Escribe para buscar

Empresa Lo Destacado Sub Portada

La diversidad y la inclusión son elementos relevantes en las empresas

Compartir

Las empresas buscan una cultura que garantice que todas las personas tengan igualdad de oportunidades de empleo. Lea esta reflexión.

Foto: @rawpixel – Freepik

Las actuales tendencias mundiales de velar por el respeto de los derechos fundamentales de las personas, entre ellos la diversidad y la inclusión, han centrado los esfuerzos de las empresas y organizaciones en llevar a cabo los ajustes necesarios para alinear sus políticas y procesos para garantizar la equidad de género, la paridad y la no discriminación por temas de etnia u orientación sexo-genérica.

El propósito de tener en cuenta la diversidad e inclusión en las empresas es que se viva una cultura que garantice que todas las personas tengan igualdad de oportunidades de empleo y ejercicio profesional, sin importar su procedencia, orientación, género, edad o intereses. Además, esta cultura promueve la valoración y el respecto de las diferencias y rescata los aportes que cada persona pueda brindar desde sus experiencias, cultura y costumbres. 

En empresas multinacionales, estos aspectos son indicadores relevantes dentro de los programas de Sostenibilidad y desde el punto de vista del talento humano, constituyen características que posicionan a una empresa como un buen lugar para trabajar. Además, los clientes o usuarios aprecian el hecho de que las organizaciones promuevan este tipo de valores, por lo que esto impacta en el posicionamiento de marca, el rendimiento y la consecución de las metas empresariales. 

Estudios de Forbes (2019) destacan que en las organizaciones con altos índices de Diversidad en Inclusión aumenta la satisfacción de los empleados, se reducen conflictos y se potencia el trabajo colaborativo. Adicionalmente, estas compañías tienen una mejor reputación en la comunidad lo que trae beneficios en competitividad, desempeño y reputación.

Un caso icónico en este sentido es el de P&G, que ha creado Centros de Neurodiversidad para incluir a personas con autismo o TDA haciendo posible que formen parte de la compañía, adaptando los lugares de trabajo para ajustarse las necesidades de este grupo. El desafío está planteado y cada organización debe decidir cómo asumirlo de forma adecuada y avanzar con acciones concretas en esta causa. Lo primero será realizar un diagnóstico de su situación actual, luego establecer hasta dónde se proyecta para poder establecer el camino a seguir y, finalmente, determinar los indicadores que le permitan evaluar su avance en este propósito.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *