Escribe para buscar

Empresa Lo Destacado Portada Sub Portada

Los ejercicios en el Gimnasio (cerebral) para Empresarios para el músculo comercial

Compartir
Empresa Gerencia

Las principales razones para el fracaso de una empresa tiene que ver con definir objetivos. Conozca las recomendaciones de un especialista para evitar caer.

Foto: @Dcstudio – Pixabay

Las escalofriantes cifras oficiales nos indican que entre el 80 y el 90% de los nuevos emprendimientos no llegan a cumplir ni los cinco años de vida. Las principales razones tienen que ver con la falta de habilidades de liderazgo para afrontar los desafíos.

Estudios muy serios sobre el tema, aseguran que, para lograr el éxito en sus labores, los empresarios deben entrenar la mente para superar los miedos, cumplir los objetivos y poder tener un verdadero músculo comercial. 

Es por ello que les voy a proponer una serie de ejercicios mediante los cuales podrán poner a prueba su destreza mental como empresarios. 

Ejercicios para empresarios:

  • Deje de cansarse física y mentalmente trabajando por horas y horas y comience a trabajar por objetivos
  • Haga un buen esfuerzo para realizar los cambios y gestione nuevas formas de desempeño empresarial
  • Deje de hacer ejercicios de reactividad y comience los de proactividad
  • Esfuércese en el valor de lo que tiene a su alrededor y no solamente en el precio
  • Busque y rebusque nuevas y creativas forma de contacto con los clientes

Justamente, el último de los ejercicios es el de mayor fundamento, por lo mismo, si va a desarrollar una mejor relación con ellos, a continuación vienen los ejercicios que deberá llevar a cabo para lograr un contacto que de verdad tenga una propuesta de valor:

  • Haga su mayor esfuerzo y levante toda la información que pueda sobre sus clientes (gustos, hábitos, expectativas, cultura, etc.)
  • Póngase a pensar como sus clientes y analice la imagen de su empresa (cómo lo perciben, qué opinión tienen, la recuerdan con facilidad, están a gusto con ella, etc.)
  • Si quiere una clave importante, la confianza es la base para levantar un cúmulo de clientes que tengan fidelización hacia su empresa.
  • Derivado del punto anterior, personalice sus contactos con los clientes, de tal forma que su empresa no parezca un “cliché” sino que evidentemente tiene en cuenta a cada uno de acuerdo a sus propias expectativas
  • Nunca deje de lado los incentivos (no solamente económicos) que le puede proporcionar a sus clientes.
  • ¿Ya ha analizado el desarrollo empresarial de su empresa? Tenga en cuenta las nuevas tecnologías, los adelantos del mercado, las nuevas exigencias de los consumidores, los nuevos productos y servicios. 

Ahora, ya que ha desarrollado los ejercicios básicos, descanse un poco y analice las siguientes preguntas:

  • ¿Mi empresa está aportando algo diferente?
  • ¿Tengo el apoyo de mi familia y de mis amigos claves?
  • ¿El conocimiento que tengo del mercado es el adecuado?
  • ¿Cómo estoy en el “ranking” del mercado que ocupo?
  • ¿Conozco y me defiendo bien de mis competidores?
  • ¿Tengo claro el FODA de mi empresa, mis productos y mi personal?
  • ¿La productividad que tengo es interesante?
  • ¿En la cadena de distribución tengo un sitio cómodo, ventajoso?

Como seguramente alguna de las preguntas le ha producido sed de conocimiento, respire profundo y entienda lo siguiente:

  • El empresario exitoso detecta una oportunidad en donde los demás ven un problema.
  • A los verdaderos líderes les encantan los desafíos, aprenden de los fracasos y saben que la incertidumbre es algo con lo que se tienen que enfrentar a cada momento.
  • Los empresarios de alto nivel tienen en común una necesidad de logro, enormes cantidades de creatividad y sentido común, gran capacidad de aprendizaje y un altísimo nivel de confianza en sí mismos.
  • Tenga a la mano una herramienta que tiene gran poder: “éxito”. Sueñe con él, hable permanentemente del éxito, vea películas exitosas, rodéese de personas de éxito, tenga al éxito como su mejor aliado. Y obvio, aléjese del fracaso, recuerde que nadie que haya empezado una empresa que realmente valga la pena, empezó por rendirse.
  • Apasiónese con su empresa, con sus productos, asegúrese de rodearse de personal que quiera lo que hace, que respire pertenencia a la empresa.
  • “Otee el horizonte”, pero mantenga sus pies sobre la tierra, o lo que es lo mismo, tenga visión, planificación estratégica, metas de largo alcance, pero nunca olvide el día a día.

Si como es de esperarse, ha realizado los ejercicios con entereza, decisión y objetivos claves, descanse la rutina y vuelva a efectuarlos cada vez que necesite una dosis de éxito empresarial.

  • El autor es Docente invitado en talleres de Gerencia Estratégica, Inteligencia Emocional y Sostenibilidad y Sustentabilidad en la UIDE y en la Cámara de Comercio de Quito, además es consultor Empresarial en los temas relacionados.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *