Escribe para buscar

Debate Portada

Las tareas para después de la firma de la paz

Compartir

No hay coincidencia respecto de los resultados del paro indígena, el intento de destitución del presidente Guillermo Lasso y los actos de violencia. Los optimistas de todos los sectores dijeron que ellos han ganado, los pesimistas dijeron que todos han perdido y los realistas que el problema está intacto. ¿Qué viene ahora?

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

Una evaluación que pretenda ser objetiva tendría que decir que los indígenas todavía no ganan nada, sus dirigentes se quedan con problemas judiciales y al descubierto sus conexiones con la violencia y el golpismo. El gobierno perdió autoridad, tiene negociaciones pendientes y se queda con una asamblea que tiró a matar, ochenta francotiradores apostados esperando su oportunidad. Los vándalos quedan descalificados por todos; las llamadas organizaciones sociales al margen de todo; la fuerza pública sembrando bombas lacrimógenas y dudas y la Iglesia como único mediador válido.

La justicia se tomará tiempo, después de la paz

Fracasó la pretensión de incluir la amnistía en la firma de la paz, pero los dirigentes indígenas intentarán introducir de nuevo el tema en las negociaciones pendientes, los vándalos les presionarán porque algunos de los suyos están detenidos y sería una garantía para repetir en el futuro sus servicios de mercenarios. El correísmo puede intentar otra amnistía en la Asamblea, pero con menos facilidades y la amenaza de Leonidas Iza de acudir a la justicia internacional no tiene sentido pues tiene que agotar antes las instancias nacionales.

Las estrategias desestabilizadoras para destruir el país

El gobierno tiene la coartada de que no puede ofrecer lo que está fuera de sus facultades y corresponde a otra función del Estado. La justicia se tomará su tiempo para no mezclarse en política y porque tiempo es lo que pone siempre entre los delitos y las sanciones. Los jueces saben que cualquier fallo provocará duras críticas. Si es a favor de los acusados por fomentar la impunidad y si es en contra porque serían marcados por los vándalos, los dirigentes indígenas y los correístas, todos enemigos peligrosos.

Una estrategia para el gobierno

Se impone una oxigenación del gabinete y el diseño de una estrategia para el manejo de al menos cuatro problemas urgentes:

  • El cumplimiento de los acuerdos firmados y la negociación pendiente con las tres organizaciones indígenas que encabezaron el paro. Sin el chantaje del paro de actividades el gobierno puede tomar la iniciativa, pero debe definir cuáles son las alternativas y quiénes participan en las negociaciones.
  • El manejo de la Asamblea Nacional que continuará bloqueando leyes y buscando mecanismo de obstrucción. ¿Intentará todavía alguna reforma de fondo o se dedicará simplemente a sobrevivir y culminar su período?
  • La renuncia del ministro de Economía pone fin a una etapa de austeridad, ordenamiento de las cuentas y acuerdo con el Fondo Monetario. El nuevo ministro puede caer en la tentación del populismo: gastar generosamente con el pretexto de que es hora de la recuperación de la economía.
  • La seguridad ciudadana. Ni los decretos firmados resuelven los problemas que generaron la delincuencia y la violencia carcelaria. Con menos gobierno será más difícil resolver esos problemas, pero siguen siendo urgentes.

Focalización, la oferta incumplida

El gobierno necesita reforzar el liderazgo, establecer objetivos claros, organizar un sistema eficiente de comunicación y soluciones creativas para los problemas más urgentes. La reducción de los precios de la gasolina y el diésel, hará desaparecer la gasolina “super” y provocará el aumento progresivo de los subsidios por incremento del parque automotor, incremento del consumo de los combustibles subsidiados y aumento de los precios de los combustibles importados.

El gobierno puede acogerse a la apertura que la dirigencia indígena ha dado a la focalización de los combustibles para mantener el subsidio solo a los sectores que pueden provocar impacto en los sectores populares como el transporte urbano y el transporte de mercancías. De la focalización se habla desde hace más de dos décadas y ningún gobierno ha tenido la suficiente energía para aplicarla. Los sectores que se oponen a la focalización son poderosos y han logrado impedir su concreción a pesar de que todos los gobiernos han tenido el tema en estudio.

18 días de desencuentro

Siempre se ha dicho que el subsidio de los combustibles beneficia a las clases altas, a los importadores de derivados, a los contrabandistas, a los narcotraficantes y a la corrupción. Es evidente que la focalización es el mecanismo más justo y fácil de implementar. El gobierno podría tomar la iniciativa y recobrar algo de autoridad después de la crisis.

Repartir el problema

La situación de penuria y exclusión de la población indígena no es problema de este gobierno, lo arrastramos por décadas y centurias; no se puede resolver de la noche a la mañana. Cualquier problema se reduce si se reparte entre muchos participantes y en el tiempo. Siendo una responsabilidad de todos los ecuatorianos, debemos repartir entre todos los costos de la solución, pero el liderazgo le corresponde al gobierno.

Si el problema es la situación de exclusión de la población indígena y eso provoca un profundo resentimiento que es aprovechado por líderes populistas y agitadores de izquierda, la solución es ofrecer a la población indígena mecanismo que le permitan incorporarse a la producción nacional. Esto implica el diseño de un proyecto para dotarles de educación, salud, caminos, riego, semillas, fertilizantes, maquinaria agrícola, acceso directo a los mercados, técnicas agrícolas, tecnología. Ningún gobierno puede financiar el costo de un proyecto de tal envergadura, pero si se trata de un proyecto a implementar en ocho o diez años, parece posible. Lo importantes es diseñar un proyecto creíble y venderlo a todos los ecuatorianos, especialmente a los beneficiarios para que vean el futuro con esperanza.

Te podría interesar

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *