Escribe para buscar

Empresa Noticias

El líder post pandemia

Compartir

El 2020 cambió las estructuras empresariales. Y eso forjó nuevos liderazgos. Conozca a lo que se enfrentan.

Foto: Freepik

El 2020 nos llevó a tomar fuertes decisiones a nivel empresarial. Varias empresas lograron diversificarse y ofrecer otro tipo de productos y servicios que iban acorde a las necesidades del mercado. Aquellas que han logrado sobrevivir, y algunas hasta crecer, difícilmente vuelvan al core business que las hizo famosas. El mundo cambió.

Esto nos obligó, también, a modificar la estructura de la empresa. La forma de comunicarse es distinta, los perfiles de puestos cambiaron, las necesidades de los empleados se afectaron y, con esto, el tipo de liderazgo que una empresa necesita es claramente otro. 

La pandemia y el teletrabajo pusieron a prueba muchas de nuestras habilidades y también nuestros límites. ¿Qué tan dispuestos estamos a colaborar con la compañía bajo los nuevos lineamientos que tiene? Este es el trabajo más importante del nuevo líder post pandemia. 

Sabemos que el COVID-19 agudizó los problemas que ya se vivían internamente en las organizaciones. Las deficiencias no solo económicas sino de liderazgo nos llevan a plantearnos que tipo de líder necesita nuestra empresa hoy en día. Para lograr el apoyo del personal y manejar correctamente la resistencia al cambio hablamos de teorías en las que se manifiesta que los rechazos se deben a los hábitos, a la percepción, al miedo a lo desconocido y al apego a la estabilidad y a lo conocido. Sin embargo, el 2020 nos demostró que lo que más nos faltaba es empatía y transparencia. 

Muchos empleados se sintieron desprotegidos o sobrecargados durante el teletrabajo, pero es que el nuevo líder desconocía la mejor forma de acercarse a ellos con las nuevas limitantes. Además, no sabía la realidad de cada uno porque muchos temas personales no se topan en el ámbito profesional. Sin embargo, con las nuevas reglas de juego nos dimos cuenta que es importante saber más del empleado para poder adaptar sus horarios, objetivos y formas de trabajo. 

El mayor deseo de los empleados es tener flexibilidad y seguridad. Esto implica mantener el teletrabajo por varios días a la semana y que las instalaciones de la empresa brinden seguridad para prevenir los contagios. Por más que hemos intentado separar lo personal de lo profesional, con el confinamiento vimos la estrecha relación y el impacto en el rendimiento de ambos ámbitos si alguno no funciona correctamente. Es por eso que el nuevo líder post pandemia debe estar más cerca de sus colaboradores, buscar maneras de que pese a las normas de bioseguridad puedan tener momentos de distracción y sociabilización entre los compañeros de trabajo. 

Por otro lado, la transparencia es otra cualidad muy valiosa. El saber las verdaderas intenciones de los directivos, el futuro de la empresa, las perspectivas deben ser más que nunca comunicadas a todos los empleados y de manera constante. Nos dimos cuenta que en un año pueden cambiar muchas cosas. Cada nueva decisión tiene un contexto distinto y que ese mismo contexto debe ser comunicado en el lenguaje apropiado para cada tipo de empleado de manera periódica. Hacerlo a principios de año como normalmente se acostumbra es muy lejano porque la dinámica del mundo, ahora, es mucho más cambiante. 

Como líderes entendamos que flexibilidad no implica debilidad. Se puede ser recto y estricto, pero también flexible. El líder de estos días debe tener el criterio suficiente para saber cuánto pueden darse excepciones con el fin de que a mediano y largo plazo el compromiso, el rendimiento y la motivación vayan en aumento. 

Hay temas que la misma transparencia nos obliga a ser inflexibles porque son los no negociables de una empresa. Es importante definir eso para saber cuando si se puede dar flexibilidad y cuando realmente no. Estos no negociables pueden ser la integridad por ejemplo para que sobre ese hecho no habrán excepciones pero quizás sí sobre el horario de trabajo. El gran beneficio de la pandemia es que nos demostró que tan empáticos queremos ser porque pese a estar en el mismo techo todos vivimos una misma situación de distinta manera.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *