Escribe para buscar

Debate Lo Destacado Noticias

Ecuador santuario del crimen organizado

Compartir

Ecuador dejó de ser país de tránsito y se convirtió en lugar de acopio para las banda delictivas. El Gobierno debe tomar acciones político estratégicas urgentes para garantizar la seguridad del Estado. Aquí un análisis.

Foto: César Muñoz – API

La posición geoestratégica de nuestro país atrajo, desde hace mucho tiempo, la atención de diversas amenazas transnacionales, que aprovecharon el sinnúmero de vulnerabilidades de los sistemas de seguridad ecuatorianos.

La consecuencia ha sido la implantación de estructuras delictivas en los estamentos gubernamentales, de control y de justicia.

¿Cómo ha sido este proceso y cuáles han sido sus consecuencias? En primer lugar, dos carteles mexicanos que operaban en Colombia, Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, aprovecharon el “efecto globo”, que se generó en la década del 2000, por la guerra contra las drogas, y rápidamente trasladaron su infraestructura delictiva al Ecuador, haciéndolo un país de acopio.

La actividad del narcotráfico debía contar, necesariamente, con megabandas locales. Estas fueron tercerizadas y pasaron a formar parte rápidamente de la infraestructura delictiva.

Otra consecuencia frente a las más de dos décadas de penetración y de colaboración de diferentes funcionarios con estos grupos, es que Ecuador sea catalogado como país procesador y ratificado como plataforma internacional de distribución de narcóticos, (como nos cataloga la administración del presidente Joe Biden), con altísimos niveles de inseguridad, violencia, corrupción e improvisación gubernamental.

Si este es el diagnóstico es importante que el Gobierno retome las riendas en esta área para garantizar la seguridad integral del Estado y considerar las siguientes acciones político estratégicas:

  1. Políticas públicas de seguridad, articuladas con planes de seguridad integral del Estado.
  2. Revisión de la ley migratoria e implementación de la ley de interdicción aérea.
  3. Reingeniería total del sistema de inteligencia CIES, previo a las auditorías operativa, tecnológica, financiera y de personal.
  4. Conformación de la Fuerza de Tarea Conjunta del Litoral Ecuatoriano, para restablecer la seguridad y combatir el crimen organizado, narcotráfico y delincuencia común.
  5. Restablecer la Fuerza de Tarea Conjunta Esmeraldas.
  6. Presencia disuasiva permanente para combatir la inseguridad en las ciudades.
  7. Reingeniería total del sistema carcelario, iniciando por sus autoridades, previo a las investigaciones judiciales por las diferentes masacres en los centros carcelarios.
  8. Militarización de los puertos y aeropuertos del Litoral, considerados como las plataformas internacionales de distribución de drogas.
  9. Implementación de patrullajes por los batallones de Infantería de Marina en los ríos y esteros, que constituyen vías logísticas del traslado del narcotráfico.

Ecuador puede dejar de ser un santuario para el crimen organizado, pero se requiere de decisión política y de cambio de actitud estratégica, de reactiva a proactiva.          

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *