Escribe para buscar

Empresa Noticias

¡10 mandamientos para estar listo antes de emprender!

Compartir
Emprendedor

¿Existe un emprendedor sin miedo? ¡Obvio no! Pero sí hay emprendedores mejor preparados.

Emprendedor
Foto: @Pressfoto – Freepik

La decisión de empezar un negocio propio, ya sea por necesidad u oportunidad, es sin duda compleja; se compone de emociones y circunstancias que rodean al emprendedor donde el mayor factor, tanto de fracaso como deserción del proyecto en etapas tempranas, es la incertidumbre.

Existe un miedo generado por la falta de comprensión del mercado, acceso limitado a herramientas o conocimiento adecuado para el desarrollo y crecimiento de la microempresa,  capital personal que entra en riesgo sin garantías de devolución, o simplemente ofrecer un servicio o producto que no tenga las características adecuadas para generar interés en ningún mercado, es decir, que no se venda, en ese sentido, la visión del dueño de la futura empresa prima para generar la resiliencia adecuada al negocio desde el principio, por eso existen “mandamientos” antes de emprender, que deben ser considerados previo al arranque de esta importante aventura que bien puede traer grandes beneficios a la vida de un individuo o transformarse en un estruendoso fracaso.

Emprender dejó de ser cosa de adultos… niños y jóvenes se suman a esta ola

Según datos publicados por el INEC en 2020, el 90% del sector empresarial está conformado por microempresas, es decir, negocios que tienen menos de 10 empleados y reportan facturación igual o menor USD 100 000 al año, fomentando plazas de trabajo, recaudación tributaria y encadenamiento productivo.

Sin embargo, pese a su innegable importancia social y económica, el 80% de las microempresas nacientes en Ecuador fracasan en su etapa inicial, en otras palabras, antes de alcanzar tres años de operación con el negocio, de  acuerdo a cifras levantadas por el Monitor de Emprendimiento Global (GEM, 2020).

Este tiempo de resistencia es cada vez menor debido a las hostiles condiciones que presenta Ecuador en la actualidad para el desarrollo de negocios, como la falta de acceso a créditos, además de la continua inestabilidad política; no obastante, existen pequeños negocios exitosos, en camino a consolidación corporativa,  que se siguen desarrollando y esto se debe a la capacidad de análisis y decisión de sus dueños, tomando en cuenta las siguientes recomendaciones:

Conocerás los mercados con más potencial:

¿Un emprendedor debe crear un producto/servicio y buscarle clientes o escuchar al cliente y darle lo que ya pida? Esta es una de las preguntas más habituales en el desarrollo de una idea de negocio naciente; en ese sentido, es necesario recalcar que el consumo constante de un mercado es lo que garantiza el éxito de una empresa, por ende es necesario identificar preliminarmente las necesidades de nuestros potenciales clientes y adaptar nuestra idea de negocio a las mismas, por ejemplo, los tamaños de presentación del producto, sus costos, posibles ofertas, canales de promoción, entre otros, son factores que exige el cliente, que el futuro empresario debe considerar antes de empezar a operar para tener mayor probabilidad de éxito.

Serás ambicioso:

La visión del empresario, es decir, a donde quiere llegar con su proyecto, es definitorio para la verdadera posibilidad del emprendimiento en convertirse en empresa. Si la intención al momento de iniciar es sobrevivir y ver qué pasa, concentrados en solamente el ajetreo del día a día, el destino del negocio no será claro, por ende no tendrá un camino de crecimiento y posiblemente fracasará. Una visión exponencial y los objetivos claros, tanto a corto, mediano y largo plazo, diferencia a los grandes empresarios de los pequeños.

Desarrollarás una idea:

No existe nada nuevo bajo el sol. Ningún producto o servicio que se pretenda comercializar es completamente nuevo en el mercado, todo deriva de experiencias previas similares, con su respectivo desarrollo e innovaciones. Considerando que el conocimiento base necesario sobre el producto o servicio en el que se pretende emprender está disponible, es responsabilidad del empresario dedicar las horas suficientes para el desarrollo de su idea de negocio, de esta manera se pueden definir procesos y ajustes, sobre la manufactura  y comercialización, para evitar desperdicios y maximizar ganancias.

Te beneficiarás del conocimiento de otros:

La experiencia, errores y éxitos de otros empresarios que previamente incursionaron en el sector donde el emprendedor pretende iniciar su microempresa, es conocimiento invaluable que sirve de guía para toma de decisiones en las distintas etapas del negocio, sobre todo la inicial. Para acceder a este conocimiento es necesario investigar en internet y redes sociales aquellas empresas que tienen un giro de negocio igual o similar al del emprendimiento pretendido e identificar sus mejores y peores prácticas para considerarlas en el modelo de operación del emprendimiento.    

Sacarás partido de las nuevas tecnologías:

La pandemia y el vertiginoso desarrollo comercial que ha fomentado las redes sociales, demandan de la tecnificación por medio de herramientas digitales de la gestión empresarial desde que empieza, tanto en su administración, operación, manufactura y comercialización. En la actualidad un negocio que desea crecer y ser autosustentable en el tiempo requiere empezar sus operaciones con las herramientas adecuadas que faciliten su gestión.

Ningún empresario que lleva la contabilidad a mano tiene una empresa de la que presumir por sus ingresos, por eso hay que identificar un sistema de contabilidad adecuado, definir canales de venta digitales, protocolos de servicio al cliente que puedan ser evaluados, entre otros.

Te diferenciarás del resto:

Las microempresas suelen pensar que el trato personalizado y la calidad del producto  son una forma de agregar valor al cliente, pero no se dan cuenta que en las condiciones actuales del mercado, estos son requisitos mínimos que demandan los mercados para apenas considerar a la empresa; es entonces cuando el concepto de valor agregado debe ser incluido en nuestra propuesta de negocio, para tener mejores posibilidades de competir.

Hay varias formas de agregar valor a nuestro producto o servicio, por ejemplo, los mercados millennial buscan responsabilidad social atrás de su consumo, en ese sentido el emprendedor debe evidenciar que su producto sirve de alguna manera para la sostenibilidad de su entorno; por otra parte, existen productos de comercialización masiva como la comida rápida, que con una salsa adicional ya se diferencia del resto; cada producto o servicio requiere de valor agregado que debe ser definido por las necesidades o requisitos que pone el consumidor y el empresario debe comprender para tener mayores posibilidades de venta.

Te formarás a ti y a tu equipo constantemente:

Toda empresa, no importa su tamaño, requiere de procesos de mejora continua para mantenerse vigente y competitivo en el mercado; los emprendedores deben identificar aquellas áreas que carecen de herramientas y conocimiento dentro de su empresa y actuar de forma inmediata antes de que la falta de capacidad le haga daño, luego promover el fortalecimiento de la empresa con capacitaciones, talleres de trabajo, seguimiento continuo, etcétera.

Trabajarás en equipo:

Ningún negocio importante en la actualidad se construyó a base del esfuerzo de una sola persona; todos requirieron de un socio, un contador, un asesor comercial, un productor, un operador, un proveedor, un jefe, etcétera; por eso la capacidad de liderar, organizar y delegar es fundamental desde el primer día. Si la persona es desconfiada y desorganizada ese negocio no tiene futuro.

Para que esto no suceda es necesario definir qué departamentos deben ser creados para el correcto funcionamiento de la empresa emergente con sus responsabilidades bien delimitadas, estas definiciones ayudarán a delegar y evaluar funciones de acuerdo a sus aportes positivos para el negocio de forma continua, generando mayor resiliencia al emprendimiento.

Estudiarás a la competencia:

Todos los días la competencia está pensando como captar más clientes y mejorar sus ganancias, esto se traduce en estrategias lanzadas al mercado que se visibilizan por medio de las redes sociales y los medios de comunicación; el emprendedor debe estar pendiente de esas estrategias puesto que podrían ser muy funcionales para su negocio, por otra parte podrá identificar acciones equívocas emprendidas por sus competidores que también le enseñarán que no hacer

Serás feliz con tu negocio:

El inicio de un negocio es sin duda sacrificado, lo que pone a prueba la fortaleza mental y  emocional de todos los involucrados en el proyecto;  por eso las personas deben emprender en algo que les guste, divierta, conozcan o apasione, así será más fácil manejar fracasos propios del inicio de un negocio, poco o nulo ingreso económico y todas las adversidades que aparezcan, sin perder de vista el objetivo.

Ser feliz con tu negocio, más allá de los ingresos que genera, es una filosofía que genera crecimiento exponencial en las empresas puesto que la motivación nace de algo más profundo que la necesidad o el materialismo y motiva al crecimiento constante.

La actual situación del país, que luego de la importante crisis económica que nos deja la pandemia de la COVID-19, donde se perdieron más de 700 000 empleos formales de acuerdo a cifras del Ministerio del Trabajo en 2021, reta a las personas que cohabitan en Ecuador a ser más creativos y organizados para la generación de recursos.

Esta responsabilidad pone al emprendimiento y la microeconomía ecuatoriana en un puesto relevante respecto de las alternativas que se pueden tomar para disminuir el desempleo y la pobreza; para esto, el entorno y la política pública productiva requieren de mucho trabajo y tecnificación aún, sin embargo, como se mencionó anteriormente, existen ya microempresas que han logrado ser sustentables y sostenibles en el tiempo, además de generar plazas de empleo y posibilidades de inversión; no existe una receta mágica para emprender sino una visión correcta.

Lo que hubiera querido saber antes de emprender

La Cámara de Comercio de Quito (CCQ), el gremio más grande del país, consciente de las necesidades del emprendedor, cuenta entre sus servicios capacitación formal con metodología exclusiva para emprendimiento, acceso a herramientas físicas y digitales que permitan la operación adecuada de la empresa, canales de difusión y promoción, además de asesoría especializada para microempresas; el inicio de un negocio puede ser más simple, menos riesgoso y con mayores garantías con el conocimiento y los aliados adecuados, para lo que existen gremios comprometidos como la CCQ que está al servicio del microempresariado del país.

  • Sebastián Chiriboga: Máster en emprendimiento y gestión empresarial, graduado en España de la Universidad de Alicante, ha trabajado como mentor de emprendedores desde el 2016 con el fin de promover el desarrollo microeconomías familiares a través del autoempleo ; colaborando con importantes organizaciones como la Secretaría del Gitano en España y Hungría, así como especialista de emprendimiento e innovación en la Cámara de Comercio de Quito.

Te podría interesar

Etiquetas:
Artículo anterior
Siguiente artículo

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *