Escribe para buscar

Debate Sub Portada

“No más a las mentiras”

Compartir

El 2022 se proyecta como tenso año político por la pretensión electoral del máximo dirigente de la Conaie; la eventual carta presidencial correísta.

Foto: Hamilton López – API

Los cercos judiciales que se estrechan en torno al expresidente Rafael Correa podrían llevarle a fortalecer el restablecimiento de amistades con la dirigencia de la Conaie, organización a la que persiguió después de haberla utilizado para alzarse con el poder en el 2007.

El oportunismo nuevamente rezuma cuando el máximo dirigente de la organización ha devenido en contradictor político gubernamental, intentando materializar añejas consignas y estribillos como el subsidio a combustibles fósiles, otrora singular caballo de batalla de los transportistas. Ahora resuena la vigencia y la baja de precios bajo las siglas de la Conaie.

Si se recuerda el proceso de construcción de la Confederación, sus actores de mediados de los años 80 hasta los 90 la identificaron como organización no gubernamental, a las que las normas de legislación civil previenen su no intervención en política partidaria, pero, sin rubor, Nicolás Iza las desbordó y en el último proceso electoral apostó por la candidatura presidencial correista, en donde parece haberse anclado como activo político.

Ello le habría llevado a maniobrar para conseguir a cómo de lugar la presidencia de la organización, pese a que una asamblea institucional previa había decidido, unánimemente, que la batuta sea tomada por una mujer.

No extrañe que Iza y el correísmo sintonicen en el discurso, por ello la Conaie no genera noticias relacionadas a “promover el ejercicio de los derechos colectivos de pueblos y nacionalidades indígenas del Ecuador, reconocidos en la Constitución de la República”, probablemente porque hacerlo conlleva asumir responsabilidades, como el derecho constitucional de “participar en el uso y usufructo, administración y conservación de los recursos naturales renovables que se hallen en sus tierras”.

Es posible que lo citado cause escozor porque esos derechos solo se materializarían trabajando “en territorio” y no por redes sociales, aunque solo agradaría disfrutar el usufructo que venga del Estado y no del progreso y bienestar de las “bases”.

La otra muletilla es la interculturalidad, reducida a “pueblos y nacionalidades” con mestizos, desconociendo la manifiesta interculturalidad del Ecuador, entre los pueblos de Esmeraldas y Azuay, por ejemplo.

El “pluralismo” de ideas parece quimera e Iza parece esforzarse por ignorar las competencias de Pachakutik, desconociendo el Estatuto de Pachakutik registrado en el Consejo Nacional Electoral, porque a los legisladores electos quiere someterlos a su antojadiza interpretación del correspondiente a la Conaie.

Así, se entiende el protagonismo unidireccional y autoritario de Iza, quizá para demostrar que es “buen alumno” de Correa y eventualmente digno sucesor de éste, de quien el Ecuador y en el exterior tienen bien trazado un retrato, últimamente refrendado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En efecto, la CIDH, declaró la “responsabilidad internacional” del Estado ecuatoriano, léase Rafael Correa Delgado, por las violaciones de diversos derechos humanos al director de Opinión y a los ejecutivos de diario El Universo, en un amañado proceso legal realizado entre el 2010 y 2011, por haber publicado el artículo titulado “No a las mentiras”, en el que se opinó que en la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010 no hubo intento de golpe de Estado ni intento de magnicidio.

Un fragmento del artículo resaltó que “El Dictador (Correa) debería recordar, por último y esto es muy importante, que con el indulto, en el futuro, un nuevo presidente, quizá enemigo suyo, podría llevarlo ante una corte penal por haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente, por crímenes de lesa humanidad , que no lo olvide, no prescriben”.

Fue una opinión. La CIDH ha argumentado que la ambigüedad y amplitud de los artículos del Código Penal aplicados en el caso “implicaron un incumplimiento del requisito de estricta legalidad en la imposición de restricciones de los derechos de libertad de expresión del periodista y de los directivos del Diario El Universo”.

Previo al fallo de la CIDH, a decenas de procesados revirtieron fallos sancionatorios por el 30S, pero también se configura una demanda ante la Corte de la Haya para que responda Rafael Correa por presunto delito de lesa humanidad, al supuestamente ordenar fuego a discreción contra el Hospital de la Policía, en la que entonces se apertrechó, para ser objeto de “rescate” sincronizado por un operativo militar.

¿Quién dio la orden?, está en marcha un proceso contra los mandos militares de entonces, del cual tiene que salir la respuesta, con la cual se completará la demanda ante dicha Corte.

Hasta tanto, como se ha dicho, parece que Correa tuvo indulgencia de la CIDH y le salió barata (USD 400 000) la indemnización a los procesados, la que debe pagar el gobierno del Presupuesto General del Estado, de las contribuciones de todos y cada uno de los ecuatorianos.

Este panorama tendría en intensos ajetreos al correísmo que desde su vocería legislativa presumen contar con más de 70 legisladores, para censurar y destituir funcionarios y bloquear toda iniciativa legislativa del gobierno, lo que les parecería insuficiente, por ello el trabajo de Iza en la Conaie se orientaría a realizar “movilizaciones sociales” para crear “conmoción interna” y destituir al presidente.

Son perspectivas, como la eventual disolución de la Asamblea Nacional, y una sucesión de consultas populares, en momentos en que la población brega por restablecer sus condiciones económicas y sociales resentidas por efectos de la crisis sanitaria que no da tregua y la cleptomanía registrada en los últimos 14 años.

Etiquetas:

1 Comentario

  1. ROCIO BASTIDAS 04/01/2022

    Muy buen artículo porque desnuda claramente la alianza entre Iza y Correa y como Correa usó a la CONAIE luego de vapulearla sin piedad… hechos políticos… no olvidar!!!

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *