Escribe para buscar

Contexto Portada

El correísmo se infiltró en las protestas de los movimientos sociales y provocó el caos

Compartir

La capital vivió ayer un día de miedo y caos. El presidente Lenín Moreno tuvo que recurrir a medidas extremas para mantener el control de Quito. Una fue el Toque de Queda. Por la noche, hubo un llamado masivo a la paz en Quito.

Foto: Cortesía Comando Conjunto de la FFAA

Dentro de los movimientos sociales fueron descubriendo poco a poco que entre los manifestantes que estaban en primera línea habían infiltrados. A diferencia de otras épocas donde los encubiertos eran de la Policía… ahora eran correístas radicales, miembros de grupos de choque de la época de oro de la revolución ciudadana.

En el movimiento indígena se hablaba de la infiltración del grupo Los Marriátegui, desde hace un par de años. Este es un grupo de extrema izquierda, cuyos pensamientos comunistas tienen olor a pólvora. Pero ayer, Salvador Quishpe, líder histórico del movimiento indígena, los denunció públicamente de ser parte del caos provocado dentro de su movimiento. Es decir, un grupo correísta con llegada a la cúpula de la Conaie.

En días anteriores, este y otros grupos fueron identificados por sus tendencias correístas beligerantes, actitud intransigente y ánimos de provocar el caos. Y eso ocurrió desde el primer día del intento de diálogo. Cuando Jaime Vargas ingresó al edificio de la ONU, al norte de Quito, arribaron cuatro jóvenes que exigían ser parte del diálogo de alto nivel. Ellos gritaban en la puerta del edificio que son representantes de jóvenes del Cotopaxi. Al recibir la negativa, amenazaron con boicotear la iniciativa. Y se fueron. Fue el ocho de octubre.  

Cuatro días después, se produjo un episodio nefasto en la historia de Quito. El presidente Lenín Moreno cedió a los pedidos de diálogo de la Conaie y del Frente Unitario de Trabajadores. Antier, extendió la mano y ese gesto político partió a la Conaie. La división entre los dirigentes fue evidente. Jaime Vargas, el presidente del emblemático movimiento, firmó dos cartas. La una, negando el diálogo, y la otra aceptándolo.

Navegando entre dos aguas, la Conaie anduvo a la deriva, hasta que Salvador Quishpe hizo público algo que la dirigencia mantuvo en secreto durante dos años: hay correístas dentro y tienen peso. Asimismo, sabían que estaban en las protestas miembros de DiabloUma y Latin Kings, así confirmaron dirigentes a este portal. Ambas fueron organizaciones juveniles fueron clave para el correísmo, incluso la primera aparece como beneficiara de dinero de Arroz Verde. Pero también había indicios de personas posiblemente ligadas al grupo narcoterrorista colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN). El Gobierno maneja la información del ingreso de más de un centenar de extranjeros, posiblemente con documentos diplomáticos, días antes del inicio de la protesta. Un coctel explosivo.

Entonces, la identificación del grupo de violentos y su vinculación con los actos vandálicos, le dio un respiro a los líderes, que, finalmente, pudieron sacudirse ratificando el diálogo con el gobierno para no ser ligados a Rafael Correa. 

Esto sucedía mientras en la ciudad el caos avanzaba. Hubo reportes de cortes de agua. Grupos bien organizados, todavía impunes, atacaron la Contraloría, al canal Teleamazonas, diario El Comercio. En varios puntos de la capital hubo violencia, personas salieron a defender con armas de fuego, palos y cuchillos, su propiedad privada. Hubo enfrentamientos. 

Con ofrecimiento de ambos lados, el Gobierno decidió controlar la ciudad. A las 15:00 se declaró el Toque de Queda, al ampliar el Estado de Excepción. Ya con la diferenciación establecida por los líderes de la protesta, los que continuaban en las calles serían controlados por las Fuerzas Armadas y la Policía. Y así sucedió. 

Foto: Jonathan Miranda – Flickr Presidencia de la República

Moreno dijo, ya por la noche, y en cadena nacional, que fuerzas oscuras vinculadas a la delincuencia política organizada y dirigida por Rafael Correa y Nicolás Maduro, “en complicidad con el narcoterrorismo, pandillas, ciudadanos extranjeros violentos, causaron zozobra, violencia nunca antes vista, atentaron contra el patrimonio de las calles de Quito”. 

Habló de sus decisiones sobre el diálogo con los movimientos sociales. La primera fue que mantendrá el toque de queda. La más esperada, que analizará y revisará, por el pedido de organizaciones indígenas y sectores sociales, el Decreto 883. Lo hará “para estudiar sus efectos, asegurar que los recursos lleguen al campo, para que las comunidades y los beneficiarios manejen sus propios recursos”, señaló. Asimismo, analizará la reducción de sueldos por renovación de contratos ocasionales y sobre el recorte de vacaciones. 

Tres. El Presidente propuso un bono de 20 dólares mensuales que pagarán las empresas privadas a sus empleados. Y se incluirá también un impuesto para grandes empresas.

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, liderado por el general Roque Moreira, también apareció en cadena nacional para exponer detalles del Toque de Queda. El Alto Oficial dijo que la medida deja a cargo la seguridad a los militares y policías y pueden hacer operativos para precautelar el orden. Quito es primordial y también instalaciones militares y policiales, infraestructura publica, puertos y aeropuertos, antenas repetidoras, reservorios y tanque de distribución. Pozos petroleros, estaciones de bombeo, represas e instalaciones de distribución eléctrica. 

Los uniformados controlaron a los violentos de la Contraloría. Operaron en puntos que estaban tomados por los manifestantes. Esto ocurrió hasta la madrugada de ayer. 

Por la noche, la calma regresó a la Casa de la Cultura donde estaban los manifestantes del movimiento indígena. Y los bomberos continuaban el control del incendio de la Contraloría, donde se evidenciaron que quemaron computadores, procesos investigativos, archivos, vehículos. Las perdidas son cuantiosas, dijo el contralor Pablo Celi.

El toque de queda está vigente, hasta que el presidente Lenín Moreno tome la decisión de finalizarla.

Los llamados a la Paz y el cacerolazo
Ayer, ocurrió algo inesperado. A las 20:00 se realizó un llamado a la paz en toda la ciudad. Y luego de un día cargado de violencia. Los ciudadanos activaron un cacerolazo, durante una hora y media. 

Hasta las 21:30 se escucharon los golpes a la olla. Y los reportes en redes sociales fueron de toda la capital y los valles, precisamente donde rige el Toque de Queda. Hoy se prevé que suceda lo mismo.  Además, la Junta Cívica de Quito aplaudió la apertura de la Conaie para el diálogo, condenaron la violencia y rechazaron las agendas políticas desestabilizadoras del régimen democrático. La activista Ruth Hidalgo, a nombre del colectivo, dijo también que las personas que hayan atentado contra de la integridad física y bienes del Ecuador debe ser judicializadas.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *