Escribe para buscar

Empresa Noticias

La evolución de la Práctica de Gestión Estratégica

Compartir

Son varios años que en el mundo empresarial se habla de transformación digital y múltiples los esfuerzos y perspectivas para posicionar este fenómeno no solamente como un asunto técnico de adopción de tecnologías e innovación.

Foto: Rawpixel – Freepik

El Open Group, define a la transformación digital como una estrategia y un cambio en el modelo operativo interno de las empresas, apalancado por tecnologías emergentes orientados a mejorar la experiencia de los clientes, a obtener una mayor eficiencia operacional y a evolucionar a nuevos modelos de negocio. Este enfoque plantea un escenario de desafíos y oportunidades no solamente para los profesionales en tecnología, sino para los máximos líderes de negocio.

Transformación digital del transporte en América Latina y el Caribe

Harvard Business Review, en una de sus ediciones del año 2021, menciona la necesidad que los programas de posgrado en administración de empresas – MBA, necesitan actualizarse en este contexto de la era digital y plantea que los altos mandos de las organizaciones deben tener bases de arquitectura empresarial para articular los dominios de la estrategia, el negocio y la tecnología.

En relación a la estrategia, existen bases sólidas de formas y métodos para formularla, que parten de un entendimiento y análisis del contexto que postulan oportunidades y amenazas para las empresas y que configuran los denominados escenarios estratégicos. Sin embargo, la transformación digital incorpora algunos elementos que complementan y enriquecen la formulación de la estrategia, a saber:

  1. La definición del negocio de la empresa. Aunque parece una pregunta obvia, muchas de las organizaciones con frecuencia fallan al plantear la respuesta en términos de su oferta de productos y servicios, y no de las expectativas y necesidades que atienden a sus grupos de interés. La transformación digital promueve una expansión de la propuesta de valor de las empresas y por tanto de la perspectiva estratégica a la que se enfoca.
  2. Identificar la competencia de la empresa.  Al respecto, no solo se debe suponer que los competidores son otras empresas que operan en la misma industria o negocio. Hoy en día las empresas compiten contra la velocidad. La velocidad de cambio del contexto de negocio, ya que, si esta dinámica es mayor respecto a la evolución interna de la organización, el resultado es el rezago y el riesgo de sostenibilidad futura.
  3. La visión tradicional de tener una estrategia corporativa, a la cual posteriormente se realiza un ejercicio de alineamiento de la estrategia de transformación digital o tecnológica, es cada vez un enfoque inconveniente. Ahora las empresas deben verse a sí mismas como organizaciones de tecnología, con una estrategia digital corporativa única, que oriente los esfuerzos del corto y mediano plazo.

Con todo lo mencionado anteriormente, la empresa puede formular una estrategia robusta, pero fallar en su operacionalización. La estrategia sin ejecución es solo un conjunto de buenas intenciones. La materialización de los resultados requiere no solo de disponer un plan estratégico que integra proyectos e iniciativas alineadas a objetivos y metas, conforme el esquema tradicional, sino también de una planificación basada en capacidades empresariales.

Las capacidades empresariales constituyen el know how que habilita a una organización a cerrar la brecha entre la intención y los resultados, combinando procesos, organización, personal y tecnología.

Nueve empresas ecuatorianas reconocidas internacionalmente

Los modelos tradicionales de procesos, información y sistemas enfatizan rápidamente en los detalles en un horizonte de corto plazo, de tipo táctico, que no permite caracterizar lo que la empresa está haciendo hoy y que debe hacer en el futuro. En contraste, el modelado de capacidades de negocio proporciona un medio para discutir lo que hace la empresa hoy y la perspectiva de evolución y fortalecimiento de mediano y largo plazo, y todo ello considerando a la tecnología como habilitante clave. Existe una brecha entre la naturaleza de alto nivel de la estrategia y el enfoque de implementación detallado.

La modelación de las capacidades empresariales cierra esta brecha proporcionando una visión simple y estable de la empresa.

Contenido sugerido

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *