CARGANDO

Escribe para buscar

Empresa Noticias

La madera de balsa ecuatoriana es clave para el futuro de las energías limpias

Compartir

Ecuador lidera la exportación de esta madera en el mundo. Su uso está relacionado con el impulso de las energías renovables. Un informe.

Foto: @wirestock – Freepik

El país, durante la pandemia, tuvo una caída fuerte en sectores que históricamente han sido los principales rubros de entrada de ingresos al Ecuador. La caída del precio del petróleo y la reducción de las exportaciones implicó un fuerte desbalance en el presupuesto del Estado. 

Sin embargo, en medio de este fuerte golpe para la economía ecuatoriana, el potencial de las exportaciones no petroleras o no tradicionales empezó a evidenciarse, pues, algunos sectores incrementaron sus ventas durante la pandemia. Uno de ellos es el sector de la Industria Forestal, la misma que se impone como un nuevo referente de las exportaciones ecuatorianas no petroleras.

Fotos: Cortesía AIMA y Unik Ecuadorian Desing

Según un informe del Departamento de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Quito, en el periodo de Enero – Agosto, el sector de la industria forestal tuvo un crecimiento del 104% en sus exportaciones. El principal responsable de este crecimiento es la producción de la madera balsa, utilizada en la aeronaútica, industria naviera y, especialmente, en la industria generadora de energía eólica que, según Christian Riofrío, director de la Asociación Ecuatoriana de Industriales de la Madera (AIMA), sería el destino del 95% de la producción nacional. Actualmente, Ecuador es el país que lidera la producción de la madera balsa a nivel mundial.

La demanda de este producto viene principalmente de China, que se encamina a liderar uno de los proyectos de energía renovable más ambiciosos del siglo, al lograr el objetivo de la neutralidad de emisiones de carbono de ese país para 2060. El país asiático, es el mayor contaminador mundial generando más de un cuarto de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. No obstante, es también el mayor inversor en proyectos de energías renovables.

El pasado 22 de septiembre, en la Asamblea General de la ONU, Xi Jinping, presidente de la República Popular China, recalcó su adhesión e importancia sobre el Acuerdo de París de Cambio Climático como el rumbo general a seguir para la consecución del desarrollo verde bajo en carbono. De hecho, China aumentará sus contribuciones y adoptará políticas y medidas más efectivas para reducir sus emisiones de CO2 antes de 2030 y materializar la neutralidad de carbono antes de 2060. 

La balsa ecuatoriana está dotada de características únicas en su tipo. El piso climático en donde crece el árbol de balsa le proporcionan una ligereza peculiar, es la más liviana que existe, incluso más que el corcho. Esta peculiaridad la hace perfecta como componente de las aspas de los aerogeneradores de los parques eólicos. La balsa tiene un periodo de crecimiento para su aprovechamiento de cuatro a cuatro años y medio, y crece naturalmente sin una mayor inversión de cuidado. Por eso, para Christian Riofrío la producción de esta madera se traduce en el aprovechamiento de materia prima renovable para la producción de energía limpia.

En el 2018, las exportaciones de balsa era de apenas USD 127 millones, no obstante, el 2019 rompió récords históricos de exportaciones con USD 219 millones. Pero la gran sorpresa fue que en el primer semestre de 2020, época crítica por el desarrollo de la pandemia. Las exportaciones, según datos de AIMA, llegaron a los USD 225 millones.

Para el Presidente de AIMA, la industria de balsa básicamente reacciona frente a la demanda. “Si China se detiene, se detiene nuestra producción pero, si su demanda se dispara, también lo hace la nuestra”, asegura el representante del gremio. Esta sobredemanda, además de los resultados positivos para el sector, ocasionó un disparo de los precios de la madera, y con esto problemas como la explotación de madera ilegal de personas que no tienen el conocimiento técnico adecuado para la tala, tratamiento y producción adecuada de esta madera. Esto ocasionaría, según Riofrío, que exista un oportunismo por su demanda en el mercado, que afecta a las comunidades y a las empresas que realizan actividades de aprovechamiento legal de los bosques.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *