua, suelo y aire. Pese a ello, se puede decir que la adopción de esta cultura depende de varios factores en el contexto nacional.

Para Samantha Tipán, Socióloga con mención en desarrollo, el factor económico sí es relevante al momento de promover esta cultura en el Ecuador. Las personas con un ingreso mínimo no tienen como prioridad el cuidado medioambiental, debido a su condición de carencia. Sin embargo, otro factor clave por el que se podría empezar es la educación. “Yo le apostaría a la educación en cuidado medioambiental primero en los hogares, luego en las escuelas y también en las prácticas barriales. La idea está en que la educación vaya de la mano con iniciativas de la sociedad civil en los espacios de consumo”

En este mismo plano se sitúa Lilyan Yépez, quien además recalca el rol de las empresas como un aporte para la adopción de la cultura medioambiental.  “La familia es donde uno adquiere los mejores hábitos. Por otra parte, la empresa tiene colaboradores que son líderes de hogares y si se empieza a formar hábitos ahí, ese líder va a transmitirlos a su casa. Tiene que ser en ambas direcciones”.

La perspectiva se puede ampliar una vez que se ha adoptado una conciencia sobre la importancia de proteger el medio ambiente y al entender que el factor humano es principal e indispensable. Sumac Sandoval menciona: “si las iniciativas son sostenibles y rentables se puede generar ingresos para mejorar el barrio o generar fuentes de empleo para algunas familias. La capacitación y concientización es importante, pero también el buscar aliados. Se necesita un buen equipo que sostenga mientras el proyecto se levante”.

Eva Chicaiza planea empezar por la familia.  “La persona del hogar lleva estos hábitos a la empresa y los hijos, a los colegios. Si educamos a las personas, esa cultura se traslada a donde vayan. Yo me acercaría a los vecinos y barrios para que me conozcan. La idea es ir de puerta en puerta para preguntarles si quieren participar, porque hay que indicarles el procedimiento”.

Generar el cambio

Los retos están siempre ahí, ya sea a nivel personal o a nivel de sociedad; para Eva Chicaiza, esta vez el reto se da en ambos sentidos. Impulsar una conciencia medioambiental en el país mediante el compostaje de residuos orgánicos es un reto que ha asumido al participar en el programa We3A y con ello obtener su plan de negocios.

Empezar con pequeños cambios es la clave para avanzar en este proceso. Samantha Tipán, recalca que es importante cambiar primero los hábitos de consumo, “no sirve de nada reciclar, si vas a consumir 50 botellas todos los días”. Se trata de tomar conciencia de que las acciones van a tener un impacto, ya sea a corto, mediano o largo plazo.

Emprender como cuidar del medio ambiente se tratan dar el salto para generar el cambio. Un cambio que puede empezar asumiendo el reto y la responsabilidad en las pequeñas cosas.

Contenido relacionado

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *