CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Noticias

Reconstrucción y resiliencia

Compartir

Los nuevos tiempos merecen que se afronten los cambios dramáticos. Y lograr convertir esta crisis en oportunidad para salir fortalecidos.

Foto: @prostooleh – Freepik.es

Leía entre tanta información y análisis obligado una frase impactante y al mismo tiempo real: “Luchábamos por hacernos un hueco en el mundo, ahora por hacernos un mundo en nuestro hueco” 

En esta época es tendencia la palabra “reinventarse”; es decir es un término que escuchamos a todos con los que hablamos y en “todo lugar”, vía zoom. Es lo que debemos hacer, es necesario reconstruir lo que quede después de la pandemia a nivel personal, profesional, empresarial e incluso político, que es el sector que, verdaderamente, necesita una restructuración removiendo cimientos.

Una reconstrucción en la que salvemos lo que merezca la pena y desechemos lo que deba desecharse, eso a nivel personal es cuestión de conciencia. Pero el mayor desafío es la reestructuración de un país que pide a gritos recuperar los principios y los valores perdidos.

La pregunta es ¿cómo reconstruir, con resiliencia, en medio de la incertidumbre? Es necesario afrontar los cambios dramáticos y las alteraciones que estamos viviendo, y lograr convertir esta crisis en oportunidad para salir fortalecidos. Solo esperamos estar preparados para esta titánica labor.

Una de las reconstrucciones más difíciles serán las relaciones sociales si este confinamiento se extiende demasiado. Los seres humanos necesitamos de la cercanía entre unos y otros. El año 2020 será recordado, por mucho tiempo, como el año de la soledad obligada, del alejamiento total, sin abrazo y sin beso. Reconstruir nos tomará tiempo, el miedo nos domina.

Las organizaciones privadas, tan afectadas, aprendieron que sus ventas pueden parar. Algo que era impensado pues una sociedad consumista no dejaría de hacerlo, no había ninguna posibilidad. Ahora hay que reconstruir para reinventar los negocios. Los ciudadanos que no creían en el sector empresarial ahora se pueden dar cuenta que es muy importante para el desarrollo de un país. Si le va mal, le va mal a una sociedad. Sin puestos de trabajo no hay calidad de vida para familias completas.

Lo anterior nos demuestra que es el momento de acercarse a quienes interesan a las empresas y la única manera es tener claro el mensaje con el que se debe llegar para cumplir metas de recuperación y reconstrucción, y aportar para alcanzar un mejor país. Hay que saber cómo hacerlo y crear estrategias efectivas, la improvisación puede costar aún más caro en un momento en que el mundo cambió y se habla de una nueva normalidad.

Es una coyuntura retadora en la que resplandecerán los que sepan aprovechar la oportunidad innovando, utilizando la tecnología fusionada con valores. También es necesario tener conciencia que no puede limitarse a recuperar las economías. El cambio climático y la pérdida de la biodiversidad pueden causar daños más dramáticos que el COVID-19. Es hora de repensar la vida y las prioridades.

Sí, todo va a pasar y esto será historia. Es difícil muchas veces, pero es importante la actitud.  Hay días malos, pero también buenos y esperanzadores.

Estamos viviendo un aprendizaje que ojalá sea transformador. Si es así esta crisis puede ser positiva.   

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *