CARGANDO

Escribe para buscar

Empresa Noticias

Y usted… ¿Va por el buen camino?

Compartir

La temporada de Semana Santa es apropiada para pensar, meditar y reflexionar sobre lo que estamos haciendo en la empresa. Lea este análisis.

Foto: @WireStock – Freepik

La actual temporada de Semana Santa es muy apropiada para pensar, meditar y reflexionar sobre lo que estamos haciendo, porqué lo estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo. Por ejemplo: ¿Está dirigiendo a su empresa por el buen camino?

Para saber si vamos por el camino correcto, empresarialmente hablando, se deben tener claras algunas consideraciones que marcan el verdadero desempeño y que nos alientan a continuar por el mismo, o a tomar los atajos a que haya lugar.

No son pocas las ocasiones en que nos asaltan dudas, inquietudes y pensamientos que no nos ayudan a despejar la vía, y en cambio, nos llenan la vida empresarial de cuadritos. 

¿Acaso le han llegado a su mente pensamientos como los siguientes?

  • Trabajo, trabajo y trabajo, pero no sé si voy por el camino que corresponde.
  • En épocas anteriores tenía un crecimiento constante, pero ahora, todo se está contrayendo.
  • Estoy haciendo todo lo que puedo, pero no sé cuáles otras cosas más debería hacer.
  • De seguro algo puedo hacer para mejorar, pero ¿Qué podría ser?
  • Algunos de mis competidores, a pesar de la actual crisis sí están teniendo resultados considerables. ¿Qué estarán haciendo?

Si los anteriores y otros interrogantes parecidos lo están agobiando día tras día, a continuación relaciono algunas consideraciones que debería tener en cuenta para que se tranquilice y no salga crucificado en el intento:

  • La mejor inversión empresarial está en el Capital Humano, mediante el cual tenga un clima laboral adecuado, que lleve en forma natural la empresa a la productividad.
  • Buena parte de la torta del éxito se relaciona con el apropiado uso de la tecnología. Cuando se aprovechan las herramientas existentes en el mercado, se estará en la ruta correcta.
  • Nunca desmaye en utilizar la innovación. Los verdaderos crecimientos empresariales siempre tienen un alto inventario de creatividad, innovación y cambio.
  • ¿Qué hacer con las utilidades y las nuevas inversiones? La respuesta tiene un norte muy claro: Diversifique. Recuerde el sabio consejo: “los huevos hay que distribuirlos en diferentes canastas”.
  • El Control Financiero es un buen Seguro Empresarial. Quien logra tener el control de sus finanzas, sabe cuánto tiene, en dónde lo tiene y de esta forma lo cuidará celosamente.
  • Enfoque sus objetivos de corto plazo y nunca deje de lado sus metas de largo plazo. Si así lo hace, la dirección en la que lleva a la Compañía tiene despejada la ruta.
  • No se sobrecargue de trabajo. No por más trabajar tendrá mejores resultados. Distribuya equitativamente su tiempo, delegue las funciones que considere excesivas  y nivele las cargas laborales.

Si lo ha notado, todos los temas antes indicados, son componentes claves de la productividad empresarial y señales inconfundibles de ir transitando la ruta correcta, sin embargo, le voy a relacionar algunas preguntas (no para atormentarlo, sino para garantizar su buen caminar) las cuales deben tener una clara respuesta de su parte y así ver un horizonte más claro, más cercano y más despejado:

  • ¿Tiene un Plan definido de Negocio?
  • ¿La Organización actual de su empresa corresponde a los objetivos y metas planteadas con anterioridad, y siguen vigentes en los actuales momentos?
  • ¿Está ejecutando las Estrategias Empresariales que se requieren para palear momentos difíciles?
  • ¿La Dirección Empresarial que está desarrollando, corresponde al Liderazgo que se requiere, al formato estipulado y a mantener contentos a los Clientes Internos y Externos de su Organización?
  • ¿Los Controles (Financieros, de Personal, de Ventas, de Producción) están a la orden del día?
  • ¿Está evaluando cíclicamente su desempeño, el de las funciones empresariales, el de sus subordinados y está monitoreando el mercado en el que se encuentra?
  • ¿Sabe con exactitud lo que está ocurriendo “allá afuera” y está utilizando las herramientas que se requieren “aquí adentro”?

Los anteriores interrogantes y otros más que pueda construir, son geniales asistentes corporativos si se toman las medidas correspondientes y a tiempo. Pero si no lo ha hecho, esta temporada es especial para que haga su propia auto/confesión, desarrolle un acto de contrición, tenga el arrepentimiento correspondiente y haga los cambios a que haya lugar. Si así lo hace, de seguro la penitencia no será tan dramática ni tan dolorosa. 

Finalmente, la buena noticia es que si no pierde la esperanza, si tiene fe en lo que está haciendo, si mantiene la confianza a pesar de los contratiempos, y si realiza los cambios que sean necesarios, algunos de los cuales mencioné en esta columna, de seguro vendrán nuevos y buenos tiempos y su viacrucis será mucho más tolerable.

  • El autor es Docente invitado en talleres de Gerencia Estratégica, Inteligencia Emocional y Sostenibilidad y Sustentabilidad en la UIDE y en la Cámara de Comercio de Quito-. Además, es Consultor Empresarial en los temas relacionados y Autor de tres libros de temas empresariales.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *