CARGANDO

Escribe para buscar

Empresa Noticias

Espejito, espejito, ¿quién es la más rentable del reino?

Compartir

La estrategia financiera es uno de los pilares para el éxito empresarial. Conozca los aspectos básicos que debe tomar en cuenta un Gerente Financiero para potenciar la rentabilidad.

Foto: @yanalya – Freepik

“En el área financiera, la Regla número uno es no perder dinero nunca y la segunda, no olvidar nunca la regla número uno”, Warren Buffett

Para alcanzar el éxito empresarial, una de las buenas razones (sin tener que preguntarle al espejito), es llevar a cabo adecuadas estrategias financieras. De este modo, no solo hay que tener buenas ventas, excelente servicio al cliente u ofrecer un buen producto. Es necesario tener un vigoroso programa de estrategias financieras que apalanque a las demás áreas empresariales.

Se debe empezar, entonces por desarrollar un análisis específico para determinar cuál es el plan integral financiero que se va a poner a funcionar. Aquí es determinante entender a la Planificación Estratégica como un concepto crucial para la toma de decisiones. 

Tal como indica la frase de Warren Buffett, deben tenerse reglas muy claras para el manejo del dinero.

Hay que considerar el perfil integral de la empresa, y dentro de él, el perfil de riesgo que está capacitada para soportar las fluctuaciones de mercado. Los aspectos claves en este punto son:

  • Recursos con que cuenta la compañía.
  • Barreras y limitaciones que tiene para cumplir los objetivos.
  • El tipo de inversiones que acostumbre realizar.
  • Cuáles son las fuentes de financiación y sus garantías.
  • El manejo que se le está dando al flujo de caja.
  • Liquidez de la compañía.
  • Nivel de endeudamiento.
  • Sanidad de la cartera de clientes.
  • Estrategias de manejo de las Unidades Estratégicas de Negocios.
  • Estrategias de manejo de los plazos (de entrada y de salida de recursos).
  • Confiabilidad y disponibilidad de los datos financieros.

Otro aspecto de especial relevancia es el manejo del tiempo, considerando las cantidades de dinero invertidas. De hecho, el objetivo de las inversiones es obtener rentabilidad y aumentar el capital de la compañía, y, según sea el perfil de riesgo que se tenga, éstas pueden ser de alto riesgo, de bajo riesgo, de reubicación y/o de supervivencia.

Las decisiones financieras que tengan que ver con las inversiones, pueden focalizarse hacia el crecimiento interno o externo y/o la desinversión. De todas formas, las mejores decisiones están direccionadas en el tiempo por escalas y en forma progresiva, por ello es importante no perder de vista que la planeación y el control siempre deben ir de la mano, razón por la cual la verificación permanente del avance en los planes debe ser una constante empresarial.

Consecuentes con lo antes mencionado, en la empresa debe implementarse un perfil deductivo estratégico, el cual consiste en tener un claro conocimiento del mercado financiero, derivado del cual, se establece un Plan Macro a largo plazo, el cual, a su vez debe contener un portafolio de estrategias de gestión (a largo plazo: estratégicas. A corto plazo: operativas).

Así mismo, como en la gestión financiera el fundamento es lograr los objetivos propuestos dentro del proceso administrativo, es decisivo que quienes estén a cargo de ellos, desarrollen una alineación que esté en un todo de acuerdo tanto con el perfil de riesgo de la empresa, como con el ciclo de mercado considerado.

Igualmente, la contabilidad que se desarrolle y su eficaz administración son vitales para dar soporte a la gestión financiera. Así pues, el clásico análisis del “debe, haber, saldo” es un aspecto de obligada revisión diaria. (Que no le ocurra como a un Gerente que poco le gustaba la contabilidad y cuando le indicaron lo del debe, haber, saldo, de inmediato replicó: nada de eso, “tiene que haber saldo”)

En cuanto se refiere al presupuesto, es una excelente herramienta encargada de la planeación de las variadas actividades empresariales así como de los gastos en que incurre la empresa. 

De todas las definiciones existentes, me gusta la de Welch, que lo considera como un método sistemático y estructurado para llevar a cabo en forma adecuada la Planificación, la Coordinación y el Control de la Compañía. El presupuesto está ahí para contestar tres interrogantes básicos: ¿Qué?, ¿Quién? y Con qué?

Pasando a las funciones propiamente dichas del ejecutivo a cargo de la gestión financiera, el abanico es tan amplio o tan reducido como sea fijada la estrategia empresarial. De todas formas, las funciones operativas mínimas por las que debería responder el gerente financiero, son:

  • Obtención del capital necesario para cubrir los activos de la empresa.
  • Eficiente administración de las utilidades.
  • Conseguir los rendimientos de acuerdo a los planes.
  • Manejar eficazmente las cargas tributarias.
  • Efectuar los pronósticos financieros.
  • Supervisar todos los movimientos financieros.
  • Proponer políticas de desarrollo futuro financiero.
  • Estimar los costos para cumplir los objetivos empresariales.

Finalmente, a continuación una serie de recomendaciones extractadas de varios modelos de empresas que los utilizaron y obtuvieron significativos resultados de su aplicación:

  • Mantenga permanentemente un modelo de educación financiera que garantice información confiable y específica para el perfil de la empresa.
  • Las estrategias financieras a largo plazo son buenas aliadas de los negocios exitosos.
  • Desarrollar un lenguaje contable que sea entendible y seguro para todos los colaboradores que estén en el área financiera.
  • Recuerde que las crisis son oportunidades de negocios.
  • El aprovechar el conocimiento, el talento y las habilidades, son los tres elementos que nunca deben faltar en las recetas de la riqueza empresarial.
  • Disfrute de las ganancias, pero aprenda de las pérdidas.
  • Cuando haya muchas dudas o incertidumbre, existe una palabra mágica: “NO”.
  • Todos los excesos son viciosos, pero el del endeudamiento, es el más doloroso.
  • Viva el presente, pero asegure el futuro. Evite los “parches” provisionales, que son los que a la postre llevan a la quiebra a muchas empresas. (Pedir un crédito para pagar otro, afectar los ahorros para pagar deudas, extender deudas con sobrecostos, etc.)
  • Sálgase de las reglas de vez en cuando (no invierta cuando muchos lo hacen, corra riesgos moderados cuando otros se esconden).
  • Con ayuda del tiempo y de la experiencia, vuélvase todo un maestro en el cálculo de la capacidad de endeudamiento.
  • “Los centavos forman los dólares”. (Ponga mucho cuidado a los gastos de caja chica)
  • Acostúmbrese a reinvertir los dividendos, intereses o ganancias ocasionales.
  • Nunca deje de lado un magnífico amigo suyo que sabe mucho de finanzas: su instinto.
  • El autor es Docente invitado en talleres de Gerencia Estratégica, Inteligencia Emocional y Sostenibilidad y Sustentabilidad en la UIDE y en la Cámara de Comercio de Quito. Además, es Consultor Empresarial en los temas relacionados.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *