CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Portada

El gradualismo económico hace daño al país

Compartir

El Gobierno dejó el objetivo de encaminar al Ecuador hacia un nuevo modelo. Ahora, parece que ha perdido esa oportunidad.

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

Actualmente, el principal problema que tiene el Ecuador es la falta de liquidez. Lamentablemente, no ha podido bajar el nivel de gasto al nivel de sus ingresos. 

El país ya venía con problemas, porque la economía decreció antes de la pandemia. El conflicto era el mismo, el gobierno no alcanzaba a cubrir sus gastos con la recaudación. No alcanzaba, incluso, a cubrir sus gastos con el endeudamiento, ni con cualquier otro tipo de ingresos, como el petrolero. El déficit ya existía. 

¿Qué pasó durante la pandemia? El déficit se empeoró. Estamos hablando USD 12 000 a USD 15 000 millones. Esto se convierte en un grave problema para el Gobierno ya que no dispone de ingresos para invertir en la sociedad. Además, no hay suficiente desarrollo del sector productivo para que la recaudación estatal suba y se generen, paralelamente, más fuentes de empleo.

El impacto de la pandemia en marzo, abril, mayo y junio fue devastador y las empresas no logran recuperarse. Quito ha sufrido muchísimo. La caída de empleo es drástica, de un 22,7%. En el Ecuador dos de cada 10 de ecuatorianos cuenta con un trabajo a tiempo completo. Y la tasa de desempleo juvenil es del 33%.

El Ecuador tiene un modelo económico y de desarrollo caduco. Ya no sirve. Por eso vemos ya vemos estos problemas reflejados en el día a día de todos. En el desempleo, en el cierre de negocios, en la paralización de actividades, del consumo, en la falta de liquidez. Con esto baja el consumo, bajan las ventas, bajan los márgenes de las empresas y pierden dinero. Esto afecta a la sociedad en general. Todo se ha ido complicando.

La consecuencia de que esto siga agravándose es que se destruye valor, se siguen cerrando negocios, crecerá más el desempleo. Habrá menos dinero y, cuando eso sucede, la ciudadanía entra rápidamente en la pobreza. La personas tienen más difultades para dar de comer a su familia. Aumentan los problemas sociales, se incrementa la delincuencia. Cuando hay menos recursos, hay menos educación y menos salud. Esto es un círculo vicioso. El futuro de los ecuatorianos puede ser muy duro. Esto pudiera causar en una explosión social.

Lamentablemente el Gobierno cometió un grave error. Este consiste en tratar de componer o cambiar el modelo económico gradualmente. Hemos visto un gradualismo excesivo. El ministro de Economía, Richard Martínez, se asesoró equivocadamente. Es un hombre joven, llegó con mucha energía y, seguramente, intentó hacer cambios… pero no lo ha conseguido. No se hicieron las reformas laborales a tiempo, no se hicieron las reformas tributarias, tampoco la reforma del Código Financiero. Además, no se hizo la reforma a ley de la seguridad social para que se invierta en el sector productivo. El gradualismo está acabando con el país. 

El Gobierno dejó a un lado el objetivo de encaminar al Ecuador hacia un nuevo modelo. Ahora, con su baja popularidad, parece que ha perdido definitivamente esa oportunidad. En política, se sabe que si a un político le va bien es porque ha tomado buenas decisiones en el ámbito economico. Quien no genera buenos resultados, tangibles, no tiene un futuro político. 

Además, ya ingresamos a un año electoral y muchos de los partidos políticos que buscan un puesto de poder en las próximas elecciones intentarán complacer al ciudadano con ofertas y muchas de ellas serán demagógicas. Por la coyuntura, no van a tomar las decisiones fuertes y dolorosas que requiere el Ecuador para salir adelante. El dilema al que se enfretarán es simple: si apoyan políticamente al Gobierno, pierden en las urnas.

Sin embargo, hacia el futuro hay decisiones que pueden adoptar para mejorar el país. Hay que ajustar el tamaño del Estado y también a las instituciones que puedan generar valor y, así, delegar su administración al sector privado. Eso siginifica que se bajará la carga presupuestaria estatal y pasará a recibir ingresos. También, trabajar en Aliazas Público Privadas. Y buscar ingresos de fuera, inversiones extranjeras. Pero, las autoridades deben tener en cuenta que si baja el tamaño del Estado y no libera la economía, las consecuencias serán más graves. Porque se dejará a miles de ciudadanos sin empleo, pero no tendrán la posibilidad de obtener ingresos frescos. Ecuador necesita urgentemente un cambio y a gran escala.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *