CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Noticias

El piloto automático es el responsable del delito

Compartir

Uno de los últimos escándalos de corrupción revela que la ley del ‘más vivo’, ‘el sapo’, es la que prima. Incluso para las defensas judiciales…

Fotos: Marcos Pin – API

En el país de absurdistan puede pasar lo más inexplicable o inimaginable aunque usted no lo crea. Aquí los delincuentes se creen los más vivos e inteligentes que el normal de los ecuatorianos, esgrimen justificativos tan descabellados que uno se queda perplejo ante tamaña osadía y cinismo. 

Los conceptos de ética y moral fueron enterrados hace muchos años, aquí en mi país la ley del más vivo, el sapo, el vacan, el duro, es la que prima, hemos creado una generación de realitys y farándula delictiva, donde gran parte de la juventud se ve reflejada en personajes que los medios de comunicación los han posicionados para que a futuro sean los nuevos corruptos de la sociedad.

En absurdistan nadie es responsable de sus actos, unos se hacen los locos o descerebrados que sufren amnesia para no ir a declarar, mientras su novia dice que vive en otra dimensión, el dueño de la avioneta dice que le robaron y que su chofer aéreo es el responsable. Este rápidamente trata de deslindar las acusaciones y manifiesta que el forcejeo en la cabina de la aeronave con el otro piloto para que no aterrice y regrese, que con toda su experiencia y miles de horas de vuelo, nunca supo por dónde estuvo y cuando se estrelló, salió corriendo y lo único que recuerda es que el responsable de todo este escándalo farandulero, es el guardia de seguridad del aeropuerto que les permitió ingresar a robar la avioneta.

El pobre guardia desconcertado con semejante calumnia, les echa la culpa a los pasajeros que no presentaron sus credenciales o cédulas y que el piloto era el responsable pues el solo ayudo a cargar las maletas. El piloto que esta ya muerto desde el cielo al enterarse del proceso judicial instaurado, manda inmediatamente un mensaje por Facebook deslindando responsabilidad y acusando a la Dirección de Asustados Controladores “DAC” porque según manifiesta, a ellos les presentaron su plan de vuelo, rápidamente se organiza una reunión de trabajo en la DAC para ver a quien le botan la pelotita y determinan que los que no controlaron las trazas aéreas o desplazamiento de la avioneta siniestrada llevando un prófugo, son los radares militares. Los aludidos que estaban ayudando en la emergencia sanitaria, se calientan y salen a desmentir estás maliciosas afirmaciones, (la pelotita comienza a rodar por todos los lados). 

La justicia de Absurdistan está preocupada, hay tención, no sabe cómo solucionar el caso o a quién incriminar, existen fuertes presiones desde un residencia exclusiva de millonarios en Miami y otros sabidos que no lograron escapar y que también llevaron tajadas en los contratos de insumos médicos. 

La tensión sube, hasta que un iluminado jurista incorrupto, presenta la más lógica e irrefutable teoría del delito, un análisis profesional que no comprometa a nadie y todos pueden salir libres a seguir delinquiendo sin preocupación ni remordimiento de conciencia, pues todos son los nuevos amiguis. El funcionario judicial determina que el único responsable es el piloto automático de la avioneta pues cumple todos los estándares delictivos y no tiene como defenderse ni negar las acusaciones porque también se destruyó en el impacto. 

Esta es la historia ecuatorianos… perdón absurdistanos, de un caso de la vida real donde los actores se han cambiado, no de nombre, sino de dirección para que no los encuentren y donde el único culpable es el lento del piloto automático.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *