Escribe para buscar

Debate Portada

Avanza hoja de ruta

Compartir

La concertada movilización campesina y la acción política parlamentaria de UNES tienen efectos: unos saborean condonación de deudas, otros ya controlan la administración de la Asamblea Nacional y, van por más.

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

Desde el inicio se advirtió que la movilización de la CONAIE, FENOCÍN y FEINE tenía concierto político con el correísmo, con UNES; dos semanas después del “Acuerdo de Paz”, tienen resultados esperados por ellos.

Los resultados revelan manipulaciones. Menos del 1% de la población indígena, montuvia y afroecuatoriana, de poco más de 3 millones, obtendrán beneficios directos por condonación de deudas de hasta $ 3.000. El porcentaje se reduciría más, con la actualización de estadísticas poblacionales, proyectadas por el INEC al 2022.

El país llegó a 18 millones de ecuatorianos

Las del censo del 2010 registraron 1’018.176, 1’042.812 y 1’120.00 auto identificados como indígenas, montubios y afroecuatorianos, en su orden. Así, las hiperbólicas proclamas de que “el pueblo indígena, campesino” serían beneficiarios, se consolidaron como burdas ficciones.

Los efervescentes movilizados de junio último tampoco representaron ni el 1% de dicha población, pero los dirigentes se atribuyeron representación y reivindicación de derechos de ella, con una agenda con cálculo político-electoral y con ánimo de inducir conmoción interna, para que la entramada mayoría, de asambleístas, bregue por destituir al gobernante.

Asamblea Nacional: fortín del correísmo

Los beneficiarios de la condonación de deudas, con la banca pública, sumarán 27.000 usuarios del citado universo poblacional, que han dejado de pagar deudas de hasta $ 3.000, lo que adiciona $ 44 millones a los cuantiosos subsidios, que no pagará el gobierno, ni BanEcuador, sino todos los contribuyentes al fisco.

Misterioso es el número de beneficiarios de reestructuración de créditos vencidos hasta $ 10.000, a 10 años plazo y 3 de gracia. Un paciente trabajo técnico revelará las cifras. Los movilizados no cuentan con estadísticas de la situación económica-financiera de sus “bases”. Paralelamente, la mayoría del parlamento estaría urdiendo el control directo de la Función Legislativa por UNES.  Podría ser premonitoria la caricatura de CRITERIOS, de la semana anterior, que muestra a la elegida primera vicepresidenta frente al presidente con serrucho en mano.

Son desbarajustes por los dos lados. La primera mesa que arrojó “soluciones”, mostró a la CONAIE, FENOCÍN y FEINE que poco o nada hacen para formar cultura crediticia en sus “bases”, lo que potencia responsabilidad a BanEcuador para motivar, en el auténtico trabajador del campo, el uso de sus créditos con responsabilidad y perspectivas de bienestar.

La entidad estatal junto a la Corporación Financiera Nacional, operadora como banca de segundo piso, administrarán $ 540 millones para que familias y cooperativas del sector rural accedan a préstamos con intereses bajos, incidiendo en la base de la pirámide productiva.

El diálogo avanza a paso firme

De los $ 540 millones, BanEcuador operará con $ 200 millones para “crédito de oportunidades”, a 30 años plazo y 1% de interés, que se suman a los $ 100 millones ya comprometidos por el Ejecutivo. $ 100 millones adicionales, irán a “crédito productivo”, con montos que oscilen entre $ 5.000 y $ 20.000, a 10 años plazo y al 5% de interés. La evaluación mostrará si desembocan en resultados óptimos.

La Corporación Financiera destinará $ 120 millones para créditos, a través de microbancos, la Corporación Nacional de Finanzas Populares y Solidarias y un valor similar para cooperativas de ahorro y crédito, operadoras de primer piso o concesionarias directas de préstamos.

Se recalca que el dinero que se destinará a la base de la pirámide productiva del campo no es del gobierno, tampoco de Ban Ecuador ni de la Corporación Financiera, es de los contribuyentes, particularmente de la población económicamente activa, por lo que los concesionarios de créditos deben operar profesionalmente en la calificación de proyectos y determinar la calidad de las cooperativas de ahorro y crédito, para que los recursos beneficien a lleguen a auténticos gestores de bienestar económico y social.

Habría sido importante que la mesa de créditos de señales de relación laboral, que habrían constituido importantes insumos para la que abordará empleo agropecuario. Los dirigentes y “asesores” podrían haber realizado importantes aportes por su doble condición: ser portavoces de “reivindicaciones”, como por su papel de eventuales empleadores, porque han revelado poseer tierras, maquinaria, vehículos y poseer sólidos con la actual mayoría del parlamento.

Mesas de diálogo inclinadas

Existen resultados de una mesa, restan de nueve; subsiste la tensión económica, política y social interna y externamente. Hay desmotivación para nueva inversión, generación de empleo. El riesgo país llegó a 1.600 puntos, pero cedió 285 después de que la nueva autoridad económica atenuó situaciones ante actores del mercado financiero. Ojalá no se generen nuevos sobresaltos

Difícil es despreocuparse. Actores de las mesas de diálogo tienen cordón umbilical con la mayoría parlamentaria que ya atiza juicios políticos contra quienes intentaron controlar el vandalismo desatado, para cuyo proceso parece estorbarles la actual composición de la Comisión de Fiscalización y Control Político. Se prevé la pronta reestructuración de la misma.

Contenido relacionado

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *