Escribe para buscar

Empresa Lo Destacado Noticias

Emprendimientos con causa

Compartir
Responsabilidad Social

Una de las maneras de enfrentar esta etapa de nuestras vidas es la economía solidaria. Esta privilegia las causas antes que los réditos.

Foto: @PeopleCreations – Freepik

Todos estamos preocupados por salir de esta grave crisis económica que vivimos. Sin embargo, pocos han pensado que para salir de la crisis económica debemos salir a la par de la crisis emocional que vivimos. 

Tantas personas que han pasado desempleados tienen miedo de empezar a trabajar porque su autoestima se deterioró en este tiempo de inestabilidad. Muchos hogares se fraccionaron y tanto parejas como hijos no han podido expresar su dolor por hacer frente a las otras crisis que debían afrontar. Cuántas personas no han podido vivir el duelo a su manera tras la muerte de familiares y amigos. Otras, en cambio, han enfrentado distintas formas de injusticia sea en el acceso a medicinas, a la justicia, a la educación entre otras. Todas estas cargas emocionales que no han podido ser digeridas porque el hacerle frente a las necesidades básicas no nos ha permitido prestarle atención a nuestra salud emocional. Pero esta ha debilitado nuestra confianza en nosotros mismos, nuestra capacidad de adaptarnos a los cambios y, por ende, la solución para salir de la problemática económica está en afrontar esos miedos emocionales. 

Hemos descubierto que el descuidar la vida en comunidad es el primer error que hemos cometido. Por mantenernos en nuestras propias burbujas descuidamos nuestro entorno. Recién en el confinamiento descubrimos y entendimos la vida de nuestra comunidad. Por ejemplo, que hay una panadería de una familia emprendedora a quienes este negocio les permite sacar adelante a sus hijos y nietos. Las desigualdades y tristes realidades que hemos visto en las calles y en las noticias a muchos nos han tocado el corazón. 

Si hacemos una simple pregunta, ¿cuántos de nosotros hemos optado por hacer pequeñas compras locales sea por comodidad o por conciencia? Buscamos comprar en lugares que se demuestren auténticos y ya no solo en los grandes almacenes que ya tienen una fuerte estructura que los sustenta. Es por eso que vemos más marcas locales que han crecido en esta época y es gracias a quienes han decidido ponerse al Ecuador en el corazón por convicción. Puedo asegurar que esto dio más efecto que la millonaria campaña de “All you need is Ecuador”. 

Estoy convencida que los emprendimientos con una causa social son los negocios que van a mover la economía. La población joven está buscando compras con propósito. Es su manera de contribuir con la comunidad. 

Veíamos bastante lejanas iniciativas como la de los zapatos Toms, aquella marca norteamericana que regalaba un par de zapatos a niños de escasos recursos en Argentina por la compra de los suyos. Pero podemos decir que orgullosamente en Ecuador están naciendo este tipo de empresas.

Por poner ejemplos tenemos a los sombreros Valdez, que brindan educación a mujeres indígenas por la compra de algunos modelos de sombreros. También tenemos al Café de la Granja, una cafetería de las mamás de los niños con cáncer de la Fundación Cecilia Rivadeneira que busca apoyar a estas familias a través de la venta de desayunos. Este intercambio justo es lo que nos permitirá salir de todas las crisis bajo un mismo paraguas. 

De hecho, se mueve el dinero, mejoramos la calidad de vida de grupos vulnerables, apoyamos con un granito de arena a la autoestima, a la confianza y a la esperanza de estos grupos y de quienes estamos por un momento en la condición de dar y no de recibir. La caridad por fin dejó de estar de moda. 

Los ecuatorianos somos fuertes y capaces, pero nos hemos roto en muchos pedazos. Por ello, es necesario que la fragmentación se condense en una economía solidaria que piense en las causas antes que en los réditos. No porque estos últimos no sean importantes sino porque sin tener un sentido de pertenencia los réditos no serán sustentables en el largo plazo.

Debemos fomentar una sociedad más solidaria y estas son las oportunidades de hacerlo mientras vamos generando empleo y dinamizando la economía. Todos necesitamos salir y enfrentar nuestros miedos; lo haremos si sabemos que enfrentando nuestras propias inseguridades generamos confianza en otros.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *