Escribe para buscar

Debate Sub Portada

Gobierno Ad Honorem

Compartir

El termino Ad Honorem tiene principalmente dos significados de acuerdo con la Real Academia. El primero relacionado a una actividad que se realiza sin pago y el segundo a la actividad que se realiza únicamente por la honra y el honor que representa la realización de tal actividad.

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

El 24 de mayo del 2021, el día de su posesión presidencial, Guillermo Lasso incluyó la figura de colaboradores Ad Honorem en su equipo de trabajo, nombrando vía Decreto Ejecutivo, tres consejeros el mismo día y un cuarto al día siguiente. 

En los siguientes meses nombraría cuatro consejeros adicionales. Dos de ellos se han visto involucrados en escándalos en las últimas semanas. Aparicio Caicedo, es señalado por interferir en otras funciones del Estado y sobre Juan José Pons pesa una investigación por un supuesto caso de venta de cargos públicos.

¿Nos asociamos?

Dice un principio bíblico que todo obrero es digno de su salario, y también el sentido común nos dicta que todo trabajador realiza su labor con el objetivo de ser remunerado de algún modo. Por lo tanto, deberíamos preguntarnos ¿qué tipo de inusuales seres humanos realizan formalmente un esfuerzo laboral sin recibir una recompensa? Se me ocurren solo dos tipos de personas; por un lado, aquellas que no tienen un interés en el rédito económico y por otro lado aquellas que sí lo tienen.

En el primer grupo están esas almas altruistas cuya labor es, no solo su medio de subsistencia, sino también su pasión de vida, personas cuyo trabajo es más una convicción que un medio para generar ingresos. 

Estas personas, generalmente, deben tener un nivel económico que les permita auto sustentarse mientras realizan su labor. También podríamos ubicar aquí a las personas que hacen grandes esfuerzos motivados por una causa que puede ser el amor a su familia, los derechos civiles, la naturaleza, u otros temas relacionados al voluntariado. Estas actividades están ajustadas a la definición de honra al realizar una actividad sin pago.

Por el otro lado están aquellos que, buscando un rédito económico, invierten su trabajo en alguna actividad, que con el tiempo les producirá un rédito mayor al que están dejando de percibir actualmente. 

Fortaleciendo los músculos de innovación empresarial

En otras palabras, son personas que hoy están sembrando para cosechar posteriormente. Esto no es necesariamente negativo, pues motivados por una recompensa futura, estas personas deciden poner su conocimiento o habilidades al servicio de una causa o de un tema específico. Lo negativo en este caso es que existe una línea muy delgada cuando hablamos de servidores públicos que vienen del sector privado y que tienen intereses en el área en la cual están asesorando; es decir, cuando hay conflictos de intereses. Y ni hablar, si en el desarrollo de esa labor existen visos de corrupción por parte de los funcionarios.

Lo que se debe aclarar es: ¿A qué grupo de personas pertenecen los consejeros Ad Honorem que fueron nombrados por el Presidente? ¿Son personas cuya convicción fue el motor de su esfuerzo o son personas que tienen pensado recibir algún rédito futuro por su trabajo actual? ¿Son personas con deseos de servir al país o son personas de negocios que piensan en cómo maximizar sus futuras ganancias? ¿Vale la pena incentivar este tipo de figuras en la función pública? ¿Es válido que los servidores públicos estén pensando en generar fortunas usando el aparato estatal o esta debe ser una prerrogativa del sector empresarial?

La evolución de la Práctica de Gestión Estratégica

Pese a que la figura de consejeros Ad Honorem ha sido eliminada, este análisis debe llevarnos a una reflexión mayor, no sobre los consejeros, sino sobre el mismo Primer Mandatario

El Presidente Lasso -en febrero del 2022- donó su sueldo de los últimos seis meses a una obra benéfica ubicándose -de algún modo- en el grupo de servidores públicos “Ad Honorem” que renuncian a la legal remuneración por su labor. 

Lasso, al igual que varios de sus consejeros, tienen los suficientes recursos para autosostenerse. Por lo que habría que preguntarse, ¿en qué grupo de los señalados anteriormente se encuentra el Presidente de la República? Y, aún más allá habría que indagar: ¿Está el Gobierno interesado en trascender en la historia, en el honor y la honra de servir a la patria, está enfocado en la causa llamada Ecuador, en mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, en llevar al país a un mejor futuro o por el contrario existe solo un afán de maximizar las futuras ganancias para el sector al que el Presidente y sus allegados pertenecen?

Contenido sugerido

Etiquetas:
Artículo anterior

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *