Escribe para buscar

Empresa

¿Gerencia de humildad empresarial?

Compartir

¿Cuáles son las cualidades que debe tener un verdadero líder y conseguir un buen clima laboral? Tres reflexiones para aplicar en el área empresarial. Le cuenta un experto.

Foto: Freepik

Me gustaría contarles el relato de un suceso naval supuestamente ocurrido en aguas del Océano Pacífico en la frontera marítima entre México y los Estados Unidos.

La narración nos cuenta que los representantes de los dos países intercambiaron comunicaciones en pleno océano, iniciando con una advertencia de los mexicanos: “A la nave que se acerca, se le advierte que debe virar veinte grados hacia babor”.

La respuesta de la nave norteamericana fue contundente: “No somos nosotros los que debemos hacerlo, son ustedes los que deben virar veinte grados a estribor”.

Nueva respuesta de los mexicanos: “Viren veinte grados a babor o su nave sufrirá serios daños si no lo hacen”.

Nueva respuesta, aún más airada de los gringos: “Les habla el contraalmirante William Johnson, Comandante de la Armada de los Estados Unidos de Norteamérica desde el buque Destructor Discovery III equipado con armamento de guerra, incluidos misiles con la última tecnología de punta. Les ordeno que de inmediato viren veinte grados a estribor o sufrirán las consecuencias”.

Nueva respuesta de los mexicanos: “Aquí les habla Pancho García, guardia marino del Faro en el Islote los Peñascos, y les repito, viren veinte grados a babor o de lo contrario, su moderna y extraordinaria nave quedará hecha trizas en las enormes y ásperas rocas de este faro centenario”.

Este ameno relato nos deja al menos tres reflexiones para aplicar en el área empresarial:

  1. Nunca debemos menospreciar a los adversarios
  2. Hay que conocer en detalle la ruta que atravesamos
  3. Debemos ser humildes para aceptar nuestros errores, cambiar de rumbo y establecer nuevos objetivos

Sin embargo, no es extraño que con mucha frecuencia encontremos empresarios que creen a pie juntillas que la figura de un directivo debe ser de insensibilidad, de frialdad, de arrogancia y casi que con una hilera de dientes listos a devorar a sus víctimas. Nada más alejado de la realidad, pues actualmente está demostrado que un verdadero líder debe tener sentido común, sentido de la humanidad y sentido de la humildad.

Cuando un directivo aplica las anteriores condiciones, está en el camino correcto, pues sabe escuchar, sabe entender las limitaciones propias y de los demás y por lo mismo, le queda más fácil conformar equipos de alto desempeño que, a su vez, aplicarán estos valores y replicarán a otros equipos de trabajo trayendo como resultado un excelente clima laboral, con personal auto motivado y con sentido de pertenencia.

Con un estilo de liderazgo que tenga a la humildad como valor preponderante, la empresa se apalanca en comportamientos laborales auténticos, con mediciones de desempeño de alto nivel y, entre otras, se consiguen los siguientes valores agregados:

  • Los resultados se obtienen con menor esfuerzo y con mayor satisfacción, pues los integrantes de los equipos de trabajo laboran con actitud mental positiva y por lo mismo, sus mapas mentales están enfocados hacia resultados de gran significación.
  • Las finalidades empresariales aunque exigen esfuerzo y dedicación, son realistas y con un seguimiento estratégico y los cambios de rumbo necesarios, se logran a largo plazo. Las metas de los equipos de trabajo son medibles y útiles y todos trabajan hacia su consecución y los objetivos personales están enfocados hacia las estrategias buscadas por la empresa.
  • El clima laboral es muy satisfactorio en todos los niveles empresariales pues el respeto es el eje de todos los programas desarrollados.
  • Los estudios de mercado versus los logros conseguidos son muy similares, pues se tiene pleno conocimiento del mercado y al aplicar los valores indicados se tienen importantes ventajas competitivas.
  • La colaboración, el apoyo desinteresado y el entusiasmo de trabajo son un común denominador entre los colaboradores.
  • Aunque existen las estadísticas, los archivos de trabajo y las cifras que se utilizaron en el pasado, la empresa funciona con los pies bien puestos en el presente y siempre estando atenta a lo que ocurra en el mercado para hacer los cambios de rumbo que sean necesarios hacia el futuro inmediato.
  • La alta dirección tiene absoluta claridad con respecto al valor de la humildad, así lo hace conocer de todo el personal y existe total conocimiento de su significado y aporte empresarial dejando fuera de todo contexto conceptos anacrónicos y equivocados que pregonan que la humildad se asocia a la pobreza, a la poca autoestima o a tener vocación de mártir.

En conclusión, cabe la pena aclarar que el hecho de aplicar la humildad no significa “dejar pasar y dejar hacer”, o ser permisivos, en exceso tolerante o no “poner los puntos sobre las íes”. Todo lo contrario: significa tener respeto por uno mismo y respetar a los demás, entender que trabajamos con humanos y no con máquinas y que por ello hay que en ocasiones cambiar de rumbo, modificar metas y en fin, reconocer que somos humanos y nos equivocamos y que por ello aceptamos con valor y con entereza lo que sea que haya que cambiar y no dirigimos la empresa con soberbia y prepotencia, sino con precisión y eficiencia.

  • El autor es Docente invitado en talleres de Gerencia Estratégica, Inteligencia Emocional y Sostenibilidad y Sustentabilidad en la UIDE y en la Cámara de Comercio de Quito-. Además, es Consultor Empresarial en los temas relacionados.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *