Escribe para buscar

Datos Lo Destacado Noticias

Así es el impacto del transporte marítimo en los tributos de las importaciones no petroleras

Compartir

En Ecuador, las estadísticas de las importaciones no petroleras, dan cuenta del impacto económico causado por las elevadas tarifas de transporte internacional en lo que va del 2021. Aquí las cifras.

La información primaria contenida en las Declaraciones Aduaneras de Importación y Exportación constituye la materia prima para la elaboración de las estadísticas de comercio exterior de un país, permitiendo establecer también las condiciones en que se encuentra su balanza comercial. 

FOB y CIF son dos de los términos más utilizados en las operaciones de compra venta internacional, en el ámbito de la compilación de las estadísticas del comercio internacional de mercancías –desde el punto de vista del valor de éstas–, la cuestión que más influye en la comparabilidad de los datos es el punto de valoración, es decir, si las mercancías deben valorarse en la frontera del importador -esto es, al valor CIF incluyendo el valor del transporte internacional-, o en la frontera del exportador al valor FOB. 

Fuera del ámbito estadístico en cambio, importar bajo condiciones CIF, sobre todo en el caso de nuevos importadores o con poca experiencia, implica una serie de riesgos y complicaciones que hacen que el término FOB sea más seguro y competitivo. Debido al inusual fenómeno del último año con las tarifas de fletes de transporte internacional elevadas en más del 400% de sus valores a inicios de 2020, la negociación de los términos bajo los que se gestionará el transporte marítimo internacional es un aspecto clave para cualquier empresa exportadora o importadora ya que los costos, márgenes comerciales, eficiencia de la cadena logística, plazos de tiempo, estado de la mercancía, etc., se ven afectados directamente por la elección de un término u otro. 

De forma general se puede decir que siempre es recomendable escoger el término que nos ofrezca más control sobre el flete; pagar y responsabilizarse del transporte marítimo internacional implica controlar los tiempos y costes derivados de este, y significa asegurar en gran medida un envío libre de retrasos, daños a la mercancía o costos no contemplados, e incluso, pagar precios más competitivos. 

En Ecuador, las estadísticas de las importaciones no petroleras, dan cuenta del impacto económico causado por las elevadas tarifas de transporte internacional en lo que va del 2021, estableciéndose una diferencia promedio de USD 323,5 millones entre CIF vs. FOB, representando USD 107 millones más que en 2019, y USD 119,5 millones más que en el atípico año 2020. 

El Art. 110 del Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversiones (COPCI) vigente en el país, establece que “La base imponible de los derechos arancelarios es el valor en aduana de las mercancías importadas”; valor que está constituido por el valor de transacción de las mercancías (costo), más el valor del transporte internacional (flete) y el valor del seguro, que monetariamente hablando, equivale al término CIF.

Consecuentemente, mientras más alto resulta el valor CIF de las importaciones, los tributos al comercio exterior pagados por esas importaciones también se elevan. Entonces, no únicamente las grandes navieras proveedoras del servicio de transporte marítimo que comparten buques, rutas y mueven alrededor del 80% de la carga en contenedores a nivel global, son las grandes ganadoras de esta pandemia de precios; lo es también el Estado que se beneficia indirectamente del incremento en la recaudación de impuestos, proveniente de la obligación aduanera tributaria que generó el ingreso de las mercancías al país.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *