Escribe para buscar

Debate Sub Portada

Políticos temerarios desafían a los pueblos

Compartir

Los partidos y los líderes políticos han sido rechazados y humillados en varios países de Latinoamérica; es la respuesta a caudillos fanfarrones que han abusado del poder, han robado y desperdiciado los recursos nacionales y sólo generan pobreza.

Foto: Flickr Instituto Patria

Cristina Fernández de Kirchner la figura política más poderosa, más temida y más peligrosa de Argentina, ha encarado bravucona a los miembros del tribunal de justicia que dictarán sentencia el próximo martes en uno de los juicios que arrastra. “Esta corte es un pelotón de fusilamiento” dijo, acusando a los jueces en lugar de defenderse jurídicamente. En otra audiencia ya había dicho que a ella le absolvió la historia y a los jueces les condenará la historia. Ha llegado hasta lo ridículo al sugerir que el fiscal de la causa está relacionado con la banda de locos que intentó asesinarla, basada en que una de las sospechosas le seguía al fiscal por Facebook. Ni siquiera tuvo la precaución de averiguar si el fiscal tiene cuenta en Facebook. No la tiene.

Golpe monumental al kirchnerismo en las elecciones primarias de Argentina

La corrupción el mal de los políticos

En el juicio que concluirá el martes, Cristina es acusada de liderar una asociación ilícita para desviar los recursos del Estado. En los 12 años de gobierno de los Kirchner, se robaron mil millones en los contratos de obra pública en la región de Santa Cruz. Casi todos los contratos le dieron a un amigo, Lázaro Báez, que no era constructor ni empresario. Cuando terminó el gobierno en 2015, Báez era el único contratista a quien el Estado no le debía ni un centavo, le habían pagado todas las obras realizadas con sobreprecio y hasta las obras que no había realizado. Báez fue condenado a 12 años de cárcel y está cumpliendo su sentencia.

Lázaro Báez devolvía a los Kirchner el dinero robado, según la acusación, alquilando todas las habitaciones de los hoteles de propiedad de los gobernantes sin haber utilizado nunca esos servicios. A un ministro de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, le filmaron las cámaras de seguridad cuando escondía bolsos repletos con millones de dólares en un convento de monjas.

Cristina ha hecho toda clase de maromas políticas y jurídicas para escapar de la cárcel y las instituciones le han tolerado no solo por el poder que tiene sino por el peligro en que incurren los jueces o fiscales que han intentado cumplir su tarea. El caso más famoso es el del fiscal Nisman que fue asesinado, según el proceso judicial en curso; aunque los funcionarios de gobierno, desde el presidente para abajo, sostienen que fue un suicidio. Nisman fue asesinado la víspera de su presentación ante el Congreso donde iba a presentar las pruebas en contra de Cristina Kirchner.

Los jueces y los periodistas contra la corrupción

Argentina tiene a los peores políticos, pero también a los mejores periodistas. Gracias a los jueces honrados y los periodistas honestos, los políticos corruptos no han podido consolidar la impunidad. La justicia ha debido ser extremadamente cuidadosa y ha tratado de evitar una confrontación de poderes, pero ha sido inevitable porque Cristina de Kirchner no sólo desafía a los jueces, sino que los amenaza soliviantando a las turbas que maneja gracias a las ayudas sociales. Los líderes de los beneficiarios de las ayudas han señalado que armarán un “quilombo” si los jueces condenan a la expresidenta; el dirigente de los empleados públicos anunció que paralizarán el país si Cristina es condenada; la líder de las madres, Hebe de Bonafini, fallecida hace poco, habló de organizar una poblada en contra de los jueces.

Cristina da por hecho que será condenada, sabía que la sentencia está escrita, dijo, pero no creí que estuviera tan mal escrita. Sintiéndose incapaz de refutar los argumentos del fiscal, sólo le queda una defensa política, desacreditar a los jueces y amenazar con una protesta masiva de carácter popular.

Una condena no le impedirá ser candidata porque le queda tiempo con apelaciones y dilaciones. Aparentemente no aspirará a la presidencia, aunque su candidatura fue proclamada en una reunión peronista, porque sabe que no podría ganar cuando más del 60% de la población la considera culpable. Puede ganar fácilmente en el conurbano de Buenos Aires y mantener el fuero que le permitiría evitar la cárcel. En el peor de los casos tendría prisión domiciliaria.

El castigo para los políticos en la región

Los partidos políticos tradicionales han sido vapuleados en las urnas porque los electores han perdido la confianza en ellos y en sus líderes. El incumplimiento de las promesas y la corrupción han provocado el resentimiento y el rechazo de los ciudadanos. En consultor político Jaime Durán Barba decía que resulta imposible anticipar resultados porque en varios países han sido elegidos candidatos que no figuraban en las encuestas. En Chile fue elegido Boric que había sido rechazado en los partidos por inútil. Los partidos tradicionales fueron empujados a la tercera posición. En Perú fue elegido Castillo a quien nadie conocía ni consideraba presidenciable. En El Salvador apareció Bukele por encima de los partidos tradicionales de la izquierda y la derecha.

La última oportunidad política

En toda la región las encuestas revelan un rechazo total a los partidos porque no ofrecen solución a los problemas que angustian a los ciudadanos: la violencia, el desempleo, la inflación, la falta de atención para la salud. La crisis de los partidos ha erosionado su popularidad, pone al descubierto la ausencia de líderes, la falta de disciplina y su inclinación a la corrupción. Por desgracia han sido reemplazados por aventureros, megalómanos y oligarcas con ambiciones desmedidas que terminan con sonoros fracasos o en formas nuevas de autoritarismo.

Contenido sugerido

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *