CARGANDO

Escribe para buscar

Empresa Lo Destacado Noticias

¿Cómo está su Trinomio Empresarial?

Compartir

Las relaciones entre los altos directivos, los mandos medios y las unidades operativas son determinantes para alcanzar objetivos. Aquí las recomendaciones de un especialista.

Foto: @AlexaFotos – Pixabay

Para un eficaz desarrollo de la empresa, se requiere la conjugación de un sinnúmero de elementos por medio de los cuales se busca la optimización en el logro de los objetivos propuestos.

No obstante, en estas líneas quiero apuntar a tres factores claves en toda organización: Las relaciones entre los altos directivos, los mandos medios y las unidades operativas.

Para empezar, nos debe quedar bien claro si los “altos directivos” son eso, o simplemente una denominación para formar un muro entre ellos y el resto de los colaboradores en la empresa, (Conozco varios casos de trabajadores operativos que llevan laborando más de veinte años en sus respectivas empresas, sin que hayan tenido la oportunidad de conocer al gerente general de la organización).

Un “alto directivo”, debería demostrar al menos, ser un ejecutivo visionario, que fije el rumbo, defina los objetivos, tenga bien clara la misión de la empresa, sea un verdadero directivo, tome decisiones fundamentales, sirva de símbolo corporativo, influya en los demás y sea estratégico e inspirador para que forme a otros con similares características.

Además de los mínimos aspectos antes indicados, debe ser un excelente comunicador para que sus instrucciones evidentemente sean tenidas en cuenta en las demás áreas empresariales según su visión, sus expectativas y la meta que se quiere conseguir.

En cuanto a los mandos medios, si tenemos en cuenta los puntos de vista de importantes tratadistas empresariales, son los que tienen en su haber la porción más saludable de la compañía: son la “carne del sándwich”, son quienes más roles deben cumplir en la empresa, pues deben interpretar a cabalidad las intenciones estratégicas de los altos mandos, llevarlas al nivel de las unidades operativas y estar seguros que a través de sus propias instrucciones, garanticen la eficacia, la eficiencia y efectividad que se esperaría lograr luego de los concienzudos estudios que se hayan realizado para conseguir los resultados esperados de las acciones operativas realizadas.

Los mandos medios son quienes deben conocer como la palma de la mano la empresa para decidir los “momentos de verdad empresarial” y de esa forma dar respuestas claves al ¿cómo?, ¿cuánto?, ¿cuándo?, ¿dónde? y otra clase de inquietudes que requieren las más precisas respuestas para que la empresa siga por los carriles adecuados.

Al ser los trasmisores claves de las instrucciones dadas por la alta dirección, los mandos medios deben ser los conductores apropiados para que en el cumplimiento de las mismas no sufran cambios significativos que desvirtúen la esencia puesta en su propósito inicial. De esta forma, deben tener la adecuada capacidad de escuchar e interpretar para luego transmitir y hacerse entender y así exista una cadena de comunicación empresarial que se nutra siempre del mismo material.

Así las cosas, los mandos medios deben desenvolverse dentro de un espacio de empoderamiento que debe ser bien recibido y mejor transmitido a las áreas operativas. 

Ahora, en lo que hace referencia a las unidades operativas, debe tenerse en cuenta la claridad, la efectividad y los índices de gestión como tres aspectos claves en su desempeño y no es que en los otros dos niveles empresariales no deban existir, sino que en el área operativa más que en las demás, se tiene muy en cuenta “el realismo empresarial” en cuanto a la capacidad que tiene la organización para llevar a cabo a la práctica las estrategias emanadas de la alta dirección y estudiadas en los mandos medios. Justamente es en las plantas de producción, en las líneas de ensamble o en los procesos de transformación donde se puede medir si de verdad se cierra felizmente el ciclo empresarial.

La gestión operativa es la responsable de “lo menudo”, del día a día, de mover realmente a la empresa, del avance que llegue a tener. Una cosa es la Planeación estratégica, los presupuestos, los objetivos buscados, las tácticas para llevarlas a cabo y otra muy diferente es llevarlas a cabo, la productividad, la manufactura, el desarrollo del plan.

Los procesos que se realicen, los esfuerzos y la maquinaria y los valores y los tiempos y el número de trabajadores, y el promedio y las horas extras, y la satisfacción y etc. etc., son aspectos definitivos para comparar y evaluar lo deseado en la gerencia general y lo realizado en la planta de producción. Es así como la calidad, los costos y el resultado de los productos demuestran la eficacia en las unidades productivas.

Según lo expuesto, es deseable que en las áreas operativas existan tres factores decisivos: lograr estándares de calidad óptimos; métodos comprobados de trabajo y equipos de trabajo competitivos.

Como un aspecto final, es importante anotar los siguientes factores:

Se espera de los mal llamados altos mandos:

  • Saber colocar metas empresariales
  • Tener buenas dosis para motivar a los trabajadores
  • Excelente comunicador
  • Que logre inspirar a los otros, inclusive con su sola presencia
  • Que sepa fomentar la cultura empresarial entre todos los trabajadores

Se espera de los buenos mandos medios:

  • Saber coordinar sus funciones con sus pares
  • Desarrollarse adecuadamente en los diferentes trabajos en equipo
  • Ser un excelente intermediador entre lo que se piensa y lo que se construye
  • Que sepa diferenciar con claridad la amistad de la autoridad
  • Que consiga identificar los estilos de trabajo de sus subordinados

Se espera de los buenos equipos operativos:

  • Que les guste el trabajo que realizan
  • Que sepan diferenciar lo urgente de lo importante
  • Que entiendan lo significativo de su labor aunque sea repetitiva
  • Que se involucren en los planes de trabajo asignados
  • Que participen y no solamente obedezcan
  • El autor es Docente invitado en talleres de Gerencia Estratégica, Inteligencia Emocional y Sostenibilidad y Sustentabilidad en la UIDE y en la Cámara de Comercio de Quito-. Además, es Consultor Empresarial en los temas relacionados.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *