CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Noticias

Los momentos electorales que definirán el futuro del Ecuador

Compartir

La campaña, el debate presidencial y la víspera de la elección serán determinantes. ¿Por qué?

Foto: @macrovector – Freepik

Faltan menos de 200 días para que el Ecuador conozca a sus nuevos mandantes. En medio de una pandemia que ha cambiado las dinámicas de vida, una cantidad considerable de candidatos y un electorado, que de por sí, ya era apolítico, es necesario analizar el orden de los eventos que podrían marcar el péndulo de las elecciones en febrero de 2021. Es así que serán algunos momentos los que causen un mayor impacto y brinden las improntas sociales para figurar a un candidato ganador.

Es curioso que la democracia ha permitido que la participación política, sin embargo, no se puede tapar el sol con un dedo, esta diversidad de aspirantes presidenciales provoca una fragmentación profunda en la votación presidencial, es decir, en una primera vuelta electoral, el candidato ganador o el binomio que se enfrente en una segunda vuelta tendrá un porcentaje mínimo. A este acontecimiento se le debe sumar las nuevas formas de hacer campaña política, mismas que han cambiado a raíz de la pandemia ya que la tecnología paso a ser socialmente necesaria para permanecer conectados.

La nueva campaña política 

El primer evento que tendrá un gran hincapié es la campaña política, que en el Ecuador empieza el 31 de diciembre de 2020 y durará poco mas de un mes, tiempo que le servirá a los candidatos netamente para posicionarse como figuras sólidas. Es importante entender a la campaña como una variable interdependiente de la precampaña, es decir, los candidatos ya llegan con juicios de valor por parte del electorado. Tradicionalmente, el trabajo territorial y las visitas multitudinarias pasarán a segundo plano, y estos espacios, en donde generalmente se veía la estirpe del candidato, ahora tendrán dinámicas digitalizadas y personalizadas, esto ya que desde la pandemia y el confinamiento,  los medios digitales han fungido como el vinculo de comunicación a nivel global, sin embargo, esto no quiere decir que el Ecuador este totalmente digitalizado, poco menos del 50% de ecuatorianos no tienen acceso a internet, y es esta característica obliga a los candidatos a ser innovadores en cuanto a su forma de hacer política.

El debate presidencial

Un segundo momento decisivo es el debate presidencial, el espacio donde los candidatos demuestran su capacidad retórica. A raíz de la crisis del COVID-19, las medidas sanitarias y la digitalización, el debate presidencial deberá ser manejado con un estilo que se adapte a todas las plataformas pues esto creará masividad. Y sin duda, a discreción del lector, el estilo circense y populista será una herramienta que delineará, ya no solo discursos, sino hasta al candidato. Es decir, el enamoramiento visual del candidato y la oratoria tendrán un gran peso al momento de cautivar votantes. Ahora, es necesario mencionar que la cantidad de candidatos dejan abierta a las posibilidades de que cualquier cosa pueda pasar con el debate, pues muchos candidatos preferirán llevar su estrategia sin debatir. 

La víspera electoral

Finalmente, los últimos días antes del 7 de febrero de 2021, fecha de la primera vuelta electoral, serán determinantes. Aunque no lo parezca, la víspera de una elección es el momento aquel donde la propaganda ya se desvanece, terminan de esclarecerse las pugnas y la reflexión social es el último recurso, sobre todo en medio de entender al país como una brújula sin eje. Son generalmente los tres últimos días los que definen el pensamiento final, aquella impronta que motiva al electorado a dar su voto por un candidato en específico. Y esta reflexión debe ir acompañada siempre de una propuesta ciudadana que incentive a esa actitud de responsabilidad política. 

En síntesis, podemos afirmar que las elecciones presidenciales en Ecuador serán un reto en todos los ámbitos puesto que deberán ajustarse a un contexto diferente. La utilización de herramientas digitales y un correcto manejo de las crisis desde el aspecto comunicacional crearan una catarsis social necesaria para elegir al próximo binomio que ocupará Carondelet. Ahora bien, parte de esta reflexión que como ciudadanía debemos hacer debe ir bien acompañada de cuestiones como ¿Qué hacia el candidato antes de ejercer política? ¿Que ha hecho el candidato durante la pandemia? ¿Está involucrado en casos de corrupción? ¿Quien financia sus precampañas? Mismas preguntas que dejaran a sabiendas que opción merece la pena ser tomada en cuenta al momento de elegir a nuestro próximo representante.

  • El autor es Coordinador de comunicación de la Corporación Diálogos por la Democracia.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *