CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Noticias

El nuevo año, el COVID-19 y las elecciones

Compartir

Dos hechos marcarán este nuevo año y la historia nacional. Tenemos la oportunidad de protegernos mucho mejor del virus y ejercer un voto responsable para mejorar nuestras condiciones de vida.

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

El arranque del 2021 ha sido intenso. Ha estado copado de buenas y malas noticias, cifras alarmantes por la pandemia y la economía, preocupaciones, angustias. Pero, como en el fútbol, mejor que nos sorprendan con un gol en el primer minuto del partido, que a los 90 minutos de juego. Si el gol es al inicio, tenemos tiempo para recuperarnos y, hasta para ganar. 

Tenemos aún días y semanas por delante para construir un buen ciclo, repensarnos, actuar y trabajar por el bien de nuestra familia y de nuestro país. En esa línea, no perdamos de vista dos temas. Uno, el proceso electoral que marcará un antes y un después para el Ecuador; y, dos, un virus que se propaga a diario, que ya contagió a casi 92 millones de personas en el mundo y a 223 000 en el Ecuador. 

No debemos bajar lo brazos. Estimado lector, le hago dos consultas: ¿Se darían por vencidos ante el COVID-19? ¿Se resignarían a decir que, aunque exista vacuna, no se la pondrían? No dejarse vencer es ser honesto con la situación nacional y mundial, ser honesto es cumplir con las recomendaciones de distanciamiento, el uso adecuado de mascarillas, es ser sincero si presenta síntomas, es actuar a tiempo y de forma responsable. 

Es angustiante ver que no hay un plan de comunicación que eduque sobre cómo prevenir los contagios de COVID-19. Pero ante esa negligencia de las autoridades de turno, debemos ser responsables, difundir los mensajes válidos en todos los medios posibles, entre familiares y amigos, para que se protejan, porque Ser Honesto salva vidas. 

La honestidad es un valor debe ser transversal a toda acción de nuestra vida. Y, más aún, en temas como la corrupción que mancha al país a diario.  En ese ámbito, también he escuchado a varios amigos y familiares en estos días bajar los brazos ante la corrupción. 

Por eso los animo a luchar contra ella diariamente, en pequeñas acciones, y seguiré haciéndolo a todo nivel en este año. La corrupción está “contagiando” como el COVID-19, lo hace con las conciencias, pero no podemos resignarnos. Es más, tenemos ante nosotros elecciones que nos pueden dar la oportunidad de erradicar modelos e ideologías caducas que, de llegar al poder, nos llevarán a la miseria como sucede en Venezuela, Cuba y, ahora, Argentina. 

Este 2021 nos ofrece la oportunidad de ser mejores ciudadanos, de ejercer un voto consciente y responsable. ¿Ya leyó los planes de Gobierno de los candidatos? ¿Sigue sus entrevistas para mirarlos a los ojos y conocerlos un poco más? ¿O solo espera llegar al día del sufragio para darle el voto a cualquiera?

Si usted revisa los planes, lo que ofrecen algunos candidatos, descubrirá que, varios, hacen promesas inviables y absurdas. No caer en sus engaños es el primer paso para derrotar la corrupción, porque la demagogia también es corrupción. No bajemos los brazos, ya que el mejor legado para las próximas generaciones será demostrar que combatimos, hasta el final, y con todas nuestras fuerzas para dejarles un mejor país a nuestros hijos. No es momento de aflojar. Solo así podremos tener un mejor año, un feliz 2021.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *