CARGANDO

Escribe para buscar

Empresa Noticias

Vamos a circular la economía

Compartir

La Economía Circular propone un modelo rentable, donde se privilegia lo social y ambiental. El cambio tiene retribución. Un especialista lo explica.

Foto: Freepik

Cuando ponemos en marcha un sistema de aprovechamiento de recursos en donde se privilegien las ya famosas tres “R”: reducir, reusar y reciclar, estamos alejándonos del modelo atávico lineal e ingresando al modelo económico circular.

Este eficiente modelo se enfoca en la reutilización de los elementos de tal forma que se logre un uso inteligente en la mayor parte de los materiales biodegradables y así producir bienes de consumo que no causen daños medioambientales.

La economía circular coloca entonces en un más alto nivel el bien común, el aspecto social y el respeto al medio ambiente y, en un segundo plano, lo económico. A pesar de quienes aún tienen dudas sobre los beneficios de utilizar la economía circular, se ha comprobado en todo el mundo y en empresas de todos los calibres que cuando se lleva a cabo a este modelo, al final resulta más rentable, en especial porque los precios de producción se reducen, y en consecuencia se pueden ofrecer precios más competitivos en sus respectivos mercados beneficiando a los consumidores tanto en lo económico como en lo social y medioambiental. 

Así las cosas, utilizar eficazmente los recursos es una estrategia empresarial de gran actualidad y que pretende generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador para las empresas que lo pongan en práctica. 

Esta iniciativa está destinada a apoyar el cambio a una economía eficiente en el uso de los recursos, y lo más importante: nos ayuda a mantener, mejorar y proteger el planeta.

Con la aplicación de la eficacia empresarial para conseguir una economía circular, se logran entre otros, los siguientes beneficios:

  • Reducir el uso de los recursos claves y lograr una verdadera racionalidad de consumo.
  • Crear nuevas oportunidades de crecimiento económico.
  • Impulsar la innovación y la competitividad. 
  • Obtener resultados sociales que brinden una mejor calidad de vida.
  • Garantizar el suministro de los recursos esenciales para los menos favorecidos.
  • Mitigar los impactos medioambientales.

El caduco modelo lineal (extracción, fabricación, utilización y eliminación) tiene sus días contados y por lo mismo debe ser reemplazado por el modelo económico circular que optimiza los flujos de energía, el manejo de los residuos, y en fin, tiene un adecuado y efectivo uso de los recursos.

El objetivo crucial de la economía circular consiste entonces en mantener y reducir durante el mayor tiempo posible el costo de los productos, los procesos, los materiales y los recursos y así disminuir al mínimo posible la generación de los residuos.   

El funcionamiento de la economía circular

 Para el mejor desempeño de los diferentes procesos empresariales, es conveniente tener en cuenta:

  • Utilizar de la manera más inteligente y productiva posible los materiales y materias primas que se encuentren en los residuos.
  • Convertir los residuos en recursos ya que el material biodegradable retorna a la naturaleza y los que no sean biodegradables se reutilizan.
  • Los impactos producidos a lo largo del ciclo de vida de los productos, se integran desde el lanzamiento hasta su declinación en cada una de las etapas del ciclo.
  • Se aprovechan de forma energética y en forma sostenible aquellos residuos que no son factibles de reciclar.
  • Se reincorporan en el modelo económico los productos que aunque no cumplan con las necesidades primarias del mercado de consumidores, son aprovechables para un segundo uso.
  • Encontrar una segunda opción para aquellos productos que requieren ser reparados.
  • Propender por la eliminación de los combustibles fósiles y por la utilización de energías de fuentes renovables.
  • Proponer la utilización óptima de los stocks mediante la racionalización de los inventarios y los flujos de materiales y energía.

Según lo anteriormente indicado, la economía circular al demostrar los enormes beneficios tanto económicos como sociales y medioambientales, compromete a todos los sectores de la sociedad, ya sean ellos oficiales, políticos, económicos, empresariales, etc. para que sean protagonistas del cambio, y así puedan conseguir nuevas directrices hacia la productividad de las regiones, los países, las ciudades y aldeas y en definitiva para las personas en general. En aquellos países que ya llevan tiempo desarrollando la economía circular, se ha demostrado el incremento de la riqueza, mayores niveles de empleo, mejoramiento de la calidad de vida y enormes beneficios de orden ambiental y social.

Una vez conseguidos los beneficios mencionados, se alcanzan los objetivos de Desarrollo Sostenible que es un concepto originado en la Conferencia de las Naciones Unidas y en el que se alerta sobre las consecuencias medioambientales funestas para el planeta derivadas del modelo económico y la globalización. A través del desarrollo de los objetivos buscados, se trata de conseguir soluciones “limpias” para combatir los problemas originados por la industrialización y la sobre población mundial.

De esta forma, en la Conferencia de las Naciones Unidas se aprobaron una serie de objetivos mundiales con los que se busca proteger el planeta, su medio ambiente y conseguir un desarrollo sostenible, en especial para las comunidades más vulnerables. Estos objetivos están incluidos en una agenda que considera sus medidas desde su proclamación en el año 2012 y hasta el año 2030.

La relación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es la siguiente:

  • Erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.
  • Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible.
  • Garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos y todas en todas las edades.
  • Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos.
  • Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.
  • Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.
  • Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos.
  • Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos.
  • Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación.
  • Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos.
  • Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
  • Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles.
  • Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.
  • Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr el desarrollo sostenible.
  • Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra, y frenar la pérdida de diversidad biológica.
  • Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.
  • Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.

La pregunta clave sobre la economía circular y los Objetivos de Desarrollo Sostenible sería: ¿Tiene su empresa y quienes la integran un genuino compromiso para involucrarse en los nuevos paradigmas de desarrollo propuestos?

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *