CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Portada

Elecciones 2021: ¿Voto de confianza o por la capacidad?

Compartir

Las herramientas empresariales para la selección de personal pueden aplicarse para escoger al nuevo Presidente del Ecuador. ¿Cómo? Un especialista lo cuenta.

Foto: @Element5Digital – Pexels

A tan sólo un mes de las elecciones, sorprende ver la cantidad de candidatos presidenciales que se han postulado. Sin embargo, asombra encontrarnos con que no existen mayores requisitos para ocupar el puesto siendo este el de mayor significancia en el país. Por lo tanto, no cabe la menor duda de que es necesario utilizar la ciencia detrás de la selección de personal para aumentar las probabilidades de que las dignidades elegidas se desempeñen de manera correcta en las funciones encargadas.

Es innegable que cualquier empresa grande entiende que, a mayor responsabilidad de un puesto, mayor detalle debe tener el proceso de selección. Asimismo, es irónico que los departamentos de recursos humanos de las instituciones públicas tengan varios requisitos para puestos de técnicos sin funciones directivas, pero para las cabezas no. Por lo tanto, elegir a las personas no adecuadas no sólo implica un mayor riesgo de un mal uso de los recursos públicos, sino que se desperdicia la gran oportunidad de tener a personas que ejecuten el puesto con destreza y capacidades adecuadas.

Un país puede ser comparado con una empresa. La diferencia es que somos 17 millones de mandantes los que elegimos al mandatario, y no solo unos cuantos. Por lo tanto, como en todo proceso de selección, se debe proporcionar a los electores medidas objetivas que ayuden a comparar los candidatos. 

Por mencionar algunas, se podrían evaluar habilidades cognitivas, rasgos de personalidad y conocimientos básicos de la materia. De esta manera, nuestras decisiones se basarían en puntuaciones o índices antes que ser víctima de sesgos inconscientes evidenciados como edad, sexo, etnia, extraversión, parentesco, entre otros. 

Es verdad que hasta el momento no hay un registro de competencias basado en evidencia que prediga un buen desempeño presidencial. No obstante, cada uno podría saber si está votando por un presidente con una habilidad cognitiva alta, media o baja. O con una personalidad introvertida y estable, o con una personalidad extrovertida e inestable. O por uno que tiene alto conocimiento de economía y administración, versus uno que tiene alto conocimiento de marketing y psicología.

Estas medidas objetivas, junto a los planes de gobierno, podrían ser la combinación adecuada al momento de las votaciones ya que trascienden la contienda mediática. Sin mencionar que no sorprendería que los candidatos elegidos cambien sus propuestas o no las ejecuten en sus periodos presidenciales, mientras que cambiar su habilidad mental o su personalidad es mucho más complicado.

En fin, así como hemos utilizado los avances científicos para sobrellevar la actual pandemia, propongo que se utilice la ciencia de la selección de personal para prevenir futuras crisis políticas y económicas derivadas de un mal manejo de nuestros valiosos recursos como país. Propuesta válida a nivel del Poder Ejecutivo, pero también a nivel del Poder Legislativo.

  • El autor es MSc psicólogo clínico y organizacional con experiencia en Sudamérica, Estados Unidos y Europa. Además, ha trabajado para grandes empresas, ha publicado artículos académicos, ejerce la práctica privada y ofrece cursos en línea. Para conocer más puede ingresar aquí: www.humanreinvention.com.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *