Escribe para buscar

Debate Noticias

El 10A, Yunda y el concejal Morales…

Compartir
Jorge Yunda Quito Crisis

El 10A fue una expresión máxima de indignación por lo que pasa en Quito. Pero algunos políticos quiteños no lo ven así… Quieren adueñarse de la fuerza ciudadana que ya nació.

Foto: Hamilton López – API

El 10 de Agosto (10A) es la fecha más importante para el país y para Quito. El último 10A estaba destinado a ser intrascendente, nuevamente. El correísmo nos ha quitado las fechas patrias para privilegiar la vagancia. Ni siquiera el turismo. La pereza.

El respiro momentáneo en esa fecha está diseñado para el recogimiento. Para reflexionar sobre qué somos cómo país, qué hemos hecho, qué haremos. Algo, obviamente, que el correísmo rechaza. Teme a la libertad y a la reflexión. Por eso no importa si es 10 de Agosto o cualquier día… lo movieron igual aunque son fechas grandes para Ecuador.

Pero en Quito ocurrió un hecho nuevo en el máximo día celebración ecuatoriana, que siempre está acompañado del anhelo de libertad y de rebeldía. Que fue en contra de la desidia que han querido implantar en los ecuatorianos. Cariño por el suelo en el que pisamos. Y reclamo y enfrentamiento en contra de la política timorata, mediocre y corrupta.

Hubo una marcha ciudadana y pacífica en contra de Jorge Yunda, quien ocupa el cargo de Alcalde sin serlo. Una autoridad ilegítima y muy cuestionada. Que no tiene liderazgo y que está causando un caos en la capital.

Pero también, entre los manifestantes, se escucharon voces de que deben irse todos a la casa. Yunda y los concejales. Todos. 

Ese mismo día, el concejal Fernando Morales, de Concertación, un partido que se ha vuelto trivial en Quito y en el país, con serios líos en su interior, cometió un error. Fue un acto que consiguió opacar la marcha ciudadana. Lanzó agua e insultó a Yunda, victimizándolo, colaborando en su estrategia política y comunicacional.

La agresión ha recibido muchas más críticas que apoyos, pero como buen político de ese Concejo, no asume el golpe. 

Todo lo contrario, ha dicho que, gracias a su acto, lanzar agua a Yunda, ahora se habla de Quito en el mundo… Claro, pero por la inexperiencia y por una clase política que provoca tristes sorpresas… 

Pero él no se ha quedado callado. Todo lo contrario. Ahora es una suerte de guía para la ciudad y para la oposición. Al menos eso parece que busca sin conseguirlo.  

A los 6 000 manifestantes que estuvieron el 10A, en una entrevista para La Posta, Morales les dice que las marchas deben enfocarse bien, que tiene mucha experiencia desde colegial, que la marcha debió ir al Centro Histórico, al Concejo, al Municipio.

Morales muestra su desconexión con las iniciativas pacíficas de propia ciudadanía, y a la que debe servir. Es la muestra de que la oposición a Yunda tampoco sintoniza con las necesidades de Quito. Secundario, para él y los que siguen dando quórum al ilegítimo, es que 6 000 personas, más las que apoyaron pitando desde sus carros y por redes, decidieron sacudirse del pasado en un 10A.   

Aunque, para tranquilidad de Morales, hay una buena posibilidad que la marcha se repita. Y que vaya hasta la Alcaldía. Pero también es cierto que van creciendo las voces que quieren que se vayan todos. Que ya no les importa si hay solución legal ante la salida de concejales y Alcalde. Que ya se verá cuando eso suceda y que todo tiene solución. 

Entonces, puede ser que los inconformes con la podredumbre en la Alcaldía hagan caso al todavía concejal Morales, con el riesgo de que él también se vaya. 

Así, de seguro, tendrá tiempo suficiente de solucionar el caos en su partido, ver si revive, o si continúa con sus denuncias en contra del propio Yunda o si se anima a investigar a los funcionarios blindados por Yunda que venden sus soluciones, a través de otros vivarachos, a una ciudadanía que está contra la pared… A ver si le alcanza para el 2023.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *