CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Portada

Todo pasado fue mejor… ¿En serio?

Compartir

Los altos índices de votación por el candidato correísta tienen una explicación. Aquí un análisis.

Foto: Juan Ruiz Cóndor – API

Desde el punto de vista de las élites culturales, el voto por el Arauz-correísmo, es una señal de estupidez social. ¿En realidad es idiota la gente? 

Todos tenemos un familiar, amigo o pareja sin trabajo; pero no por el tiempo de confinamiento, antes de la pandemia ya ocurrían despidos masivos, por eso la catástrofe es muy superior a toda la información que proviene del estado. En comparación el pasado parece mejor. 

Es difícil imaginar a un gobierno entero corrupto, a su movimiento político, a una buena parte de la burocracia, a miles de familias que aceptaron la corrupción. Un hijo, un hermano, un padre que obtuvieron trabajo por obra y gracia del estado, muchas veces sin tener el perfil profesional adecuado. 

Los que se beneficiaron, por adscripción política, con trabajos en el sector público votaron por Arauz. 

No se habla de la prepotencia de los mandos medios en la burocracia; la impunidad protegía a todos los niveles de la jerarquía. Allí se gestó la ola de machismo de hombres con poder administrativo sobre las mujeres. 

Recuerdo el caso de una funcionaria que no fue a una de las marchas de respaldo al régimen. “Me dijeron que era voluntario. Al día siguiente estaba despedida”. 

La impunidad sumada al autoritarismo genera las condiciones para que personas comunes y corrientes se envilezcan, el poder sin controles transforma la bondad en crueldad, adormece la moral. Arauz recoge también este voto machista y autoritario. 

La naturaleza humana preferiere permanecer en el engaño que descubrirse como encubridor de acciones viles, ellos también votaron por Arauz. 

Otra parte de los votos provienen del resentimiento a Moreno, para frenar la corrupción tenía que gobernar sin los corruptos; el problema es que la estructura del estado fue diseñada para proteger los negocios de la mafia. Es como si Al Capone hubiera tenido la oportunidad de legislar sobre las casas de apuestas ilegales; Moreno gobernó con los anteriores administradores de apuestas.

También está el voto de la falsa estabilidad que proveen los gobiernos autoritarios: el estado el gran empleador. En este grupo también participa la ingenuidad de los que creen que el desarrollo social viene con el antiimperialismo, en un mundo globalizado.

En el pasado también está el voto de la violencia. ¿Será coincidencia el peso del voto correísta – araucista en la Costa? No lo creo, las redes de narcotráfico que crecieron impunes y ocultas en la época de Rafael Correa (Plan V. Los carteles del narcotráfico en la mitad del mundo) también movilizan votos. De hecho la votación disminuye en las zonas más urbanizadas y probablemente con mayor nivel de educación.

El narcotráfico se extendió rápida y silenciosamente por las ciudades, estamos a puertas de convertirnos en México, mucho antes que en Venezuela. Esto ha generado la compra de jueces, policías, políticos y a la población más suceptible. También financian campañas. A la delincuencia organizada le interesa un gobierno populista, conocido,  y con instituciones corruptas. Mas votos que sumar.

Los altos índices de votación por Arauz, se pueden explicar también por la falta de institucionalización y presencia del estado que abre el camino a discursos populistas. Por supuesto, hay varios factores adicionales, incluida la posibilidad de fraude. Pero seguro que el voto por Arauz no es idiota, es una reacción emocional de protección, desesperanza, resentimiento y frustración. 

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *