CARGANDO

Escribe para buscar

Empresa Noticias

Flexibilidad, el ingrediente crucial en un entorno cambiante

Compartir

Las condiciones para las empresas ecuatorianas son difíciles. Una especialista muestra las herramientas para enfrentar estos meses con un equipo unido.

Foto: @RawPixel – Freepik

“Sólo los mejor preparados subsisten”, es la premisa que fue comprobada por Charles Darwin, tras sus investigaciones sobre la evolución de las especies. Esta afirmación nos permite comprender por qué el ser humano es flexible. Se trata de una cuestión de supervivencia. 

Si se transfiere esto al ámbito organizacional, más aún tras la emergencia sanitaria por COVID-19, es una realidad que el ecosistema empresarial está en constante cambio tras el embate de la pandemia. En este escenario, el éxito y supervivencia de las empresas dependerá directamente de la flexibilidad que tengan quienes las conforman para adaptarse al cambio.

En este escenario, es el área de talento humano la que ha tenido que encontrar la mejor forma de adaptarse a los constantes desafíos que van surgiendo con el pasar de los días. Es así que, el teletrabajo fue implementado en gran medida y se han considerado diversas opciones de flexibilización laboral y de planes de retorno a las actividades de manera gradual. Esto ha significado una gran voluntad de salir a flote, tanto de empleadores como de empleados, que deben mantener un sentido de equipo.  

Hacer frente a la crisis ha requerido una actitud de apertura, de colaboración, de comunicación asertiva y de mucho empeño. Las condiciones actuales son difíciles y demandan grandes esfuerzos concertados para salir adelante.

La estrategia que asuman las empresas debe tener la flexibilidad suficiente al interior de la organización para “hacer las adecuaciones pertinentes y considerar cómo organizar la empresa para contener la ola que viene, reasignar recursos, gente, estructura y clientes, además de costos fijos, renta y equipo”, resalta Jorge Puflea, entrepreneur y especialista en innovación corporativa, en un artículo en la revista Entrepreneur.

Asimismo, se considera que “en un situación de cambio constante y con las secuelas que deja el shock de la pandemia, las marcas tendrán que aprender aún más de las startups y también de las grandes compañías tecnológicas, en cuanto a la capacidad de transformación y adaptación, no sólo de sus estrategias, sino en ocasiones incluso de sus modelos de negocio”, dijo en Ideas LLYC. Y continuó: “Un plan rígido puede convertirse en una cárcel para la consecución de los resultados en un entorno cambiante. La importancia de construir y, sobre todo, de gestionar marcas con una identidad fuerte, pero líquida, que pueda adaptar su estrategia sin traicionarla, se vuelve crítica para saber responder con coherencia a diferentes escenarios”, destaca el artículo titulado Consumidores y marcas en tiempos del COVID-19.

En conclusión, se debe considerar que flexibilidad e innovación tecnológica van de la mano y es necesario que las estrategias empresariales apunten hacia la digitalización, el comercio electrónico y la implementación de sistemas más eficiente de servicio al cliente, entendiendo que la virtualidad es el nuevo ingrediente a considerar en esta nueva normalidad.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *