Escribe para buscar

Debate Portada

Olas de calor

Compartir

Las olas de calor que alarman a Europa y al norte de América, probablemente no tarden en llegar a Ecuador como las torrenciales lluvias.

Foto: @FrederikSarensen – Pexels

Usual es que en el verano boreal cesen actividades laborales y millones de ciudadanos del hemisferio norte se desplacen a playas continentales o distantes, por aumento de temperaturas, pero en las últimas semanas superaron 47° Celsius, provocando alarma, pánico y olas de calor.

Se registran saldos cruentos, no solo víctimas humanas, también en el sector agropecuario que sufrió y sufre pavorosos incendios forestales. El gobernante español aseguró, a la comunidad internacional, que “nos encontramos en un nivel de riesgo extremo ante las elevadas temperaturas”, superiores a 40° C.

Adicional la inusual previsión de alerta roja de la Oficina de Meteorología del Reino Unido, porque el termómetro registró el nivel de 40° C, inusitado récord para dicha geografía próxima al Círculo Polar Ártico. Está en alerta ámbar, una menos que la roja.

Avanza hoja de ruta

Tales dramas climáticos parecerían lejanos de Ecuador, pero no es así. Meses atrás, en Europa, Asia y otros lares hubo registros de tragedias humanas y naturales por torrenciales lluvias y desbordamientos de ríos. No pasó mucho tiempo y Ecuador sintió similares embates naturales, que los científicos dijeron ser consecuentes del proceso de cambio climático, para cuya detención o mitigación se entrelazan compromisos internacionales para evitar que hacia el 2050 se registren catástrofes inimaginables.

La población ecuatoriana, su gobierno, no pueden cruzarse de brazos. Es responsabilidad de todos actuar con responsabilidad, porque organismos internacionales han registrado el 30% de pérdida de glaciares andinos en menos de 50 años. Entre el 2020 y 2022 se produjeron, en América Latina, 175 desastres, de ellos el 88% fueron por causas meteorológicas, climatológicas e hidrológicas, responsables del 40% de muertes y el 71% de pérdidas económicas.

No quepa duda que la causante de los deshielos y del progresivo aumento del nivel marítimo es la misma humanidad por su desenfrenado uso de combustibles fósiles, tala de bosques, especialmente contaminación fluvial y oceánica.

Ya es difícil, cuando no imposible nadar en Innumerables ríos del territorio ecuatoriano por su extensiva contaminación, mientras en la generalidad de playas, particularmente en temporadas especiales, los visitantes vierten abundantes desechos que generalmente ingresan al mar cuando la marea sube, contaminando a la mayor proveedora de oxígeno para la humanidad.

La SIP reconoce la defensa de la libertad de prensa en Ecuador

Por si fuera poco, la “lucha social” desata violencia para abaratar y extender, aún más, los combustibles fósiles, lo que no solo es agresión a la caja fiscal, a los contribuyentes que la alimentan, sino incrementan el esparcimiento de dióxido de carbono, íntimamente relacionado con el efecto invernadero.

La población, actores sociales y políticos no conciertan esfuerzos para establecer cultura de manejo ambiental. Son reactivos solo cuando la amenaza asecha, como el eventual deterioro de la fuente de agua del Atacazo para Quito. No hay registro de acciones para encarar el problema.

Ecuador está en línea de sufrir severos daños por efectos climáticos debido a la ausencia de cultura ambiental, a su estado de crisis económica y social, porque los actores políticos y sociales concentran esfuerzos en elaborar discursos populistas de derechos y no para mitigar índices de pobreza. La extrema registra el 10,7% de la población, en tanto por ingresos el 25%. La eventual ola de calor, que llegaría al país, afectaría severamente a estos segmentos poblacionales, que no dispondrían de medios para adquirir ventiladores, menos dispositivos de aire acondicionado.

La población estaría en mejores condiciones de enfrentar coyunturas por cambio climático, si sus mandatarios concertaran acciones para estimular inversiones que generen empleo y cesen de impulsar procesos violentos para aumentar subsidios a combustibles fósiles.

Imperativa es la concertación para promover industria consecuente con energía solar, eólica, electromagnética y otras. Las alarmas provocaron una cumbre mundial para iniciar procesos que sustituyan la matriz energética fósil por amigables con el ambiente, para lo que los científicos trabajan, activamente, en el ineludible aporte de la minería.

Presunciones de ISD

Urge que Ecuador inicie procesos sostenidos para profundizar el cambio de su matriz energética. No es aventurado plantearse que, si produce petróleo y posee importantes yacimientos mineros, debería estimular inversión para desarrollar su uso amigable con la humanidad y el ambiente. La industrialización del petróleo, petroquímica, genera medicamentos, por ejemplo, aspirinas, reactivos para producir vitamina B, insecticidas y un extenso etcétera; la minería está presente en toda la cadena alimenticia, para reducir la contaminación, para ahorro de energía, para desarrollar nuevas tecnologías y otro largo etcétera.

Te podría interesar

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *