CARGANDO

Escribe para buscar

Empresa Lo Destacado Noticias

¿Cómo está su Inteligencia Generacional?

Compartir

Las empresas requieren de líderes intergeneracionales. Un especialista cuenta lo que debe tener en cuenta para enfrentarse al futuro.

Foto:@fauxels – Pexels

El actual panorama empresarial y las próximas épocas que se avecinan requieren claros entendimientos y adecuadas valoraciones de las características generacionales de sus líderes. Ya que, de acuerdo al manejo que se otorgue a cada una de ellas, se pueden establecer modelos de desempeño con resultados de interactuación más provechosos y, en consecuencia, mejores formas de comunicación, de comercialización y de manejo de las jerarquías institucionales. 

La diversidad y complejidad de cada generación, configuran respuestas de diferente índole a las que es indispensable poner la atención adecuada, sacar partido y aprovechar en beneficio de los acelerados cambios tecnológicos que hoy en día, son de mayor intensidad.

Así, por ejemplo, en varios estudios sobre el tema, indican que en el presente año los Millennials configuran el 35% y los Centellians el 24% de la fuerza laboral en el mundo. Sin embargo, esos mismos estudios revelan que el 44 % de los Millennials no dura más de dos años en un empleo. De hecho, estos recientes ejemplos nos exigen reflexionar sobre el manejo a cada uno de los estilos, ya que tenemos que comprender los pros y contras, y tal vez convertirnos en líderes Transgeneracionales.

Según lo antes indicado, vamos a mencionar características generales que identifican a las generaciones para que, conociéndolas, apliquemos los modelos adecuados para obtener el mejor desempeño de ellas.

Tradicionalistas: 1920-1945

Aunque por razones obvias quedan pocos líderes de este estilo en el mundo laboral, los representantes de esta generación suelen ocupar posiciones de alto liderazgo, manejan un estilo centralizado, no les gusta la digitalización aunque aceptan que es decisiva en esta época y por su propio estilo personal reflejan una autoridad innata y que brinda una especie de halo de seguridad y confiabilidad.

BabyBoomers: 1946-1964

Es la Generación de la reconstrucción, la automotivación y la estabilidad. Su sentido de pertenencia es su caballito de batalla y les gusta hacer carrera, conocer distintos desempeños laborales y enseñar a los demás sus logros, por lo que son especialmente competitivos. Les gusta tener un conocimiento claro de la organización, y por lo mismo, promueven y respetan las jerarquías.

Generación X: 1965-1980

A quienes pertenecen a esta generación, les correspondió enfrentarse a incertidumbres económicas de gran magnitud, lo que derivó en un cierto escepticismo de su parte. Son ejecutivos con buena autonomía y con mayor independencia lo que los llevó a ser ingeniosos, creativos e investigadores de nuevas formas de realizar los trabajos. La Planificación y la Estrategia son dos armas fundamentales en su trabajo. El gran despegue y desarrollo del Marketing, se llevó a cabo durante esta generación.

Generación Millenials: 1981-2000

Es la generación del ¡hagámoslo ya! Así mismo, son muy visuales, les gusta prestar atención a los procesos, la actividad laboral y el desempeño de las personas, aunque no suelen concentrarse en un solo objetivo. Lo mediático lo tienen en primera opción, son multitareas y les gusta trabajar extensas jornadas. Son exigentes y a menudo esperan que los demás se amolden a su estilo de trabajo que lo considera el de mejor factura.

Generación Z: 2000 en adelante

Es la generación del ciberespacio. Su interconexión es absoluta. Extienden todo lo que sea virtual por lo que el contacto humano cada vez es menos frecuente. La hiperconectividad, es el pan de cada día. Son autodidactas y, por lo tanto, el “hágalo usted mismo” es su común denominador. Son muy perceptivos y su organización está ligada a cuatro “ies” fundamentales para su desempeño vital: internet, irreverencia, incertidumbre, inmediatez.

Ahora bien, independientemente de todo lo expuesto, que desde luego corresponde a las características más comunes de cada generación, es preciso tener en cuenta otros aspectos no menos significativos que influyen poderosamente en cada estilo, tales como área de desempeño, tipo de empresa, misión y visión de la misma, cultura organizacional y/o sector de desempeño. 

De otra parte, cada quien defiende su estilo generacional y su creencia está en que lo que cada quien hace es lo ideal, lo cual produce diferencias y las famosas brechas generacionales. Por esto, desarrollar la Inteligencia Generacional es un imperativo actual para llevar a la empresa a buen puerto sin que haya náufragos en ese océano de aguas agitadas.

Un buen punto de partida es aceptar las diferencias generacionales, los aspectos específicos de cada una de ellas y entender que los avances tecnológicos y los nuevos descubrimientos cambian las expectativas de vida. 

Un verdadero liderazgo requiere de empresarios incluyentes, inteligentes e influyentes para el manejo de corporaciones sustentables y sostenibles que se mantengan competitivas no solo en la presente generación, sino con vistas al mediano y largo plazo.

Es importante, entonces, entender que el tiempo es un verdugo implacable, que en menos de una década, los integrantes de la generación Millenials y la generación Z, serán quienes tendrán las máximas representaciones en función de porcentaje en el mundo laboral, y que si su forma cultural se prolonga en el tiempo, son ejecutivos que a la vez que ven un video promocional, navegan en la Web, usan el celular y escuchan un Plan Estratégico, todo al mismo tiempo. 

Lo anterior significa que las cualidades que deberían tener los líderes, aquí mismo, a la vuelta de la esquina, no son ni mucho menos, las que hasta ahora hemos venido aceptando como tales. 

De tal forma que, para que tenga una visión más cercana de lo que se viene en par minutos, empresarialmente hablando, es importante que tenga plena claridad de algunos aspectos que estarán vigentes en el mundo laboral en menos de lo que canta un gallo:

  • Monsieur Google y Mister Internet son los jefes máximos.
  • El Clima de Trabajo debe ser muy apropiado.
  • Las Redes Sociales ¡hasta en la sopa!, aunque nos enreden con los demás.
  • Los procesos y los protocolos: ¡Huy guácala!
  • El trabajo debe ser apasionante, retador.
  • La Misión y Visión Empresarial deben estar alineadas con los principios.
  • El ser workaholic ¡ya no va más!, se necesita tiempo de disfrute.
  • La inmediatez de la información es una constante.
  • El buscar experiencias internacionales es común denominador.
  • Realizar varias tareas a la vez es un imperativo.
  • El e-learning y el e-commerce son los maestros del día a día.
  • Las Plataformas Web y los aplicativos móviles, son herramientas básicas.
  • El emprendimiento y la innovación son huellas dactilares de los líderes.

Todo lo anteriormente mencionado, téngalo como referencia, pues es muy probable que cuando termine de leer esta columna existan otros cantares. Hoy en día, dura más un merengue en la puerta de una escuela, que una norma laboral o un aspecto generacional.

  • El autor es docente invitado en talleres de Gerencia Estratégica, Inteligencia Emocional y Sostenibilidad y Sustentabilidad en la UIDE y en la Cámara de Comercio de Quito. Además, es Consultor Empresarial en los temas relacionados.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *