CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Portada

El coronavirus y el fin de año para el sector productivo

Compartir

El sector productivo debe tomar precauciones para el final del 2020. Conozca las recomendaciones del Presidente de la Cámara de Comercio de Quito para los emprendedores y empresarios.

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

Estos dos últimos meses son importantes para el sector comercial. Y para salir adelante, en medio de la pandemia, es necesario que seamos eficientes. Lo principal es tener una estructura adecuada de costos para las ventas del fin de año. Esto es imprescindible por que es un año atípico por el coronavirus. No habrán fiestas, los espectáculos públicos están prohibidos, no se celebrarán grandes reuniones en restaurantes y hoteles. Además, este año no habrá el consumo habitual de los meses de octubre, noviembre y diciembre, que generalmente son los mejores para el comercio, especialmente, para la industria de alimentos y bebidas. 

De hecho, este fin de año será diferente. Los niños y adolescentes no asisten a clases presenciales, y tampoco se realizarán agasajos. Además, hay menos movimiento en la ciudad y, como consecuencia, menos consumo. Pero de nuestro lado vamos a pagar el décimo tercer sueldo, que es un salario adicional. 

Entonces, ¿qué es lo que debe hacer el empresario para enfrentar estos meses? Es necesario hacer una buena proyección de ventas, de ingresos, de flujo de caja y conocer cuál es la realidad del capital de trabajo para ajustar la estructura al flujo de caja. Además, ser prolijos en los inventarios, en las cobranzas, en la negociación con proveedores; incluso, tratar de extender los plazos, en general, para poder salir airosos de este año. Es lo básico para ser eficientes.

Los emprendedores y empresarios también debemos considerar que enero y febrero serán meses muy difíciles, ya que tradicionalmente hay menos ventas. Es más, febrero es uno de los meses más críticos. Por eso, debemos tomar precauciones. 

Debido a eso, y para reactivarnos, desde la Cámara de Comercio de Quito no promovemos ni solicitamos a las autoridades nacionales o municipales que permitan grandes reuniones, agasajos, conciertos… pero sí la libre movilidad. Eliminar las restricciones para el tránsito, en especial del transporte del sector comercial, sería una ayuda para las ventas, especialmente para los productos de los negocios formales donde se respetan los protocolos. Estas son las empresas que pagan impuestos, que generan IVA, las que pagan las tasas al Municipio. En los establecimientos formales se respeta el aforo por la crisis sanitaria y se cumplen estrictos protocolos biosanitarios. Además, no hay un problema por un alto tráfico vehicular en la Capital. 

No obstante, las autoridades políticas y el sector privado debemos continuar con el monitoreo de la cantidad de pruebas para COVID-19, del índice de mortalidad, de la capacidad de los hospitales. Pero todo esfuerzo debe estar encaminado a evitar un nuevo confinamiento.

Debemos aprender a vivir con el virus y no abandonar las actividades económicas porque desconocemos cuándo llegarán las vacunas al país, así como tampoco cuándo empezará la vacunación. Hasta tanto, debemos cumplir con los protocolos de bioseguridad, cuidarnos entre nosotros, para no afectar más el consumo. Otro confinamiento causará efectos devastadores para el sector productivo y para el Ecuador.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *