Escribe para buscar

Empresa Lo Destacado Noticias

El poder de decidir y actuar (empowerment)

Compartir
Talento humano Empresa

El empowerment hace que los trabajadores se involucren más con su espacio de trabajo y las tareas diarias. Un especialista cuenta cómo aplicarlo.

Foto: @strandret – Freepik

El cambio, cambió los modelos empresariales. Las empresas ya no son lo que eran. Rigidez, pirámides, jerarquías, verticalidad, inflexibilidad, autoritarismo, están mandados a recoger. De acuerdo a los actuales modelos de gestión, el empowerment (algo así como empoderamiento) lleva la delantera en los modelos estratégicos de gestión empresarial.

Esta estrategia se fundamenta en el entendimiento de la gestión de las personas, su autonomía, su compromiso y la motivación hacia las labores que realizan para brindarles mejores posibilidades, mayor poder y en consecuencia mejores decisiones. Como quien dice, todo lo contrario a las antiguas pirámides jerárquicas.

Empowerment significa potenciación o empoderamiento, que es el hecho de delegar poder y autoridad a los colaboradores y de transmitirles el sentimiento de que son dueños de su propio trabajo. Cuando existe empowerment, los trabajadores pueden usar sus talentos, tienen mayor creatividad y trabajan con mejor entusiasmo en equipo.

Existe una apreciación que dice: “La gente hace lo que usted espera que hagan”. No obstante, esta es un arma de dos filos. Si usted no espera nada de ellos, evidentemente, la gente no hará nada. Pero si usted espera todo, entonces hará muchas cosas para que la gente de los resultados esperados.

Los tres elementos para integrar a la gente son:

Las Relaciones. Las cuales deben ser efectivas y sólidas. 

La Disciplina. Debe existir un orden y se deben definir las funciones que desempeña cada colaborador. “Tarde o temprano, la disciplina vencerá a la inteligencia”, Yokoi Kenji.


El Compromiso. Que de verdad lo que siente su personal sea lo que haga y esté decidido en todos los niveles, pero promovido por los líderes.

El listado de los principales beneficios del empowerment, sería el siguiente:

  • Incrementa la productividad
  • Produce un natural interés en el trabajo en equipo
  • Mejora notoriamente el clima laboral
  • Aumenta la autoestima entre los colaboradores
  • Existen evidentes mejoras en procesos, tiempos y movimientos
  • No es imperativo el que exista una supervisión de alta presión
  • Se incrementa la responsabilidad
  • Existe estabilidad laboral

Para aplicar el empowerment deben existir dentro de la empresa acciones previas mediante las cuales se garantice una verdadera estrategia de gestión que mejore el comportamiento individual y de los equipos de trabajo.

Es necesario tener una clara evaluación de desempeño de los colaboradores con el fin de determinar sus competencias y en especial su disposición hacia el cambio. 

En este aspecto, tal vez lo más importante es fomentar una cultura empresarial a través de la cual cada uno en su respectivo puesto de trabajo entienda la importancia que tiene dentro del engranaje empresarial, cuál es su función, su responsabilidad y lo que se espera de él para que toda la maquinaria funcione correctamente.

Posteriormente, deben llevarse a cabo diferentes estrategias que faciliten la implantación exitosa del empowerment:

  • Identificación de la Cultura Empresarial:

Es la clara comunicación de la Misión, la Visión y la Filosofía Empresarial hacia todos los colaboradores, de tal manera que sepan la ruta que deben seguir, la clase de empresa en la que trabajan, las metas que se persiguen, los recursos con que se cuenta, los planes de acción empresarial y lo que se espera de cada uno de ellos.

  • Administración por Auto Dirección:

Este aspecto es probablemente el de mayor cuidado, el más sensible y el que requiere mayor atención, ya que a muchas empresas tradicionalistas les cuesta gran trabajo que los directivos de primer y segundo nivel logren brindar una verdadera autonomía a sus subordinados y así mismo les es muy difícil conseguir que la mayoría de sus colaboradores tengan una auto dirección mediante una mayor responsabilidad, un mejor manejo de las decisiones y un compromiso verdadero en lo que hacen. Por ello, es deseable que esta etapa se realice poco a poco en cada nivel, se analicen los resultados y se vaya dando el cambio en forma paulatina, paso por paso y poniendo énfasis en las áreas que vayan logrando una administración más fluida y de mayor responsabilidad.

  • Delegación de tareas:

También en este paso se debe andar “pianito, pianito” ya que no se trata de que los jefes se deslinden de tareas tediosas o de llenar de funciones nuevas a los subordinados, sino de repartir el poder, las decisiones y la responsabilidad, de acuerdo a las competencias de cada uno, entendiendo que no todos pueden responder de la misma manera. Una buena delegación comienza con una motivación, sigue con una buena información y termina con un adecuado seguimiento, para finalmente dar rienda suelta a las nuevas responsabilidades dadas a cada uno.

  • Brindar confianza y esperar compromiso:

Al compartir las responsabilidades, la estructura de la empresa quedará más firme, mejor distribuida, adecuadamente informada y el clima laboral será mucho más agradable. Sin embargo, es definitivo entender que todo el proceso requiere de tiempo, de paciencia y de hacer frecuentes cambios hasta que se consolide un verdadero funcionamiento integral. Las claves de este punto están en la confianza brindada y en el compromiso adquirido.

  • El autor es Docente invitado en talleres de Gerencia Estratégica, Inteligencia Emocional y Sostenibilidad y Sustentabilidad en la UIDE y en la Cámara de Comercio de Quito-. Además, es Autor de varios libros sobre temas corporativos y Consultor Empresarial en los temas relacionados.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *