CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Noticias

La educación crítica y el discurso de Yaku Pérez

Compartir

El mayor candidato de la izquierda para la Presidencia de la República tiene vacíos en sus propuestas. Lea este análisis de su discurso ambientalista.

Foto: Boris Romoleroux – API

La educación crítica cuestiona el sistema pues evidentemente además de ciencia, tecnología y civilización también produce pobreza, corrupción y abuso. La teoría crítica parte del supuesto de que es necesario otro sistema social y económico porque el actual conduce al colapso de la misma civilización que lo creó. 

La educación crítica no aporta con soluciones para que los estudiantes se desenvuelvan en el sistema o lo mejoren, por el contrario, es mal visto en el bachillerato, el pregrado o el posgrado una educación con una visión pragmática que les enseñe a diseñar, crear, trabajar en equipo, participar en proyectos empresariales. No, eso es mercantilista y afirma un sistema inhumano. 

Pero el problema justamente es lo humano, ya sea el socialismo, el comunismo, el colectivismo, el progresismo o cualquier sociedad alternativa se encontró con un gigantesco mazo que las destrozó: la ambición humana. Como el poder pudre a las personas se inventó algo llamado democracia. Si ahora está en crisis es justamente porque las ideologías críticas, anti sistema, pro sistema y totalitarias se sirven de la democracia para enriquecerse, pero no para gobernar a favor de las personas. 

Yaku Pérez es doblemente resultado y protagonista de la educación crítica. ¿Cómo acordar con los sectores empresariales si son los representantes del mercantilismo acrítico? En una entrevista, en Ecuavisa (26 de agosto), Pérez afirmó que acordaría con los empresarios honestos. ¿Cuáles son los empresarios honestos? ¿Quién decide, si alguien es honesto, si no es la ley? ¿Y cómo con un sistema de justicia corrupto? ¿O será Pérez quién elija? 

Yaku Pérez afirmó que no existe explotación minera que cuide el ambiente (puso como ejemplo Canadá). ¿De dónde va a obtener los recursos si no es de la industria minera —preguntó el entrevistador —? Respondió que del dinero de la corrupción. Nos “fregamos”, la honestidad no es suficiente para recuperar esos recursos cuando las instituciones con las que va a gobernar fueron transformadas en maquinarias para la corrupción. Aun si se logra recuperar será cuestión de tiempo, mientras, se necesita salud, educación y trabajo. Lo siento, pero la crítica no alcanza para obtener dinero.

Toda teoría es deudora de su época y la teoría crítica fue fundamental para apuntalar el estado de bienestar, la mejora de las condiciones laborales y otra visión del mundo; su mayor éxito no fue la revolución, todas fracasaron como señala Harari: “las élites miraron el peligro del marxismo, su fuerza y lo incorporaron como políticas sociales y económicas”. 

Una posición crítica “radical” con el ambiente, por ejemplo, impondrá un modelo no extractivista que protegerá la naturaleza, pero en la pobreza; finalmente, eso presionará por explotar la misma naturaleza. El discurso seguirá negando el extractivismo, pero las concesiones a las transnacionales, la corrupción política aliada al crimen organizado continuará con la explotación de los recursos y los jornaleros mal pagados o migrando a la ciudad. 

Hoy existen múltiples tecnologías agrícolas: equipos con emisiones cero, infobiología para secuenciar genomas y detectar enfermedades o prevenirlas, inteligencia artificial para clasificar y procesar alimentos, drones para rastreo de ganado. El costo no se compara con los beneficios que pueden llevar al Ecuador por un nuevo sistema, incluso agro sostenible.  No escucho nada de esto a Pérez.

¿Será un riesgo convertir a los jóvenes del campo en empresarios? Una opción “mercantilista” que incidirá en la identidad indígena, de seguro, y fundamentalmente en el control de los líderes históricos de las bases campesinas.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *