Escribe para buscar

Debate Noticias

Noticias alentadoras sobre la deuda y la refinería

Compartir

En medio de la crisis sanitaria, el gobierno renegocia bonos soberanos y anuncia reparación real de la Refinería de Esmeraldas para aliviar presiones a la caja fiscal.

Foto: Flickr Ministerio Cordinador de Sectores Estratégicos

Las angustias y desesperaciones por el COVID-19 fueron momentáneamente relegadas de los estelares informativos y comentarios por los avances de la renegociación de USD 17 373 millones de bonos soberanos, por la renuncia del vicepresidente Otto Zonnenholzner, por la decisión presidencial de “delegar a la iniciativa privada de la gestión conjunta de la Refinería de Esmeraldas” con Petroecuador.

Los hechos, sin embargo, continuarán siendo noticia por mucho tiempo, rebasarán el 2020. La pandemia, porque así llegue la vacuna en octubre próximo, como pronostican fuentes médicas, las dolorosas secuelas psicosociales y económicas seguirán como protagonistas; las presiones sobre deuda pública no cesarán; Zonnenholzner estará en fragor de la lid electoral presidencial para febrero del 2021 y habría iniciado la administración mixta de la  Refinería de Esmeraldas y su real repotenciación.

Las noticias llegaron cuando las redes sociales estelarizaban mensajes anticorrupción y hacían analogías  como  “¿Cuál es la vacuna contra la corrupción?”, otros ironizaban que “somos el único país del mundo que para recuperar lo robado tenemos que aprobar una ley, y encima la tienen que aprobar los mismos choros que nos robaron”, otros disuadían: “¿Qué nos pasa? Se reparten hospitales, carnet de discapacitados, Embajadas y todos roban. ¿Hasta cuándo aguantamos a los corruptos?, y alguien teorizó: “La revolución es ser honestos en medio de un sistema corrupto”.

También hubo pronósticos: “Los honorables (legisladores) discapacitados  no votarán la ley de extinción de dominio para recuperar lo robado. Sinverguenzas”; hubo retratos sobre los 13 años verdeflex: “¿Por qué será que los que están robando, los presos, los escondidos tienen el mismo uniforme?”

Y no simularon sentencias: “Robaron a los  más vulnerables (víctimas del terremoto, de la pandemia, de discapacidad). Miserables, se merecen la pena capital”, “con la novedad que hemos tenido más de 20 asambleístas discapacitados y nunca nos dimos cuenta que son ciegos, sordos, mudos, lelos, pendejos”, “¿Cómo me dueles país: roban a los muertos, enfermos, jubilados, a los discapacitados y a todos. Qué hicimos para merecer esto?, y se alzó una voz: “sin justicia no hay democracia. La corrupción existe porque la toleramos. De tí, de mí depende el cambio”.

Y reiteradamente se alzó una foto del expresidente Correa, con leyenda adjunta: “Ecuatorianos nunca olviden que yo dispuse que no se pague el aporte que el Estado por ley debía entregar al IESS/ Que yo tomé prestado (y nunca pague) 12 mil millones de los fondos del IESS/ Que yo puse a Ramiro González al frente del IESS y que él también les robo la plata; luego puse a Espinosa, y él también les robo”.

Avance renegociador

Tales y muchos otros post copaban Facebook, cuando resaltó el avance de la renegociación de los bonos soberanos de USD 17 375 millones que se debían pagar hasta el 2030, con tramos anuales onerosos y que para este 2020 ejercían alta presión sobre la escuálida caja fiscal; se pensó que habría generalizada reacción por el alivio del diferimiento de pagos, pero no. No hubo comentarios, que no sean de Mauricio Pozo, de Jaime Carrera que saludaron el precacuerdo.

La ausencia de comentarios quizá mostró el nivel de los navegantes, usualmente tremendistas, que integran la enorme columna de críticos “moralistas”, exentos de propuestas, soluciones y acciones para revertir calamitosas situaciones, gestores de estrés, tensión, ansiedad, generadores de diversas patologías.

En general, el acuerdo inicial con los tenedores de bonos soberanos es plausible, vista la enorme dificultad de negociación en el mundo financiero, se espera un cierre beneficioso para la década iniciada, no solo por el coyuntural alivio de la presión sobre la caja fiscal, sino porque es implícito llamado a los futuros administradores del Estado a diseñar políticas de producción, empleo y ahorro para honrar los nuevos compromisos que vencerían en el 2040 y ya no en el 2030, ya no USD 17 375 millones, sino USD 15 835 millones.

La deuda pública suma USD 58 418 millones, de los cuales 41 565 millones externa y USD 16 853 millones interna. Con China, a quien se debe USD 5 600 millones se negocia un reperfilamiento y se busca más recursos en condiciones diferentes a las del correato.

El ministro Martínez retrata la urgente necesidad de dinero, por lo que se busca traer recursos de China y organismos multilaterales. No hay más alternativas: son para tratar de reactivar la economía, la ayuda social y atender preocupaciones como la seguridad social. No habrá suspensión de pago de pensiones en la seguridad social ni a los gobiernos descentralizados, comenzando por los más pequeños, expresó.

Renuncia Vicepresidente

Al anuncio del preacuerdo renegociador se sumó la noticia, que era secreto a voces desde hace varias semanas: la renuncia irrevocable del Vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner que para varios analistas pateó el tablero político electoral presidencial de febrero de 2021.

A pocos días, grupos juveniles, de Guayaquil, hicieron pública su organización en torno a la precandidatura de Otto, aunque se sabe que en epicentros políticos ya trazan estrategias para posicionar la “gente joven, no contaminada con la partidocracia, ni con la corrupción, ni con el continuismo”, lo que hace improbable el paraguas político de Alianza PAIS.

Administración compartida

En este ajetreo abonó la esperada decisión presidencial para remediar la tambaleante Refinería de Esmeraldas con administración compartida de Petroecuador y una eventual firma extranjera especializada que también sería inversora para hacer real su repotenciación después del despilfarro de USD 2 200 millones judicializados. Otro alivio a la presión sobre las cuentas públicas.

El Ecuador tiene severa crisis de ab abastecimiento de combustibles, cuando la planta de Esmeraldas no está parada opera al 65% de su capacidad de 110 000 barriles diarios, por lo que la decisión presidencial es apropiada, teniendo en cuenta que el Ministerio de Energía y Recursos Naturales no Renovables ha dicho que “no existen recursos disponibles para inversiones de esa amplitud”, por ello la decisión de “delegar a la iniciativa privada  la Gestión Delegada de Refinería de Esmeraldas”.

El dictamen favorable del Ministerio de Economía y Finanzas dice que no exime a la autoridad solicitar el dictamen a los contratos de concesión, asociación, alianza estratégica y otras formas contractuales que sugieren por efecto de la implementación del decreto ejecutivo, pero examinada la normativa, se subraya que “el procedimiento específico para la delegación por excepcionalidad a la iniciativa privada en la fase de refinación cuando se encuentra en ejecución, no se encuentra determinado en la legislación ecuatoriana, siendo aplicables las disposiciones  legales  previstos en el Código Orgánico de la Producción  Comercio e Inversiones y en el Código  Orgánico Administrativo en concordancia con la capacidad de delegación excepcional establecida en la Constitución de la República  y la Ley de Hidrocarburos”.

Así, el proceso para la administración compartida de la Refinería está en marcha, se deben elaborar las reglas y condiciones, que involucrarían una licitación que llevaría cuatro meses, más uno para la firma del contrato y la reparación comenzaría de inmediato, sin que el personal sea desplazado. Diciembre del 2020 podría ser el arranque de la reparación de la refinadora.

Técnicos estiman que la reparación llevaría nueve meses, con la ventaja que los combustibles serán de mejor calidad, se producirían bajo la norma Euro5, que significa reducción de azufre, dióxido de nitrógeno, CO2 que coadyuvan a la sustantiva mejora del ambiente en calles y carreteras del país.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *